Puente News Collaborative

Pacientes con problemas de salud mental recienten escasez de servicios médicos

Ilustración: Nayeli Hernández

Tanto en El Paso como Ciudad Juárez se registra un aumento en la brecha de acceso a los servicios de salud mental, debido al déficit de médicos especialistas e infraestructura especializada y al alza en la demanda de atención de la población

Por Elida S. Pérez / El Paso Matters y Verónica Martínez / La Verdad

Parte 2 de 2

Jorge sintió un alivio profundo cuando por fin consiguió un empleo en marzo del 2021, tras estar desempleado por 10 meses durante la pandemia – época en la que también se vio privado de tratamiento por una condición de salud mental.

Recientemente egresado de la Universidad de Texas en El Paso, Jorge, de 26 años, había accedido con anterioridad a servicios gratuitos en la universidad, cuando era estudiante. Sin empleo y sin beneficios, supuso que podría volver a encaminarse con manejar su trastorno bipolar y la depresión que lo abatió en el auge de la pandemia del COVID-19.

“Tengo muy presente que una terapeuta me dijo que no iba a poder aceptar clientes hasta este año. Te estoy hablando de que hablé con ella en abril del año pasado. Y pensé, ‘Ni modo ¿Qué puedo hacer al respecto?’”

Antes de la pandemia, escaseaban ya los prestadores de servicios médicos para la salud mental. Desde entonces se registraba un aumento en la demanda por los servicios dejando a más personas como Jorge, frustradas y sin la ayuda que requieren con desesperación.

Autoridades de Salud en El Paso y en Juárez dicen que trabajan por aumentar la reserva de proveedores de servicios para la salud mental en la región – incluyendo el fomentar más profesionales locales – y eliminar los estigmas negativos referente a temas de salud mental.

Elementos básicos para enfrentar el déficit

De acuerdo con datos de Healthy Paso del Norte, El Paso cuenta con 97 proveedores de servicios para la salud mental por cada 100.000 habitantes desde el 2020. Aunque la cifra aumentó en comparación con los 47 prestadores de servicios por cada 100 mil habitantes que se tenían en el 2013, la cantidad actual sigue muy por debajo de los 307 por 100 mil que hay en el condado aledaño de Doña Ana.

La organización Heathy Paso del Norte forma parte de la fundación Paso del Norte Foundation, la cual provee datos poblacionales e información comunitaria sobre la región, incluyendo los condados de El Paso y Hudspeth en Texas, y los de Doña Ana, Otero y Luna en Nuevo México.

Un desglose de las cifras indica que en el 2021, El Paso tenía 67 psiquiatras con licencia, y 92 psicólogos con licencia, según los datos más recientes del informe El Paso Behavioral Health Assessment realizado por el Meadows Mental Health Policy Institute.

Tracy Yellen, CEO de la Paso del Norte Health Foundation , dijo que algunos de los esfuerzos por disminuir la escasez incluyen colaborar con la Universidad de Texas en El Paso y el centro Texas Tech Health Sciences Center El Paso para ampliar los programas para residentes en psiquiatría y para pasantes en psicología con el fin de tener más profesionales locales capacitados y dispuestos a entrar en la fuerza laboral.

El programa, denominado El Paso Psychology Internship Consortium, tiene grupos pequeños de unos cuatro estudiantes por curso, de los que como menos un estudiante se queda en El Paso para ejercer la profesión como psicólogo con licencia. En el programa del 2010-2022, tres de los cuatro estudiantes se quedaron en la región.

“Es tan importante crear estos elementos básicos para aumentar el número de proveedores y por fin ya estamos viendo algunos resultados con estas inversiones”, dijo Yellen.

Enrique Mata, fundador y director ejecutiva del nuevo Paso del Norte Center en el Meadows Mental Health Policy Institute, dijo que otros esfuerzos incluyen mejorar la disponibilidad de servicios, facultar a los médicos de cabecera para que sepan cuándo y dónde referir a los pacientes para servicios de salud mental.

