Opinión

Los aranceles fantasma

Miguel Ángel Sosa
Twitter: @Mik3_Sosa

Ciudad de México – México logró lo inimaginable: perder contra Trump en tiempo récord. Tras múltiples ofensas y amenazas, el presidente norteamericano estaría a un paso de cumplir lo que siempre dijo: que México pagaría el muro. Un muro que ahora vemos no necesariamente estará junto al Río Bravo, sino al Suchiate.

Tras las “negociaciones” sobre los supuestos aranceles a productos mexicanos, la buena noticia es que como se preveía, los impuestos no serían aplicados. La mala, y a la vez menos visible, es que EU ganó imponiendo a México su agenda migratoria.

Siempre fue la frontera sur aunque se hablara de la franja entre Estados Unidos y México. Siempre fue el flujo poco vigilado de migrantes entrando por Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas. Siempre fue un tema de seguridad nacional, por lo menos para los estadounidenses.

Donald Trump se comportó como siempre, no hubo sorpresas. Muchas voces señalaron la importancia de no ceder ante estas actitudes, y sobre todo no endosar acciones que a la larga costarían más al pueblo de México.

Alcanzar un acuerdo en ese contexto está lejos de ser algo para celebrar. Denota, muy temprano en el sexenio, el tipo de relación que nuestro gobierno sostendrá con el vecino del norte. Hoy fue la migración, mañana será la seguridad.

Aniquilado el evento simbólico del presidente mexicano en Tijuana, Baja California, los anuncios de los próximos días serán para comunicar la estrategia a seguir en la frontera sur. Programas de prevención, acción y contención en vías de cumplir el acuerdo.

Tras lo acontecido este viernes en Washington, México tiene frente a sí la enorme tarea de reinventarse en la región. Habrá que esperar cómo se decanta la noticia en los países de centro y sudamérica. Es muy probable que la visa mexicana comience un proceso de expansión.

Leer Más:  El Chupas, Los Claudios, El Pato: el viejo sótano capitalino que nadie quiere cerrar

Celebrar la cancelación de una amenaza arancelaria es el telón de fondo de una victoria ajena. ¿Qué ganamos? Quedarnos igual, sin los supuestos impuestos que sólo fueron palabras. ¿Qué perdimos? La autodeterminación.

ENTRE TELONES. Hace tiempo que se sabía del “rastrillo” con el que las gasolineras robaban a sus clientes. El gobierno lo anunció hace unos días como un gran descubrimiento. Para saber si ésta vez el combate será diferente, debemos empezar por tener detenidos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top