Opinión

En México, 1 de cada 115 niños está dentro del espectro autista




junio 24, 2024

Las personas con autismo enfrentan desafíos en diferentes etapas de la vida. En la infancia, problemas de comunicación y comportamiento. En la adultez, la búsqueda de empleo y la independencia son áreas críticas donde la sociedad y las políticas públicas deben ofrecer mayor apoyo

Por Miguel Ángel Sosa
Twitter: @Mik3_Sosa

El autismo, un trastorno del neurodesarrollo, fue identificado por primera vez en 1943 por el psiquiatra Leo Kanner. Inicialmente, se diferenciaba del síndrome de Asperger, descrito un año después por Hans Asperger. Con la llegada del DSM-5 en 2013, ambas condiciones se unificaron bajo el Trastorno del Espectro Autista (TEA), eliminando la categoría de Asperger y subrayando la variabilidad y complejidad del espectro.

El DSM-5 clasifica el TEA en tres niveles según la necesidad de apoyo: leve, moderado y severo. Este cambio refleja una mejor comprensión del espectro, enfocándose en la intensidad del soporte requerido en lugar de categorías rígidas. Esta clasificación ha permitido una mayor flexibilidad en el diagnóstico y tratamiento, adaptándose a las necesidades individuales de cada persona con autismo.

En México, según datos del INEGI (2020), aproximadamente uno de cada 115 niños es diagnosticado con TEA. Esta cifra es consistente con las estimaciones globales proporcionadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, la detección y el diagnóstico temprano siguen siendo un reto, particularmente en comunidades rurales donde el acceso a servicios especializados es limitado.

Comparado con otros países, México aún enfrenta desafíos significativos en la provisión de servicios para personas con autismo. En Estados Unidos, por ejemplo, los programas de intervención temprana son más accesibles y hay una mayor conciencia pública sobre el TEA. En México, la falta de recursos y personal capacitado continúa siendo un obstáculo para muchas familias.

Las personas con autismo enfrentan una variedad de desafíos en diferentes etapas de la vida. En la infancia, los problemas de comunicación y comportamiento pueden complicar la integración escolar. En la adultez, la búsqueda de empleo y la independencia son áreas críticas donde la sociedad y las políticas públicas deben ofrecer mayor apoyo.

La detección tardía del autismo es común, especialmente en niñas y mujeres, quienes a menudo desarrollan estrategias para enmascarar sus síntomas. Esto puede llevar a diagnósticos erróneos o a la ausencia total de diagnóstico, lo que afecta el acceso a intervenciones adecuadas y oportunas que podrían mejorar significativamente la calidad de vida.

En el ámbito laboral, las personas con autismo enfrentan barreras significativas. La falta de comprensión y adaptación en el lugar de trabajo puede limitar sus oportunidades profesionales. Es crucial promover entornos inclusivos que valoren la diversidad y ofrezcan apoyos específicos para aprovechar las habilidades únicas de estas personas.

Los términos “meltdown”, “burnout” y “shutdown” describen diferentes respuestas al estrés en personas con autismo. Un meltdown es una explosión emocional, un burnout es un estado de agotamiento extremo y un shutdown es una retirada temporal del entorno. Estos episodios requieren comprensión y estrategias adecuadas para manejarlos.

Las estereotipias son comportamientos repetitivos como aletear las manos o balancearse, comunes en personas con autismo. Aunque a menudo malinterpretados, estos comportamientos pueden servir como mecanismos de autorregulación y deben ser abordados con sensibilidad.

En lo personal, fui diagnosticado con Autismo Nivel 1 hace un año, poco antes de cumplir 40. ¿Sorpresa? No tanto. A partir de ese momento, emprendí un viaje de autodescubrimiento y comprensión, permitiéndome entender mejor mis propias experiencias y desafíos. Fue así como descubrí que es posible reescribir el pasado con ojos de presente y caminar, al mismo tiempo, hacia el futuro. 

lo más leído

To Top
Translate »