Opinión

¡Juárez decidió!

Imelda Marrufo
Abogada y Activista

Será Andrés Manuel López Obrador el nuevo presidente de México. Tendrá el gran desafío de gobernar en rumbo contrario al que nos llevaron los anteriores gobiernos federales: un fondo que parecía cada vez más interminable.
Para muestra, bastó la multiplicación de personas asesinadas y desaparecidas en el sexenio que, afortunadamente, está a punto de terminar.
El gobierno de Peña Nieto superó al del panista Felipe Calderón. Ambos, son los sexenios de las fosas clandestinas, de los restos de personas contados en kilos, de las bolsas negras con cuerpos incinerados, del vacío en el corazón de las familias que buscan a sus seres queridos; de los periodistas de voces mutiladas. Están en la memoria el cobro por el derecho de piso tanto de agentes policiales como del narco mezclados; los días de la desaparición forzada de la familia Alvarado, que el gobierno actual, cínicamente buscó a toda costa defender.
Estos doce años acumulados son los de una gran cantidad de niñas y mujeres que fueron víctimas de trata, los años del feminicidio continuado, del regreso a la declinación de competencias como excusa para mantener impunes las desapariciones y los asesinatos de mujeres. Los años de una pesadilla, del encarecimiento de la vida, de las dobles jornadas.
La suma de los gobiernos federales son el tiempo del agravio. Los días de la dignidad expresada en unas cuantas voces que fueron a veces el reflejo de la mayoría de la población doliente de Ciudad Juárez, porque a decir de los grupos de derechos humanos, como del aquel Grupo de Articulación del que forme parte: Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto nunca fueron bienvenidos.
Fue el cúmulo de una sociedad agraviada que en Juárez terminó cobrando la factura a los partidos tradicionales. Juárez también decidió por Andrés Manuel López Obrador. Los votos no sólo fueron para el fundador de MORENA, sino también para su partido, pues es Regeneración Nacional el gran capitalizador de las diputaciones federales en los cuatro distritos electorales.
Son MORENA y Javier González Mocken, quienes dieron la batalla a la gestión y popularidad del alcalde con licencia Armando Cabada.
La marca Morena alcanzó un potencial no visto en esta ciudad, terminó por desplazar al candidato Ramón Galindo de Acción Nacional a un muy lejano tercer lugar, el gran perdedor de la contienda. Fue el efecto AMLO, el principal en acabar con las legítimas aspiraciones de las y los candidatos independientes para las diputaciones locales, quienes por más esfuerzo que pusieron en las campañas, no les alcanzó para convertirse en interlocutores. Ni los mejores perfiles de las independientes fueron considerados.
El candidato presidencial Ricardo Anaya, en conferencia de prensa, palabras más palabras menos, dijo que fue la Procuraduría General de la República, la PGR la causa de su derrota. Llama la atención que ningún momento habló de una reflexión para asumir alguno de los errores cometidos. Me pregunto si esa misma actitud la veremos en Acción Nacional local ¿Cuál será el mensaje que recibe el gobernador Javier Corral de las y los fronterizos, derivado del voto ciudadano?
No le haría nada mal al PAN y al gobierno estatal hacer un esfuerzo de autocrítica, ¿por qué no merecieron ganar Juárez? Les quedan unos años para corregir el rumbo. Buscar culpables fuera no servirá de mucho, si es que quieren empezar a recuperarse.
Cierto es que el gobierno de Javier Corral recibió un estado en banca rota, sin embargo, serán los próximos años la oportunidad mejorar su gobierno, sobre todo trabajar en la eficacia hacendaria, potenciar las áreas sociales, la infraestructura y de procuración de justicia del municipio de Juárez.
En la conferencia ofrecida, José Antonio Meade hizo un llamado al Partido Revolucionario Institucional a revisar por qué no merecieron el triunfo.
Es el cuarto lugar ocupado por el PRI en la elección por la alcaldía, una nueva derrota para Héctor “Teto” Murguía, máxime que fue designado como uno de los coordinadores de campaña a nivel estatal.
Algunas preguntas que no está por demás hacerse serían ¿Hasta dónde impactó la división de militantes de Morena en la decisión para la elección al alcalde por Juárez? ¿Qué tanto ayudaron los conflictos internos a la elección cerrada que tuvo González Mocken con Cabada?
Según los equipos de Cabada y Mocken, se avizora una elección complicada que deberá resolverse de manera contundente en el cómputo distrital. No sabremos como interprete la victoria quien resulte vencedor. Los simpatizantes del independiente vivieron con preocupación esta nueva contienda electoral. Los incidentes ocurridos durante el domingo tuvieron a más de uno con sobresaltos. No será fácil el escenario si Armando Cabada resultara vencedor; no tendrá las regidurías del pasado, tendría que trabajar con una sindicatura de oposición. Le implicaría un gran trabajo de negociación.
Morena es un partido joven y le ha disputado fuerte al alcalde con licencia. La marca Morena-AMLO ha mostrado tener mayor capital político que la marca independiente, y si no lo creen pregúntenle al ‘Bronco’. Si Armando Cabada, no evalúa críticamente lo ocurrido y sigue pensando que todo está bien, puede ser la gran derrota para sus próximas aspiraciones gubernamentales.
Restan los días de los anuncios oficiales. La gran incertidumbre empieza por aclararse. Quizá sean tiempos para tomar un descanso, porque el clima de la violencia política que presenciamos también enferma, produce estrés y desgaste.
Merecernos tener un poco de tranquilidad, un poco de paz. Empezar a construirla debería ser nuestra próxima parada.

Leer Más:  Caminito a la escuela

imelda.marrufo@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más Populares

To Top