En El Estado

Enfermera rarámuri ‘rompe’ barreras lingüísticas en Maguarichi

Raíchali

Cuando tenía 20 años, Guadalupe Ortiz respondió a una convocatoria para ser asistente rural de salud sin saber que haría historia al convertirse en la primera enfermera rarámuri de su comunidad natal Ocoviachi, municipio de Maguarichi.

A 23 años de que inició su carrera en el sector salud, la enfermera dice no tener palabras para explicar lo orgullosa que se siente de sus raíces y de formar parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Sierra Tarahumara.

Guadalupe Ortiz, enfermera rarámuri. Fotografía: IMSS /Cortesía vía Raíchali

Lupita destaca en el hospital rural por su amabilidad y profesionalismo. Con orgullo, viste con el traje tradicional del pueblo ráramuri y el suéter verde que caracteriza a las trabajadoras del IMSS.

“Lo más importante es que ayudo a la gente indígena porque yo sé las necesidades que pasa uno por allá en la Sierra. Me siento muy orgullosa de trabajar y de ser una persona rarámuri”, dice.

Para ella, la actividad más importante que realiza es romper la barrera lingüística entre los pacientes y el personal médico.

La clínica rural en la que trabaja atiende a los habitantes de Ocoviachi y de cuatro comunidades aledañas a quienes ella traduce los términos médicos para que conozcan el diagnóstico, los medicamentos y cuidados que deben tener.

“Ser enfermera es por la necesidad que tiene la gente de comunicarse con los médicos o los médicos con los pacientes. Me gusta mucho mi labor porque puedo traducir al médico con sus pacientes y también paciente con el médico”, dijo.

La vida de Lupita, como la conocen sus compañeros y pacientes, no fue fácil. Desde niña se vio en la necesidad de desplazarse para trabar y ayudar a sostener a su familia, por lo que sólo terminó la primaria.

Leer Más:  En las manos de cuatro monjas, la atención médica de 13 comunidades indígenas de Bocoyna

Del deseo de salir adelante y ayudar a su comunidad, Lupita tomó la decisión de ir al curso en 1996, en el cual encontró su vocación.

Fotografía: IMSS /Cortesía vía Raíchali

Lupita no tardó en convertirse en una de las trabajadoras más importantes de la unidad médica de Ocoviachi, lo que le ayudó a continuar con su preparación profesional.

El IMSS informó que Lupita concluyó la secundaria en el año 2000 y, posteriormente, cursó el bachillerato en la comunidad de San Rafael, en el municipio de Urique.

Su carrera como enfermera general la terminó en la comunidad de San Juanito en 2010, gracias al convenio de colaboración entre la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia y la Universidad Nacional Autónoma de México.

Fotografía: IMSS /Cortesía vía Raíchali

Por su labor, Lupita fue galardonada este año con el premio Auxiliar de Enfermería Lucía Salcido y esta semana recibirá un nuevo reconocimiento por parte del Gobierno de Chihuahua.

“Mi satisfacción es ayudar a la gente en la atención de salud, y de salir adelante como indígena. Yo soy orgullosamente 100 por ciento rarámuri”

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top