Juárez

Sobrevive ‘con dádivas’ sistema municipal de protección a niños y adolescentes

Fotografía: Alejandro Sánchez

Sin presupuesto se activó el Sipinna municipal y así se mantiene desde hace más de 20 meses, opera con ayudas en especie de otras dependencias, asegura gobierno; ONG, lo desmiente con información oficial.

Rocío Gallegos
La Verdad
Ciudad Juárez– Cerca de 300 niñas, niños y adolescentes sufrieron una violación o abuso sexual en Ciudad Juárez durante el último año y medio, otros 29 fueron asesinados en lo que va de este 2018 y mil 140 viven en situación de calle.

Fotografía: Alejandro Sánchez

Frente a este panorama sobre las condiciones de la infancia juarense que exhiben las cifras oficiales, el gobierno municipal encabezado por Armando Cabada Alvídrez mantiene sin presupuesto al Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), instancia encargada del diseño y la implementación de políticas públicas para atender a ese sector que suma a unos 486 mil menores de la población local.
El Sipinna municipal fue creado en febrero del 2017 para dar cumplimiento a la obligación establecida en Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; sin embargo, la administración local no le asignó recursos para su operación y así lleva ya más de 20 meses.
Desde entonces la instancia sobrevive ‘con dádivas’ que recibe de distintas dependencias, de acuerdo con información oficial entregada por el Municipio en respuesta a solicitudes de información.
“El Sistema Municipal de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes del Municipio de Juárez no tiene asignado un presupuesto, se responde a la petición de información número 1012832018 presentada a través del sistema de transparencia.
“Sipinna Municipal recibe apoyo en especie de distintas dependencias de la Secretaría del Ayuntamiento, las cuales le facilitan recursos materiales para sus eventos, reuniones, juntas, viáticos y cualquier gasto en general que sea necesario para el cumplimiento de sus atribuciones”.
La falta de recursos propios ha sido denunciada incluso ante el Cabildo por organizaciones de la sociedad civil que en agosto pasado renunciaron a formar parte de la asamblea del sistema por la falta de compromiso gubernamental, sin que a la fecha haya sido atendida esa demanda por el gobierno local.
Todo es una simulación, el sistema nació sin presupuesto y sigue igual, sin recursos para operar, reprocha Blanca Navarrete García, directora de Derechos Humanos Integrales en Acción (DHIA).
En diciembre pasado, Navarrete García alertó ante el Cabildo que se había dejado a Sipinna municipal fuera del presupuesto para 2018 y solicitó, a nombre de 60 agrupaciones de la Red de Derechos de la Infancia, canalizar 2 millones de pesos de la Dirección de Comunicación Social a la Secretaría del Ayuntamiento para establecer los mecanismos que permita la operación del Sistema Municipal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.
Pero no tuvo eco en los regidores y el presidente Cabada le respondió: “debo decirle que Sipinna se respalda mucho en otras direcciones, de manera transversal, para sacar sus proyectos. Déjeme recordar que apenas tiene un año”.
Así, el sistema siguió sin recursos propios este 2018 y aún no se sabe qué se considera para el año próximo.
La Verdad buscó a la secretaria ejecutiva de Sipinna Juárez, Ericka Espinoza Medrano, para entrevista sobre esta situación, sin embargo, la funcionaria respondió que no podía dar entrevistas.
Navarrete García pone en duda que el Sistema reciba apoyo de otras dependencias porque en respuesta a la solicitud de información 140902017 presentada por DHIA, el gobierno municipal le indicó que Sipinna “no ha recibido ningún apoyo formal por parte de alguna dirección de área”.
En el presupuesto 2018 sólo se contempló el salario de la secretaria ejecutiva del Sipinna, más no están cubiertos los recursos necesarios para generar los indicadores con los que Sipinna Juárez va a hacer evaluado bajo criterios nacionales, agrega.
No hay en la administración municipal una comprensión clara de la obligatoriedad legal para dotar de recursos propios a esa instancia, asegura Navarrete.

