Actualidad

Vidas en juego

Imagen en casa ATS en Colombia. Foto: Sonja Peteranderl

La guerra alternativa contra las drogas en Colombia

El campeón mundial de exportación de drogas, Colombia, tiene un problema de drogas: las drogas baratas están inundando el país, los consumidores son cada vez más jóvenes. Una iniciativa en Bogotá está luchando por nuevos conceptos que salvan vidas, pero el presidente Iván Duque amenaza con volver a la clásica guerra contra las drogas.

Julia Jaroschewski y Sonja Peteranderl
Bogotá, Colombia– Fue en una fiesta cuando Julián se inyectó heroína por primera vez. Tenía 22 años, conoció gente allí con amigos que consumían heroína y le ofrecieron heroína. Extendió el brazo, le pusieron la jeringa.
“Era como estar en un centro de vacunación, de uno en uno”, dice Julián. “Lo tomé por primera vez y desde entonces fui un adicto”. Fue hace ocho años. Hoy Julián tiene 30 años, lleva una camisa de Superman, gafas de sol y se parece a todos los demás estudiantes sentados en el parque frente a la universidad en Bogotá. Ligeros moretones en su brazo izquierdo son la única indicación de que ya no puede vivir sin heroína.
“Es un cliché que sólo las personas que viven en las calles son adictas a la heroína”, dice Julián. “Puede que haya alguien sentado a nuestro lado tomando heroína, pero no se nota, es un tabú”.

Julián, adicto de heroína en Bogotá, uno de los 300 apoyado por el ATS a través del proyecto piloto ‘Cambie’. Foto: Julia Jaroschewski

Igual que en México, ha habido una sangrienta guerra contra las drogas en Colombia durante décadas. Las elecciones presidenciales de este fin de semana también fueron una votación sobre la futura política de antidrogas del país.
Con el nuevo presidente conservador, Iván Duque, del Centro Democrático, el retorno a la política de la mano dura amenaza.
El acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, que también jugó un papel central en el narcotráfico, está en riesgo. Duque también quiere abolir la dosis de impunidad para uso personal, que permite que los colombianos pueden poseer 20 gramos de marihuana, cinco gramos de hachís o un gramo de cocaína.
“Una política de drogas dura me está convirtiendo en un criminal”, teme Julián. “La policía podría perseguirme como un criminal, aunque trabaje, estudie, tenga una vida”.
A pesar de la militarización y los miles de millones de ayuda de Estados Unidos, la guerra contra las drogas en Colombia ha fracasado. El país andino abastece el mercado mundial, decenas de miles de campesinos viven del cultivo de la coca, las superficies cultivadas incluso han aumentado en los últimos años. Y el país tiene ahora un problema de drogas: el consumo interno está creciendo.
Drogas como la marihuana, la cocaína, la pasta de coca, el “Basuco” y las drogas de fiesta están disponibles en todas partes, son baratas y los colombianos empiezan a consumir drogas cada vez más temprano, en todas las clases sociales.
Un gramo de marihuana se comercia en Bogotá por el equivalente a unos 25 pesos mexicanos, un gramo de cocaína no particularmente buena del vendedor ambulante cuesta unos 40 pesos mexicanos.
El apuro rápido con una dosis de ‘Basuco’, pasta de coca, que se fuma: 9 pesos. Si tienes buenos contactos como Julián, también puedes conseguir heroína, que todavía se considera una droga clandestina en Colombia. Julián solía inyectarse hasta dos gramos al día, desperdiciando una pequeña fortuna, el equivalente a 360 pesos  mexicanos al día.
“Es increíblemente fácil conseguir drogas aquí, es cada vez más barato y hay muchos jóvenes que tienen tonterías en la cabeza”, observa Christian, que aconseja a los usuarios y a los adictos. “Debido a que hay tantas drogas, a menudo toman algo sin saber cuál es la calidad y ponen en peligro sus vidas”. El joven de 27 años trabaja para la ONG Acción Técnica Social (ATS) en Bogotá, un laboratorio experimental para una nueva política de drogas.
ATS está buscando alternativas a la guerra contra las drogas, nuevas respuestas a preguntas que actualmente se están negociando en todo el mundo. ¿Qué hacer si se destinan miles de millones a la lucha contra las drogas, pero el consumo sigue aumentando? ¿No son las drogas el problema, pero cómo hacerles frente? ¿Y no tiene más sentido ayudar a los adictos que castigarlos y meterlos en cárceles ya superpobladas?
La casa de ATS en una tranquila zona residencial parece un lugar de encuentro de moda. Una calcomanía  de “No más guerra contra las drogas” en una puerta, junto a ella una pantalla con un cerebro verde-rosado, en una esquina florece una planta de marihuana. Las drogas se exhiben en un mini-museo: Heroína, ketamina, alcohol o pastillas de benzo, presentadas en pequeñas vitrinas.

