Actualidad

SRE anuncia plan para que consulados defiendan a migrantes; ONG advierte vacíos

La SRE pretende fortalecer los consulados de México en Estados Unidos para que operen como centros de protección de los connacionales, sin embargo, organizaciones de defensa de migrantes señalan vacíos y fallas al plan

Arturo Contreras Camero
Pie de Página

Ciudad de México – El gobierno de México anunció que quiere convertir los 51 consulados del país en Estados Unidos en las más eficientes oficinas de defensa de migrantes mexicanos.
“Vamos a una nueva visión centrada en los derechos del migrante”, dijo el canciller Marcelo Ebrard este jueves en la presentación del plan de trabajo en forma de decálogo.
La renovación de los consulados será financiada con 3 mil millones de pesos y espera incorporar a 2 mil 173 funcionarios, mayormente del Servicio Exterior Mexicano, que deberán atender las necesidades de más de 11 millones de mexicanos que habitan en Estados Unidos.
El plan, sin embargo, no explica a fondo cómo se van a llevar las acciones anunciadas, además de que podrían reforzar estereotipos dañinos para la población mexicana en Estados Unidos, advirtió Maggie Loredo, de Other Dreams in Action (ODA), una organización basada en la Ciudad de México que brinda asistencia a mexicanos retornados y deportados.
“Los consulados son instituciones muy corruptas”, asegura Maggie, “allá los mexicanos tratan de huirles en vez de verlos como un espacio que pueda defender sus derechos”.
Antes de que Maggie preguntara en sus redes qué opinaban sus compañeros del plan, su celular ya estaba cargado con mensajes aludiendo problemas que enfrenta la comunidad mexicana en sus propios consulados:
“La cuestión del trato a la gente, los mecanismos de transparencia, de accountability, unos pedían mínimo una encuesta de satisfacción de lo que hacen, o que tengan gafetes. Tenemos un montón de cosas con los consulados”, cuenta.
El decálogo contempla acciones enfocadas en resolver ese tipo de problemas, pero de acuerdo con la defensora de migrantes no se abordan desde una visión trasnacional, porque una vez que las personas son deportadas, toda la atención que podrían llegar a recibir se esfuma.
“Hay muchas personas que en su deportación hubo violación a derechos, que a lo mejor tienen posibilidades de regresar a Estados Unidos, pero necesitan representación jurídica, o que tiene custodias pendientes de niñas y niños, o divorcios pendientes”, explica la defensora de migrantes.
Entre las acciones que Maggie criticó por su falta de especificidad está la de ampliar la red de apoyo jurídica que brindan los consulados, pues es una tarea que ya realizan muchas organizaciones en el país del norte.
“Dice que van ampliar su red de abogados ¡Eso ODA ya lo hace!”, asegura mientras niega con la cabeza. “¿Se van a sumar organizaciones? ¿O van a dar ellos una representación jurídica a las personas? ¿O solo te van a dar el número de una organización y te canalizan? No te dicen si los consulados van a ejercer una representación jurídica de las personas”.
Sobre los consulados móviles, de los que se anunció un fortalecimiento para que la gente no tenga que viajar de comunidades pequeñas a las grandes ciudades, aseguró que eso no es nuevo, y que los que ya existían, no habían sido tan eficaces,
“Una compañera nuestra, también repatriada, vivió en una comunidad en Carolina del Sur, donde aparentemente no eran tantos mexicanos y el consulado móvil llegaba como a tres horas de ahí, entonces de todas maneras tenían que manejar para llegar al más cercano”.
El plan también plantea abrir espacios de atención de cultura, salud, deporte y otros servicios sociales a las comunidades. Mismos que ya existen, pero muchos compatriotas en el extranjero lo desconocen.
“Tienen, según, muchos servicios, la parte cultural ya la tienen desde hace mucho. Tienen, por ejemplo, ventanillas de salud que nadie conoce. Solo van señoras adultas a estas ventanillas y son muy pocas, y los programas no llegan a las comunidades”.
Por petición del presidente López Obrador, en el decálogo se incluyó un reconocimiento a mexicanos destacados en el exterior. Un reconocimiento que dará periódicamente el propio mandatario. El problema con esto, advierte la activista, es que fortalece la imagen del buen y el mal migrante.
“¿Van a seguir fortaleciendo el discurso de ‘el good versus el bad’?”, cuestiona Maggie. “El que sí logró ir a la universidad de Harvard y es todo, o el que no porque creció en un contexto en Los Ángeles donde está siendo parte de pandillas. No entiendo cómo funciona”.
Otro de los problemas que tanto el secretario Ebrard como Maggie tienen bien presente es la falta de atención de los consulados a los migrantes retenidos en centros de detención.
“Hemos recibido varias quejas al respecto”, aseguró el secretario durante la conferencia. Y la experiencia de Maggie lo corrobora:
“¡No están obligados a ir a ver a las personas detenidas mexicanas! Pero cuando una persona es detenida, sí se les notifica a los consulados. Hay miles de casos de personas que no tienen acceso a que un cónsul los vaya a ver. Y si los van a ver, dice ‘ah, perfecto, regreso en equis día’ y nunca regresa”.
De acuerdo con la experiencia de diferentes organizaciones de apoyo a migrantes en Estados Unidos existe mucha discrecionalidad en las acciones de los consulados, porque hay unos que sí quieren trabajar con la comunidad, y que crean vínculos institucionales con bancos o instituciones de salud para dar servicios y hay otros que hasta tienen tratos con los agentes de migración para deportar personas indocumentadas.
Entre los comentarios que Maggie alcanzó a leer en las redes de apoyo y los grupos de chat de su celular está la necesidad de hacer encuestas de evaluación de servicio de los consulados.
Sobre el tema, el secretario de Relaciones Exteriores aseguró que se pretenden crear encuestas trimestrales para que los consulados estén en mayor contacto con las comunidades a las que defienden.
Decálogo de acciones que se pretenden llevar a cabo:

  1. Atención transversal del gobierno federal, con colaboración de gobiernos estatales en mecanismos de participación.
  2. Profesionalizar la atención consular en materia legal que brindará especial atención a la población vulnerada.
  3. Ampliación de la red de abogados con las organizaciones especializadas en la defensa de los derechos de los migrantes.
  4. Promoción activa de la identidad cultural mexicana en las comunidades en Estados Unidos.
  5. Ampliar los programas de educación, salud y deporte.
  6. Nuevos mecanismos financieros que promuevan la implicación de las comunidades con los consulados. El principal inversor de esas oficinas son las comunidades.
  7. Fortalecimiento de los consulados móviles.
  8. Empoderamiento a la comunidad mexicana mediante el reconocimiento de las aportaciones de los mexicanos al exterior.
  9. Modernizar la normatividad para incluir todo el marco de derechos humanos en los consulados, como el matrimonio igualitario.
  10. Desarrollo de una consulta periódica en las comunidades.
Leer Más:  Cierran el paso a migrantes que suben al tren en Chiapas
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top