Fotografía: Alejandro Sánchez

Marginados porque no votan

De acuerdo con datos oficiales, en la ciudad hay más de 486 mil niñas, niños y adolescentes, lo que equivale a 35 por ciento del total de la población.
La Red por la Infancia en Juárez estima que al menos un 40 por ciento de ese total habita en el poniente, en zonas donde predomina la pobreza, marginación y la violencia.
“Crecen dentro de una comunidad violentada y que violenta”, menciona en un reporte sobre la infancia juarense que la agrupación entregó durante Foros Escuchas al equipo del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, y al que La Verdad tuvo acceso.
Las condiciones que enfrenta la niñez y la adolescencia juarense eventualmente los hacen más vulnerables a la ejecución de delitos, a presentar en algunos casos consumos de drogas a tempranas edades, actos de vandalismo y una estructura débil de autoestima que les impide la fijación de metas favoreciendo que desarrollen actividades violentas y que las reproduzcan, advierte la Red por la Infancia.
Pero lo peor es que esas condiciones cuestan vida. De acuerdo con datos de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua en la Zona Norte, de enero a octubre de este año, 29 menores fueron asesinados. Nueve mujeres, 20 hombres.
Además, cerca de 300 niñas, niños y adolescentes sufrieron una violación o abuso sexual en Ciudad Juárez de enero de 2017 a junio de este año, exhiben datos proporcionados por la Fiscalía.
Otros mil 140 infantes viven en condición de calle de acuerdo con datos del DIF Municipal, que los ubica en las colonias Tarahumara, Rancho Anapra, Manuel Valdez, Oasis Revolución, Ampliación Plutarco Elías Calles y Plutarco Elías Calles.
José Luis Flores, encargado local del Sistema Estatal de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, considera que, con esa problemática y nivel histórico en la atención a este sector de la población dentro de las políticas públicas, el reto es enorme.
Menciona que aquí falta mucha institucionalidad para seguir fortaleciendo a los menores, para ampliar la garantía de sus derechos, pero también dice que hay una ciudadanía poco sensible a la vida de niños.
Desgraciadamente, pese a ese panorama no se trabajan políticas públicas para atender esa problemática que impacta en los infantes y adolescentes juarenses, coindicen la Red por la Infancia y DHIA.
“Como no generan votos para candidatos y candidatas, no forman parte de la agenda pública”, dice Blanca Navarrete.
“Cuándo no se les asignan presupuestos, cuando no se establecen compromisos, cuando se establecen fechas y no se respetan los compromisos, lo único que evidencia es simulación”, afirma.
No se dejó sin presupuesto a Sipinna por la falta de recursos, sino por un problema de la falta de compromiso, considera. Por ese motivo, en agosto pasado DHIA y el Centro Familiar para la Integración y Crecimiento A.C. (CFIC) renunciaron a la Asamblea del Sistema a nivel municipal. Apenas la semana pasada la administración municipal lanzó una convocatoria para renovar ese órgano.

… y lo limitan en el estado

Fotografía: Alejandro Sánchez

Mientras el Municipio tiene a Sipinna sin presupuesto, el estado lo mantiene acotado, con un presupuesto que no se traduce de manera plena en políticas requeridas ante el tamaño de la población infantil y juvenil en la entidad, que asciende a un millón 194 mil 461 personas.
Del total de esa población de niñas, niños y adolescentes, cerca de 460 mil de ellos viven en hogares con ingresos insuficientes para satisfacer sus necesidades básicas, por lo cual experimentan carencias en el ejercicio de sus derechos, de acuerdo con la UNICEF.
Además, persisten en el estado desigualdades entre los niños de zonas rurales e indígenas y las zonas urbanas en cuanto al acceso a oportunidades de salud, educación y otros, revela el organismo de las Naciones Unidas para la infancia.
El panorama estatal de este sector de la población es desalentador. Pese al reto que representa atender esa situación, el gobierno de Javier Corral asignó para este año solo un presupuesto de 6 millones, 965 mil 513 pesos al Sistema Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes. Una cantidad menor comparada con los casi 8 millones de pesos que se gastó en unas horas durante la conmemoración de El Grito de Independencia.
En Ciudad Juárez, que concentra la mayor población estatal, Sipinna estatal sólo cuenta con una persona encarga de dar seguimiento al Sistema, pero no ha logrado visibilizarlo entre los propios funcionarios, quienes al ser cuestionados por Sipinna ni quiera podían responder qué era, menos dónde se encuentra su oficina.
La instalación del Sistema Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes se llevó a cabo en mayo del 2017, tres meses después que el municipal.
En ese entonces, se anunció que la voluntad política y la visión integral de los gobiernos debe concretarse con partidas presupuestales.
Sin embargo, poco puede hacer el estado para impulsar en municipios el cumplimiento a la ley por parte de los Sipinna locales debido a que cada uno tiene total autonomía, explica Flores encargado estatal en la ciudad.
“Mantenemos una relación institucional, acompañamos en las medidas de nuestras posibilidades y cuando nos lo requiere”, afirma.
gallegoslaverdad@gmail.com

Leer Más:  Mujeres y reelectos dominan nuevo Cabildo de Juárez

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más Populares

To Top