“Cuando vas a ver a un médico de cabecera que te puede responder a las preguntas sobre la salud mental del individuo y en la familia e intentar conectar y coordinar con los referidos en la comunidad”, dijo Mata. “Sea la necesidad de hablar con un profesional de la salud mental o coordinar atención médica con un psiquiatra”.

Por su parte, Jorge espera que todo esto ocurra antes que sea demasiado tarde– y que los empleadores y las empresas de seguro médico ofrezcan y ayuden a cubrir los costos de dichos servicios.

Al comenzar la pandemia, Jorge trabajaba para una organización sin fines de lucro que ayudaba a pagar el alquiler y las utilidades de las personas desempleadas o de bajos recursos. Al ver a estas personas sufrir durante esos momentos difíciles también le afectó la salud mental, dijo.

Durante las sesiones de capacitación de la agencia, recuerda que se instruyó a los empleados a atender a las personas con condiciones de salud mental con referirlas a una línea de ayuda de prevención de suicidios.

“Cosas como éstas me abrieron los ojos para ver que seguramente hay un estigma muy grande pero que también hay mucha gente que simplemente no lo entiende”, dijo. “No estoy muy seguro de qué tanto daño le hizo la pandemia a mi salud mental”.

Sin embargo, dijo, el estar aislado en el 2020 le ayudó a valerse por sí mismo como nunca.

“Por el otro lado, no dejo de pensar en qué tanto progreso hubiera hecho de haber podido conseguir terapia mientras estaba trabajando”.

Ilustración: Nayeli Hernández

Un sistema de salud sobrecargado en Juárez

El problema en Juárez es mucho más grave. Dentro de los servicios públicos de salud mental que ofrece el estado de Chihuahua, hay 0.13 psiquiatras por 100 mil habitantes, según la red de organizaciones conocida como ROTMENAS: Red de Organizaciones Dedicadas a la Prevención y Atención de Trastornos Mentales, Neurológicos y por Abuso de Sustancias.

Esta taza está por debajo de la registrada en el 2011, cuando había 0.83 psiquiatras por cada 100 mil personas.

La red se ha enfocado en la escasez de servicios de salud mental durante más de cinco años, según su 2017 informe estratégico, el cual señala que estas tazas están muy por debajo de la taza de 2.08 que recomienda la Organización Mundial de la Salud, y como es el caso en otros países con ingresos medianos y altos.

En busca de ayuda, la historia de Diana

La falta de prestadores de servicios – y un sistema complicado para internamientos – llevó a Claudia a buscar durante tres semanas, sin resultados, que admitieran a su sobrina de 21 años, Diana, en el único hospital psiquiátrico de Juárez, el Hospital Civil Libertad.

A Claudia se le dijo que solo admitirían a su sobrina si era canalizada por el Instituto del Seguro Social de México (IMSS). Las dos mujeres acudieron a la Clínica número 68 y esperaron durante cuatro días en la sala de emergencia antes que admitieran a Diana al pabellón de psiquiatría de la clínica.

Para aquel momento, Diana ya había intentado suicidarse dos veces. Intentó una tercera vez cuando logró salir del hospital tras ser admitida.

Dos años previos, Diana había sido diagnosticada con una severa depresión. Cuando se separaron sus padre, ella buscó terapia en la Universidad de Ciudad Juárez, donde cursaba estudios. Se le canalizó a un terapeuta privado quien, a su vez, le refirió a un psiquiatra.

Su madre hizo pagos parciales de las sesiones con el psiquiatra en un hospital privado. Con algo de ayuda económica de su novia, Diana pagó las consultas a un costo de $40 dólares la sesión.

Panorama desolador en Ciudad Juárez

Es claro el panorama desolador cuando se considera que el Hospital Civil Libertad es el único centro psiquiátrico en Ciudad Juárez, una comunidad de 1.5 millones habitantes.

