Opinión

¿Qué favores se deben?

Hernán Ortiz
Académico

¿Recuerdas el caso de los policías que se robaron un medidor?
No sólo es el asunto, de la nota en los medios, de ventilarlos y exponerlos. Hay más cosas que nos indican que algo está realmente torcido.
¿Por qué salió a relucir la Mesa de Seguridad? Nunca se aclaró si había gente involucrada de la Mesa de Seguridad o no. Pero la situación se convierte en algo más turbio.
Me ha contado la otra versión uno de los agentes… esas versiones que no se conocen más. ¿Puedo confiar en esa versión? Sí, esa es una postura subjetiva y emotiva. Sólo pretendo hacer evidentes huecos que me parecen no están cubiertos y dejan ver que algo no está bien.
¿Por qué salió a relucir el caso en varios medios? No sólo lo dio a conocer la Policía Municipal, el 25 de septiembre El Diario informaba “Ciudad Juárez— La oficina de Comunicación Social de la Fiscalía General del Estado informó que los cuatro agentes detenidos y señalados por el robo de un medidor de la Comisión Federal de Electricidad ya eran investigados por otros robos”.
Después fue un silencio del caso. De hecho, a los involucrados les retiraron los cargos. ¿Qué pasó con esa investigación? ¿Existió, miente el Diario? ¿La fiscalía es parte de una red de tráfico de influencias que puede desprestigiar a una persona en esa magnitud o sólo es el encargado de Comunicación Social? Porque los agentes fueron expuestos aun sin ser declarados culpables, recibieron todo tipo de insultos y amenazas. Fue un proceso disciplinario en el mismo sentido de cuando las maestras ponían orejas de burro.
El mensaje para el resto de la corporación es que obedecen o serán humillados públicamente.
Pero eso no es todo. En los medios se decía que encontraron a los agentes con el medidor en su posesión. Cosa que no fue cierta, según los agentes. Pero entonces. ¿Quién lo quitó? ¿Quedó la evidencia? ¿Fue una trampa? Si los policías no pueden confiar ni en sus propios compañeros, ¿cómo podríamos confiar en ellos?
Sea de la Mesa de Seguridad o no, encontraron a alguien fumando marihuana, le llamaron la atención, porque ni los pudieron arrestar. Se fueron de ahí y les pidieron que se presentaran en el Distrito Universidad para firmar su renuncia. ¿Quién tiene el poder para motivar la renuncia forzosa de cuatro agentes en menos de una hora? ¿Qué favores se deben para lograr algo así?
La amenaza era, firman o serán consignados por robo. Sólo un agente pensó en firmar, al parecer era de nuevo ingreso. Me imagino que al toparse ante una situación así prefería abandonar la corporación, pero sus compañeros le convencieron de no hacerlo, era un atentado a sus derechos. Fue ahí cuando una de las agentes transmitió un vídeo en su página de Facebook, donde se da a conocer la dirección donde se dieron los hechos y acusa a los “mandos” de la consignación.
Vídeo que tal vez ha evitado que el caso haya quedado en lo oscuro.
La persona víctima del supuesto robo del medidor, decidió retirar la denuncia. No hay delito que perseguir, sólo se evidenciaron las influencias.
A fin de cuentas, los agentes se encuentran en un vacío legal, donde les han retirado sus armas y sólo les asignan estar de pie en una oficina durante su turno esperando que se cansen y renuncien.
Dudas quedan:
¿Qué pasó con el vocero de la fiscalía estatal que dijo que había otras investigaciones sobre estos elementos?

¿Quién fue la persona que puso la querella contra los policías, que luego retiro? ¿Por qué puede hacer que despidan a policías en menos de una hora?

¿A quién obedecen los mandos policíacos que sacrifican a su personal a petición de una persona?

¿Cuándo se puede saltar toda la legalidad a capricho? Digo, esta bueno para saber.

Sobre todo, sobre todo… ¿en manos de quién tenemos la seguridad pública?
jhiiio@hotmail.com

Leer Más:  Cambios en la política social del estado y sus retrocesos para Juárez

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más Populares

To Top