Migración

Deporta EU a familia del programa ‘permanecer en México’, esperaba en Ciudad Juárez

Fotografía: Borderzine / Cortesía

Una mujer y sus dos hijos originarios de Guatemala se convirtieron en los primeros retornados a su país; no consiguieron abogados que llevara su caso en El Paso, Texas y tuvieron miedo de continuar su espera en la frontera mexicana

Este texto forma parte de Borderzine, un programa de periodismo bilingüe de UTEP, y es publicado por La Verdad con autorización de sus directivos, pueden consultar su publicación original aquí

Robert Moord*
Borderzine

El Paso, Texas –Una mujer guatemalteca de 30 años y sus dos hijos se convirtieron el viernes en las primeras personas deportadas de Estados Unidos mientras se encontraban bajo el polémico programa de administración de Trump, que requiere que algunos migrantes permanezcan en México mientras siguen sus casos de inmigración en Estados Unidos.

“Allá (en Guatemala), si me hacen algo, mis hijos tienen un lugar al que ir. Aquí (en México) no tienen nada si me pasa algo”, dijo Karla al juez de inmigración Nathan Herbert en El Paso, Texas. Borderzine no usa su nombre completo porque dijo que su familia enfrenta amenazas en Guatemala.

Karla, su hijo Eddin de 9 años y su hijo Ian de 11 meses entraron a Estados Unidos por El Paso el 25 de marzo, según documentos judiciales. Fueron enviados a Ciudad Juárez el 29 de marzo, entre las primeras personas retornadas a México desde El Paso, bajo el programa Protocolo de Protección a Migrantes (MPP por sus siglas en inglés) de la administración Trump.

La familia compareció inicialmente en la Corte el 17 de abril y sus casos continuaron hasta el viernes, para darles la oportunidad de encontrar un abogado.

El viernes por la tarde, en un tribunal de inmigración en el centro de El Paso, Karla dijo que no pudo encontrar un abogado y rechazó la oferta del juez Herbert de tener dos semanas más de plazo para encontrar un abogado.

“Quiero volver a mi país”, le dijo al juez.

Herbert le preguntó si tenía miedo de volver a Guatemala.

“Sí, pero tengo más miedo de estar en México”, dijo Karla, sollozando. La mujer sostenía a su bebé mientras su hijo mayor, Eddin, estaba sentado a unos 3 metros de distancia en un banco de la Corte.

Al final de la audiencia, Herbert emitió una orden de expulsión que resultará en la deportación de la familia a Guatemala. Los abogados familiarizados con los Protocolos de protección al migrante dijeron que Karla y su familia son las primeras personas en el programa que deben ser deportadas.

El caso de Karla ilustra tanto las esperanzas del gobierno de Trump como los temores de sus críticos en el programa MPP, que comenzó en enero en el sur de California a fines de enero y se expandió a El Paso a fines de marzo.

Karla y sus hijos recibieron la orden de ser deportados seis semanas después de llegar a los Estados Unidos, en un momento en que los tribunales tardan años en resolver los casos de migrantes liberados en los Estados Unidos.

Los críticos han dicho que el gobierno de Trump está colocando deliberadamente a los migrantes en condiciones peligrosas con la esperanza de que abandonen sus casos de inmigración y regresen a casa.

Las autoridades mexicanas han dicho que Estados Unidos ha enviado a más de 3 mil 600 migrantes a México bajo el programa MPP desde enero. La semana pasada, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito permitió que el programa continuara, mientras que la agrupación Unión Americana de Libertades Civiles y otros grupos cuestionan su legalidad.

Permiso para volver a casa

Aunque Karla y sus hijos fueron las primeras personas deportadas formalmente bajo el MPP, un hombre de El Salvador obtuvo el jueves el permiso para regresar a su país sin una orden de deportación.

“Dejé a mi hijo, que está muy enfermo”, dijo Elmer, de 31 años, a Herbert en la audiencia del jueves. El niño se estaba enfermando cada día y Elmer dijo que quería irse a casa y reanudar el trabajo en El Salvador para poder cuidar de su esposa y sus dos hijos. Al ofrecer de manera voluntaria poner fin a su caso de inmigración, Elmer evitó la deportación, una acción que le haría más difícil ingresar legalmente a Estados Unidos en el futuro.

Leer Más:  Cierra EU su frontera a 'Abrazos, No Muros'

Pero Michael Klowsosky, un abogado del Departamento de Seguridad Nacional, se opuso a la solicitud de Elmer y dijo que debería ser obligado a continuar con su caso y que lo obligaran a quedarse en Ciudad Juárez.

“No puede retenerlo como rehén”, dijo Nancy Oretskin, abogada de Las Cruces, Nuevo México, quien se ofreció como voluntaria para representar a Elmer en su audiencia inicial en la corte de inmigración de El Paso.

Klowsosky le dijo a Herbert que Elmer no podía probar que tenía los medios para viajar a El Salvador, aunque Oretskin dijo que ella pagaría su boleto de autobús.

Debido a que Elmer desistió a permanecer en Estados Unidos, ya no estaría en el programa de MPP y los funcionarios mexicanos no podrían permitirle regresar y viajar a través de ese país, dijo Klowsosky.

Reconoció que el gobierno había planeado enviar a Elmer de regreso a México al final de la audiencia del jueves si no se hubiera ofrecido de manera voluntaria poner fin a su caso.

Herbert inicialmente aceptó la solicitud de Elmer de que se le permitiera abandonar su caso de inmigración y regresar a El Salvador, sobre la objeción de Klowsosky. El abogado del DHS dijo que el “cuartel general” le había ordenado apelar la decisión, lo que significaba que Elmer estaría recluido en custodia de Inmigración y Control de Aduanas durante semanas o meses mientras se decidía la apelación.

Herbert se retiró la audiencia para investigar la ley. En una entrevista durante el receso, Elmer dijo que esperaba unirse a un tío en Los Ángeles para poder ganar algo de dinero para su familia. Sus ojos estaban rojos de llorar repetidamente durante la audiencia.

Durante el descanso, Klowsosky envió un correo electrónico a sus supervisores y luego le ofreció a Oretskin un compromiso. Elmer retiraría su solicitud para finalizar su caso de inmigración y, en su lugar, intentaría retrasar su audiencia inicial hasta el 23 de julio. Si Elmer probaba que había regresado a El Salvador antes de que regresara a la corte, su caso de inmigración sería desestimado.

Cuando Herbert regresó a la corte, Elmer aprobó la oferta del DHS y el juez dio su bendición. Elmer fue devuelto a Ciudad Juárez por agentes de inmigración de Estados Unidos el jueves por la tarde, y planeaba comprar un boleto de autobús a El Salvador.

Después de concluir la audiencia del jueves, Herbert pronunció una sola palabra. “Guau.”

Pero Elmer se encontró con dificultades después de salir de la corte. Los agentes de la Patrulla Fronteriza se negaron a devolver su tarjeta de identificación nacional salvadoreña, que tendría que devolver a su país de origen. Probablemente tendrá que viajar al consulado salvadoreño en Monterrey, Nuevo León para obtener una copia duplicada de la tarjeta.

Eso retrasará por varios días su regreso para estar con su hijo enfermo, dijo Dylan Corbett, director ejecutivo del Hope Border Institute, que ha estado asistiendo a Elmer.

***

*Robert Moore. Es un veterano periodista de la frontera que reporta para publicaciones nacionales y estatales en Estados Unidos. Ex editor de El Paso Times.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Deporta EU a familia del programa ‘permanecer en México’, esperaba en Ciudad Juárez – Integra Comunicación

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top