Tiene cabida tan solo para 36 pacientes, explicó psicóloga Ana Julia Robelo, y sólo hay dos psiquiatras en planilla, indican los datos del Instituto Chihuahuense de la Salud Mental.

En el 2019, hubo 3 mil 120 consultas médicas en el centro psiquiátrico, cifra que se redujo a mil 921 en el 2020, durante la pandemia, indican los datos. En el 2021, volvieron a subir las consultas a 2 mil 137. Mientras que la esquizofrenia sigue siendo la condición de salud mental principal tratada en el Hospital Civil Libertad, las consultas para el trastorno de estrés postraumático se duplicaron y los servicios para los trastornos mixtos de depresión aumentaron en un 6.1 por ciento.

“La gran mayoría del poco recurso que se tiene en cuestión de salud, lo etiquetaron para la pandemia (de COVID). Hubo una falta de medicamentos muy importante y no solo hablo a nivel público si no a nivel privado”, dijo Robelo.

No se encontraban medicamentos antipsicóticos ni estabilizadores del estado de ánimo en las farmacias. Los que ya habían sido diagnosticados antes de empezar la pandemia no podían surtir recetas ni asistir a ningún tipo de terapia, dijo Robelo.

El Hospital Civil Libertad limitó el número de pacientes ambulantes, y también el acceso a los profesionales que podrían diagnosticar una condición clínica y recomendar un curso de tratamiento.

Con estas limitaciones en el sistema de salud, los casos de ansiedad, depresión, TEPT y trastorno bipolar también aumentaron.

“No solamente estamos trabajando con los nuevos casos si no con los rezagados de toda la atención debido al gran déficit de psiquiatras que tenemos y que es muy pequeño para la demanda tan fuerte”, dijo Robelo.

El déficit de proveedores de salud mental en Juárez no se limita a los psiquiatras, sino a todo tipo de profesional médico.

Actualmente en Juárez hay 0.39 médicos de cabecera, 9.05 enfermeras, 6.21 psicólogos y 3.3 trabajadores sociales por cada 100 mil habitantes, según datos del Instituto Chihuahuense de la Salud Mental, Comisión Estatal de Atención a las Adicciones y Servicios de Salud de Chihuahua. Datos disponibles por Excel.

Parte del reto es que mucho de los recursos y el presupuesto destinados a la atención a la salud mental van a la atención de adicciones.

“(La adicción) es un trastorno que también debe de atenderse, pero muchas veces se le da mucho énfasis a ese tipo de problemas. Lo demás se tiende a descuidar porque no es tan grave como las adicciones”, dijo Oscar Esparza, psicólogo y profesor de la Universidad de Ciudad Juárez.

Robelo explica que la mayor parte del presupuesto destinado a la atención médica se dedica a la emergencia del COVID-19. Incluso antes de la pandemia, el presupuesto para atención a la salud mental era un poco más del 3 por ciento del presupuesto total de la Secretaría de Salud, mientras que la atención de adicciones recibía el 12 por ciento.

__________

Presupuesto de Salud en Chihuahua

 2019*2020*2021*2022*
Secretaría de Salud74,029,96471,731,84167,741,53980,916,177
Atención de Adicciones9,399,9038,810,2799,406,606  10,717, 536
Atención a la Salud Mental2,443,3761,936,8172,926,458    2,676,117

*Monto en pesos. Presupuestos estatales para el 2019, 2020, 2021 y el 2022 para la atención de adicciones y atención a la salud mental dentro de presupuesto total de la Secretaría de Salud del estado.

__________

No es fácil conseguir ayuda

Claudia, la mujer que tuvo dificultades en lograr ayuda psiquiátrica para su sobrina, cree que gran parte del problema es que los temas de la salud mental no se consideran serios todavía – incluso por otros profesionales médicos.

