En El País

‘El Chapo es pieza de un sistema que no sirve’

Alejandra Ibarra, la periodista mexicana que cubrió el juicio del siglo, cuenta a Pie de Página que el encarcelamiento de El Chapo representa la victoria de una narrativa contra las drogas que no funciona. El trabajo de Ibarra en la corte de Brooklyn (Nueva York) fue uno de los capítulos más memorables de la historia reciente del narcotráfico

Texto: José Ignacio De Alba
Fotos: Duilio Rodríguez
Pie de Página

En el juicio contra Joaquín el Chapo Guzmán sólo había tres mexicanas de 29 años. Una era Emma Coronel, esposa del capo; la otra Lucero Sánchez, ex amante y testigo contra el narcotraficante; la tercera, la periodista Alejandra Ibarra. El dato parece inútil, pero para Ibarra fue un golpe de realidad:

“Reconozco mis privilegios, porque estamos en circunstancias muy diferentes, cómo fueron nuestras vidas y cómo acabamos las tres en ese juicio, yo cubriéndolo, Emma en su papel de esposa fiel y Lucero como prisionera”.

Después de 3 meses de cubrir la corte de Brooklyn, Nueva York, donde se llevó a cabo el juicio, Alejandra escribió el libro “El Chapo Guzmán el Juicio del Siglo”. El trabajo publicado en la editorial Aguilar reúne los testimonios de personajes cercanos al capo que desfilaron por el estrado para traicionar a Guzmán.

Ibarra reconstruyó a partir de los testimonios las actividades del Cártel de Sinaloa, su historia y la corrupción en la que fueron mencionados los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. La periodista explica: “no lo puedes tomar como cierto, pero sí por lo menos para indagar”.

Ibarra explica que las versiones sobre sobornos a altos funcionarios se repitieron entre varios testigos, sin comunicación entre ellos. También destaca que Estados Unidos sanciona como delito mentir en el juicio: “El sistema de justicia estadounidense sí amarra las verdades”.

Uno de los sobornos que más llamó la atención en la corte fue el supuesto pago de 100 millones de dólares a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

Otro de los funcionarios nombrados en la nómina de la organización fue Genaro García Luna, titular de la Secretaría de Seguridad Pública en el gobierno de Felipe Calderón, cuando se inició la llamada “guerra contra el narcotráfico”. García Luna estuvo en dos administraciones y en el calderonísmo triplicó los elementos de la Policía Federal.

¿Crees que el juicio demuestra que la guerra contra las drogas es fallida?
-Yo creo que sí, porque estás viendo que las drogas existen en todos lados.

La periodista relata que mientras se llevaba a cabo el juicio contra El Chapo en las calle de Nueva York se podía conseguir drogas con la misma facilidad de siempre, dice que en los bares había gente consumiendo cocaína o un taxista de la ciudad podía ofrecer marihuana mientras el capo más famoso del mundo estaba encarcelado.

Ibarra asegura que el problema de las drogas no se reduce a narcotraficantes latinoamericanos: “tienes el consumo de drogas legales, de opioides hechos por las farmacéuticas. Que son legales y están matando a un montón de gente”.

La cobertura que hizo Ibarra comenzó para el periódico sinaloense Río Doce, pero la relevancia del caso la llevó a escribir el libro que salió a la venta el mes pasado. Para la periodista el caso es histórico, porque nunca se había llevado ante la justicia a un personaje como El Chapo.

Leer Más:  Los 133 mil pesos que ex funcionario de Puebla se pagó y tuvo que devolver

Ibarra sostiene que el gobierno de Estados Unidos juzgó a El Chapo mucho antes de que empezara el juicio. Los despliegues de seguridad para trasladar al narcotraficante, los excesos en los medios de información y hasta las series televisivas provocaron que el público y el jurado estuvieran prejuiciados.

La propia periodista relata que la impresionó ver a El Chapo en el juicio, no como el poderosísimo protagonista de cientos de historias del hampa, sino un hombre que necesitaba traductores para poderse comunicar, un cincuentón con infección en los oídos y con problemas para asimilar la luz debido a su prolongado encierro.

“A veces me causaba lástima e intelectualmente yo sé lo contradictorio que puede sonar eso”.

El Chapo encabezó un imperio criminal que asesinó y desapareció a miles de personas, pero explica Ibarra que en Estados Unidos el hombre sólo fue enjuiciado por algunos delitos, pero para ella más que castigar al capo el gobierno estadounidense enjuició a México.

¿Qué representa el juicio?
-Yo creo que depende para quién, para los Estados Unidos yo creo que representa una victoria, poder seguir con esta narrativa de la lucha contra las drogas, la DEA podrá justificar sus recursos […] que están defendiendo a su población de los malditos narcotraficantes que están envenenado a su pobre población que está envenenada.

Para Ibarra la contradicción más grande es México, la periodista dice que es agridulce la detención de El Chapo.

“Es súper insatisfactorio decir que los extraditen y los manden allá, los meten al ‘bote’ por traficar drogas y México sigue igual”.

Algo que, afirma, no aporta nada en término de justicia para las víctimas o la verdad sobre diversos asesinatos o desapariciones.

Uno de los aprendizajes que le dejó el juicio a Ibarra es que El Chapo es “un tipo más que las jugó mejor que otros tipos, en términos de ascender dentro de su organización criminal. El Chapo es pieza de un sistema que no sirve”.

-¿Tú crees que debería ser más firme este gobierno con el caso de El Chapo?
-Por supuesto, sobre todo por la campaña que se echó. Los que votaron por él, supongo, que esperan ese combate a la corrupción. Sí creo que debería de ser más firme y cada vez que dice que no va a investigar a Peña Nieto yo sí me retuerzo de coraje.

La sentencia del juicio se iba a realizar este 25 de junio, pero la defensa del capo pidió que se anulara, con el argumento de que el jurado incumplió los ordenamientos al consultar redes sociales y periódicos durante el juicio, y para la defensa tomaron una decisión prejuiciada.

Ibarra no duda de la culpabilidad de El Chapo, pero está segura de que el juicio en contra del narcotraficante no fue justo.

“Yo personalmente creo que sí se merece otro juicio, porque efectivamente la gente que tenía que decidirlo rompió todas las reglas. No creo que haya otro juicio; si hay algo político, es este caso”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top