Heroína, ketamina, alcohol o pastillas de benzo, presentadas en pequeñas vitrinas que se exhiben en un mini-museo montado en la casa de ATS. Foto: Julia Jaroschewski

“Decirle a la gente que deje de consumir no es una solución, porque siguen adelante”, dice Christian. Cree que el problema no son las drogas, sino que los usuarios no saben cómo usarlas adecuadamente. Si le preguntas lo que ya ha probado, va de incursión por la enciclopedia de la droga: marihuana, heroína, cocaína, 2C-B, éxtasis, popper, MDMA. Su lema: “Mejor no tomar nada que consumir cosas malas, no quiero dolor de cabeza y hay que tener cuidado de no hacerse daño”.
Lo que le molesta es que muchos jóvenes colombianos terminan en las calles de Bogotá o Medellín porque se vuelven drogadictos, se pierden en algún momento, no pueden concentrarse en nada más –o mueren de una sobredosis porque nadie sabe cómo salvarlos. “La mayoría simplemente ignora el problema, por lo que el número de drogadictos ha crecido y nadie les ha ayudado, sobre todo porque nadie ha escuchado lo que tienen que decir”, dijo Christian.
Saca una bolsa de papel marrón de una caja, un kit que contiene jeringas estériles, cánulas, desinfectantes y filtros, parches y condones, que el equipo de ATS distribuyó en festivales y dio gratis a adictos como Julián en ciudades como Bogotá, Cali y Peireira. ATS ha entregado recientemente al gobierno este proyecto piloto “Cambie”.

Christian, joven de 27 años trabaja para la ONG Acción Técnica Social (ATS) en Bogotá, un laboratorio experimental para una nueva política de drogas en Colombia
Foto: Julia Jaroschewski

Los servicios continúan en Cali y Pereira, pero en la capital, Bogotá, los 300 adictos apoyados por ATS no cuentan actualmente con apoyo. Sus vidas están en juego: Porque no todo el mundo tiene el dinero para comprar jeringas limpias para inyectarse – o invierten su dinero más en droga que en jeringas nuevas.
“El proyecto me ayudó y me explicó cómo usar las jeringas, cómo esterilizarlas”, dice Julián. Nunca comparte sus jeringas porque su salud es importante para él, gana suficiente dinero en su trabajo como camarógrafo, pero otros adictos siempre le piden que les dé sus jeringas usadas. Según un estudio, un promedio de unos cinco adictos comparten una jeringa, cada vez con el riesgo de contraer enfermedades como el VIH o la hepatitis B o de envenenarse la sangre con jeringas sucias.
La educación puede salvar vidas. Una otra iniciativa de ATS, “Échele cabeza cuando se dé en la cabeza”  también está probando anónimamente cuán limpias son las drogas. Fue el primer proyecto de pruebas de drogas en América Latina con licencia estatal. Un adolescente toca el timbre y trae una muestra de droga, en el laboratorio se amontonan bolsas plásticas de droga en un frasco.
ATS ha analizado más de 4000 muestras en los últimos cinco años. Una prueba rápida sólo toma unos segundos, el análisis exacto es realizado por el instituto nacional de drogas. La sustancia es rociada en una paleta o en una ampolla con otros compuestos químicos y reacciona –los colores indican qué y cuánto droga está realmente presente.
Los pruebas de cocaína sólo brillan un poco, a menudo no brillan en absoluto. En la tierra de la cocaína, las cosas que venden los micro traficantes a menudo apestan. “Aquí en Bogotá, 60 u 80 por ciento de la cocaína es mala”, dice Christian. “Los traficantes estiran lo que pueden.“ Las drogas a base de pasta de coca, “Basuco”, suelen contener más aditivos que el ingrediente activo real, como astillas de vidrio, papel pintado o cemento. El equipo de ATS no sólo advierte a los usuarios cuando sus drogas son malas, sino que también informa a la policía: un sistema de alerta temprana de drogas peligrosas en circulación.
Aunque algunos adictos han sido hospitalizados en los últimos años, muchos médicos todavía tienen muy poca experiencia con los consumidores de drogas, especialmente la heroína. “Mucha gente no nos trata, o no nos trata bien –perdí muchos amigos a causa de una sobredosis”, dice Julián. A través de ATS, recibió naloxona, una droga que bloquea el efecto de los opiáceos, para un alivio inmediato en caso de sobredosis.
Los consumidores jóvenes que no están familiarizados con la heroína y juzgan mal la dosis sufren de una sobredosis repetidamente. “Primero fue agradable y luego terrible: tomé más y más hasta que me desmayé”, recuerda Ximena, una amiga de Julián, que sólo toma heroína de vez en cuando. Su novio la encontró en su habitación, su familia no sabía que tomaba heroína. Tuvo que quedarse en el hospital durante dos días: Los médicos pensaron que se iba a suicida.
“No creo que sea un adicto. Tomo drogas de vez en cuando, en mi tiempo libre”, dice Ximena. “Los excesos son malos, pero las drogas tienen sus lados buenos, me hacen más creativo”. Pero sólo si el consumo de drogas se saca, al menos en cierta medida, de la zona gris ilegal, ya no es tabú hablar de drogas, sino también conseguir ayuda, los consumidores pueden consumir de forma inteligente y reducir su riesgo para la salud – o de los demás.
Julián intenta reducir gradualmente su consumo de heroína. Ya no disfruta drogándose, su felicidad se ha ido. Pero tiene miedo del ‘mono’, los síntomas de abstinencia cuando le duele la espalda, casi se desmaya. Por la mañana se inyecta para levantarse, por la tarde para dormirse –y trata de reducir la dosis cada vez más, sólo a 25 miligramos en lugar de dos gramos al día como antes.
Incluso con el apoyo de ATS vive una vida completamente normal, trabaja –sólo con heroína.
“Lo tomo para no enfermarme, para tener energía“, dice Julián. “Si no tuviera tanto dolor, no compraría nada mañana, es como una medicina para mí, como una pastilla”.

Leer Más:  Noticias destacadas de la semana en La Verdad

Esta investigación periodística fue financiada por el European Journalism Centre (EJC) y cofinanciada por la Fundación Bill y Melinda Gates.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Licencia para matar - La Verdad Juárez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top