Ella alega que con frecuencia a Diana no le creían en los servicios médicos, incluso cuando presentaban una carta de canalización emitida por un psicólogo del Centro de Atención Psicológica SURÉ.

“Hay un estigma bastante fuerte. Hasta los mismos pacientes la veían así y decían que no tenía nada”, dijo Claudia. “Vimos personas entubadas, con problemas físicos y a los pacientes psiquiátricos no los atendían”.

Hasta dentro de su misma familia, Diana sintió el estigma. Su padres no creían que lo que vivía era una verdadera enfermedad y que tendría que poder “controlar sus propios pensamientos”, dijo Claudia. Por eso ella se adelantó para ayudar a su sobrina, añadió.

Programas y recursos

En El Paso, existen programas para abordar una variedad de temas de salud mental que incluyen servicios de crisis y consejería.

La red Emergence Health Network ofrece servicios de crisis y de prevención de suicidios, capacitaciones en temas de salud mental para la comunidad, clínicas de atención ambulatoria y servicios de consejería, entre otros.

Celeste Nevárez, jefe de servicios clínicos de esta red dijo que la agencia también se dedica a la atención preventiva para ayudar a las personas a encarar necesidades de salud mental antes que terminen en crisis.

“No quiero rechazar ni minimizar las llamadas agudas que estamos viendo en definitiva también, sin embargo estoy contenta con el aumento en el número de llamadas para atención preventiva que estamos viendo”, dijo.

Yellen, de la Paso del Norte Foundation, dijo que la organización comenzó hace 10 años a abordar la reducción de los estigmas relacionados a la salud mental en la región con la iniciativa Think Change. Esta iniciativa ofrece financiación mediante subsidios para programas y personal en temas de salud mental y obra por hacer más holísticos los enfoques hacia la salud mental.

“Existe toda una red de proveedores, organizaciones sin fines de lucro y más que se juntan con frecuencia y se dio mucho la creación de relaciones, pero también se consideró los sistemas”, dijo Yellen. El objetivo de esta colaboración entre agencias es para facilitar los referidos de parte de los médicos de cabecera o para recibir recomendaciones de psiquiatras en temas de opciones de tratamiento.

En el sector público en Juárez, el gobierno estatal de Chihuahua ofrece servicios de salud mental a través del Hospital Civil Libertad, de terapia a través del Centro Integral de Salud Mental y a través de programas subsidiados por la Jurisdicción Sanitaria de Ciudad Juárez y la Subsecretaría de Desarrollo Social. El estado también ofrece servicios para las adicciones en tres centros de atención.

El gobierno municipal ofrece una variedad de servicios de salud mental mediante el Instituto Municipal de la Mujer, el Instituto Municipal de la Juventud de Juárez y en los Centros Comunitarios Municipales.

Además, existen casi 20 organizaciones sin fines de lucro que ofrecen servicios de salud mental para encarar temas como la terapia familiar, consejería matrimonial, servicios y prevención de adicciones y prevención de la violencia doméstica y el suicidio.

Sin embargo, incluso con estas opciones de bajo costo, el enfrentar temas de salud mental está fuera del alcance de las personas con los menores recursos.

“Con la problemática que nos topamos es que la mayoría no tiene el recurso económico para cubrir un médico psiquiatra que te va a costar por lo menos 700 pesos más la terapia y el medicamento. Para los que sí tienen la capacidad de pagar por fuera, es más fácil que puedan suplir sus necesidades emocionales y tengan un acompañamiento“, explicó Robelo.

Tanto Robelo como Esparza concuerdan en que se ha sobrecargado mucho las organizaciones sin fines de lucro y religiosas para suplir la necesidad de servicios para la salud mental en Juárez.

“Muchas asociaciones civiles atienden la salud mental de los juarenses de diferentes maneras como tratamiento y prevención. Hay mucha gente haciendo el esfuerzo para subsanar esa falta de atención por parte del gobierno y de los hospitales”, comentó Esparza.

