En El País

AMLO propone dar menos dinero a partidos, reducir número de legisladores y modificar al INE

Fotografía: Canal del Congreso

La propuesta de reforma presentada por el presidente López Obrador contempla la eliminación de las diputaciones plurinominales, la reducción del dinero a partidos políticos y la modificación del Instituto Nacional Electoral. Para ser aprobada, requiere dos terceras partes de votos en el Congreso

Por Alejandro Ruiz / Pie de Página

Ciudad de México- El presidente López Obrador anunció durante su conferencia matutina de este jueves que enviará al Congreso de la Unión una iniciativa de reforma electoral; la cual, propone cambios de fondo en los procesos electorales y las instituciones encargadas de su vigilancia. 

La propuesta fue elaborada bajo la asesoría del actual titular de la Agencia Nacional de Aduanas de México, Horacio Duarte Olivares. En 2006, el entonces diputado federal por el PRD encabezó el juicio de inconformidad de la coalición obradorista ante los resultados de la elección presidencial de ese año.

Previamente, en 2004, Duarte Olivares se encargó de la defensa legal de López Obrador ante el juicio de desafuero que promovió la Cámara de Diputados en contra del hoy presidente de la República.

Durante el anuncio de la reforma, además de la presencia de Olivares, también estuvieron presentes el secretario de gobierno, Adán Augusto López, y el actual titular de la Unidad de Investigación Financiera (UIF), Pablo Gómez.

Durante su intervención, Horacio Duarte dijo que un objetivo particular de esta Reforma es reducir los recursos económicos que se destinan para los procesos electorales y de gobernanza, por lo que la iniciativa, aseguró, va a “hacer más barata la democracia en nuestro país”. 

Economizar el sistema electoral

Entre los puntos que resaltan de la iniciativa del ejecutivo federal se encuentra la reducción del número de legisladores federales y locales. De aprobarse la propuesta, la Cámara de Diputados tendría solamente 300 curules, mientras que la de senadores se reduciría a 96. 

Asimismo, otro de los puntos que resaltan de la iniciativa es la desaparición de los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLEs), es decir, las instituciones que se encargan de vigilar y organizar los procesos electorales en cada entidad. 

Esto, de acuerdo con lo expresado por Horacio Duarte, tiene el objetivo de centralizar en una sola institución los procesos y mecanismos de elección popular en México. A su vez, este proceso implicaría la desaparición de los Tribunales Electorales Locales, por lo que cualquier elección sería coordinada a nivel federal. 

Añadido a esto, la iniciativa presidencial plantea la disminución de tiempos publicitarios para los partidos políticos en radio y televisión durante las campañas electorales. Asimismo, además de reducir el presupuesto para la realización de elecciones, se recortará el presupuesto destinado hacia los partidos políticos.

De acuerdo con los funcionarios, de aprobarse la reforma se estarían ahorrando hasta 26 millones de pesos en los gastos que destina el Estado mexicano en materia electoral. 

“Nos vamos a ahorrar más de 20 millones de pesos”, señaló el presidente López Obrador, quien también refirió que la iniciativa de su gobierno “hará valer la voz del pueblo”. 

Hacia la democratización de los órganos electorales

Otro de los puntos fundamentales de la iniciativa presidencial es la desaparición de las diputaciones plurinominales; siendo los cargos de elección popular los únicos que podrían ocupar lugares en el Congreso de la Unión. 

De acuerdo con el titular de la UIF, Pablo Gómez, “el creciente número de representantes populares no mejora la calidad de la representación popular; sino que sólo aumenta el gasto burocrático y la disputa por el mismo”. 

Aunado a esto, otra de las modificaciones que contempla la iniciativa es la elección de los consejeros y magistrados electorales, quienes hasta este momento son designados por el Congreso de la Unión y la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

De aprobarse la reforma, el Congreso propondrá a los nuevos funcionarios, quienes serán sometidos a un proceso de elección popular donde la sociedad civil decida quiénes ocuparán esos cargos. 

“Inclusive los mismos consejeros podrán ser propuestos, pero será el pueblo quien elija”, puntualizó el presidente López Obrador. 

Por otro lado, la iniciativa del ejecutivo contempla asegurar la participación de las y los mexicanos que residen en el extranjero; para esto, propone la implementación del voto electrónico y el uso de sistemas tecnológicos, procesos que, argumentan, agilizarán los mecanismos electorales en el país. 

Para hacer valer estos cambios, refirieron los funcionarios, será necesario modificar la forma en que opera el Instituto Nacional Electoral (INE) en la actualidad. Ante ello, la reforma propone la desaparición de este instituto para crear el Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEC). 

De aprobarse, la iniciativa implicará modificar 18 artículos constitucionales y siete transitorios.  

Opiniones divididas

El presidente argumentó con su propia historia política. El mandatario recordó los procesos electorales de 2006 y 2012, donde acusó fraude, y dijo que con esta reforma se busca garantizar elecciones libres en todo el país, así como “desterrar los fraudes”. 

Desde el inicio de su mandato, López Obrador ha criticado duramente al INE, principalmente al presidente del instituto, Lorenzo Córdova. 

Los conflictos escalaron a otro escenario cuando el presidente promovió la primera consulta para enjuiciar a expresidentes. El mandatario acusó al instituto de operar en contra de dicha consulta. El mismo conflicto se replicó durante la consulta para la revocación de mandato. 

Aunque hasta el momento Lorenzo Córdova no se ha pronunciado al respecto, no es el caso de los representantes de los partidos de oposición.  

Después del anuncio de la iniciativa, el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano Grijalva, compartió un video en sus redes sociales donde califica de “regresiva, retrógrada y antidemocrática” a la propuesta del ejecutivo federal. 

Por su parte, la bancada del PAN se dijo dispuesta a analizar la iniciativa de reforma, sin embargo, aclararon, que presentarán su propia “iniciativa en materia electoral que busca fortalecer instituciones y mira hacia adelante”.

El mismo caso lo comparten algunos diputados del PRI, quienes han acusado que la propuesta del presidente es antidemocrática y no cumple con sus objetivos. 

Esta polarización pone en riesgo a la iniciativa del poder ejecutivo, pues como en la Reforma Eléctrica, para su aprobación requiere de la mayoría calificada, dos terceras partes, con las que no cuenta Morena ni en el Senado de la república ni en la Cámara de Diputados.

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Pie de Página que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Notas Relacionadas:

lo más leido

To Top
Translate »