Para enfrentar estos déficits, los grupos como ROTMENAS han urgido mejores políticas sanitarias y que los temas de salud mental formen parte de la agenda pública. Actualmente hay una iniciativa pendiente en el Congreso de Chihuahua que busca modificar el artículo 7 de la ley estatal de salud.

Esta iniciativa busca modificar los requerimientos y el internamiento de pacientes que tienen condiciones de salud mental e implementar las modificaciones sugeridas por la red de proveedores y expertos en la salud mental.

En febrero de este año, miembros de la organización presentaron una cartilla de los derechos humanos para personas con trastornos mentales ante el congreso estatal. Padilla explicó que la organización elaboró la cartilla para servir como manual para crear mejores políticas referentes a la salud mental.

“La idea es institucionalizar este documento. Es decir, que las instancias de gobierno lo reconozcan, acepten su importancia y que la establezcan y difundan”, dijo Padilla. “Queremos dar los pasos necesarios para posicionar el tema de salud mental ante los tomadores de decisiones para seguir generando políticas públicas que beneficien de verdad a la población”.

Parte 1

****

Dónde encontrar ayuda

En Ciudad Juárez

ROTMENAS ha recopilado un directorio de organizaciones en Ciudad Juárez que ofrecen una variedad de servicios especializados de salud mental

Ave Fenix
Servicios de adicción para hombres y mujeres
Calle Sol 750 Colonia El Pensamiento
(656) 682-1717

CATAA AC
Servicios de rehabilitación de drogas y alcohol.
Avenida de las Alturas 11317 Colonia Villa Esperanza
(656) 559-61-79

CAAF AC
Servicios de terapia para familias, niños, adolescentes y terapia individual para adultos.
Misión Diego de Alcalá 2503, Fracc. Jardines de Santa Mónica.
(656) 611-79-16.

Centro de Atención Psicológica SURÉ
Ave. Heroico Colegio Militar y Ave. Universidad Edificio G del Instituto de Ciencias Sociales y Administración de la UACJ
656 688 3848

Centro de Evaluación Psicométrica y Atención Psicológica
Av. Plutarco Elías Calles 1289
(656) 497 9047

Centro Familiar para la Integración y Crecimiento A.C.
Calle Río Júcar 1009, Los Nogales
(656) 618 7678

CIJ Ciudad Juárez Norte
Servicios de prevención de adicciones
Calle Tlaxcala 189, Colonia Centro
(656) 616 9099

CRECAVI
Miguel Auza 6888 Col. Constitución
(656) 630 4116

Mujeres Resilientes en Ciudad Juárez
Acequia Mayor 7249, Jardines Residencial
(656) 754 4709

Salud y Bienestar Comunitario
Amanalco y Tlalpan s/n, Col. López Mateos
(656) 172 2047

***

El Paso

Texas COVID-19 Mental Health Support Line
(833) 986-1919

National Suicide Prevention Lifeline
800-273-8255

Emergence Health Network
201 E. Main, Suite 600
EHN Crisis Hotline: (915) 779-1800
Toll Free Crisis Hotline: 1-877-562-6467
Servicios generales: (915) 887-3410

El Paso Child Guidance Center
2701 Yandell
Servicios generales: (915) 562-1999

NAMI El Paso
201 E. Main, Ste. 600
Servicios generales: (915) 778-5726

Amistad Counseling Center
3210 Dyer
Servicios generales: (915) 298-1132

Family Service of El Paso
Terapia para individuos, parejas, familias y niños
6040 Surety
(915) 781-9900

Aliviane Inc.
1626 Medical Center
(915) 782-4000

***

Este contenido fue producida como parte de Puente News Collaborative, una asociación binacional de organizaciones de noticias en Ciudad Juárez y El Paso, de la que forma parte La Verdad.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

lo más leido

To Top
Translate »