Justicia

Cadena perpetua, el capítulo final al juicio de El Chapo

Imagen tomada de Río Doce

‘Aquí no hubo justicia’ dijo el capo Joaquín Guzmán Loera al escuchar su condena y antes de que lo mandarán a la prisión de donde aseguró ‘nunca volverán oír mi nombre’.

Este es un reporte especial de Río Roce que La Verdad reproduce con su autorización, consulta su publicación original aquí

Alejandra Ibarra Chaoul
Río Doce

Brooklyn, Nueva York – A las 10:10 (hora de Nueva York) del día 17 de julio de 2019, Joaquín Guzmán Loera fue condenado a cadena perpetua más 30 años.

Después de calificar los actos de Guzmán Loera de “un mal abrumador de gran severidad”, el juez Brian M. Cogan dictó la sentencia al Chapo, de 61 años, sentado en la mesa de la defensa vistiendo un traje gris con camisa rosa y corbata morada.

Meses antes, al final del juicio de tres meses en su contra, el jurado encontró al Chapo culpable el 12 de febrero pasado de los 10 delitos que enfrentaba: entre ellos, liderar una empresa criminal continua, conspirar para cometer asesinato y traficar mariguana, cocaína, metanfetamina y heroína hacia los Estados Unidos.

El juicio incluyó el testimonio de 56 personas, de las cuales 14 fueron testigos colaboradores de la fiscalía; 14 personas que habían estado involucradas de alguna u otra manera en la organización criminal de Guzmán Loera. Durante sus alegatos de clausura en el juicio, la fiscal Andrea Golbarg describió el caso como uno con “una cantidad pasmosa de evidencia” en contra del acusado.

Después de encontrar culpable a Guzmán Loera, los abogados de la defensa solicitaron que se anulara el juicio completamente a partir de que un miembro del jurado confesara, en una entrevista para Vice News, haber roto las reglas del juez, que les prohibía consultar información del juicio en medios de comunicación. El 3 de julio, la solicitud por anular el juicio e iniciar un segundo proceso fue denegada por el mismo juez.

Además de los años de encarcelamiento, el gobierno de los Estados Unidos solicitó aplicarle una multa de 12 mil 666 millones 19 mil 704 de dólares a Guzmán Loera por sus ganancias ilícitas a lo largo de décadas de actividad criminal.

‘Nunca volverá a oír mi nombre’

Al hacer uso la voz durante 15 minutos en los cuales agradeció el apoyo de su familia y amigos dijo que el juicio no fue justo.

“Ya que el gobierno de los Estados Unidos me va a mandar a una prisión de donde nunca van a volver a oír mi nombre, aprovecho esta oportunidad para decir: aquí no hubo justicia”.

La inclusión de las víctimas

“Hoy llego aquí, soy un milagro de Dios porque el señor Guzmán trató de asesinarme”, dijo una mujer colombiana vistiendo un vestido negro, saco negro, con una coleta de caballo de pelo castaño lacio. Andrea Vélez Fernández es una víctima de intento de asesinato por parte del Chapo.

“Hoy quiero dejar de ser un nombre sin rostro; dejar de ser sujeto de especulaciones y habladurías de los que no me conoces y solo saben lo que otros dicen”, dijo.

A pesar de que las víctimas no fueron un tema central en el juicio contra Guzmán Loera, la fiscalía propondrá en los siguientes días un monto en dólares como resarcimiento de daños para Vélez Fernández.

Vélez Fernández trabajó como informante para el FBI de 2012 a 2014. Por su trabajo como informante, llegó a cobrar hasta 290 mil USD, entre servicios y reembolsos por gastos.

La información que le enviaba al FBI se enfocaba en Guzmán Loera y Alexander Hildebrando Cifuentes Villa, uno de los 14 testigos colaboradores de la fiscalía que vivió con el Chapo en la sierra del triángulo dorado de 2007 a 2009.

En su testimonio durante el juicio, Cifuentes Villa explicó que Vélez Fernández trabajó como su secretaria. Bajo esa capacidad, lo ayudó en varias tareas, como coordinar una reunión con un general ecuatoriano, Telmo Castro, para secuestrarlo ya que le debía dinero al Chapo. “Aún tengo pesadillas de cuando el señor Guzmán me usó como carnada para secuestrar a un general”, narró la víctima.

Vélez Fernández también estuvo encargada de distribuir los supuestos pagos por parte del Cártel de Sinaloa para la campaña Enrique Peña Nieto a través del coordinador político que en la campaña del expresidente mexicano: JJ Rendón.

Otro de los sobornos a cargo de la colombiana, fue a un alto mando del ejército mexicano –también por solicitud de Guzmán Loera. En 2013, Vélez Fernández tenía una agencia de modelos en la Ciudad de México y “le presentaba amigas al general de la nación los miércoles para hacer fiestas privadas”, recordó Cifuentes Villa. Por encargo del Chapo, la colombiana le ofreció 10 MUSD al general en cuestión, quien rechazó el soborno por supuestamente odiar al capo.

Esta falla fue vista como una traición por lo cual, según Alex Cifuentes, Guzmán Loera la mandó matar. Mientras planeaban otro asesinato, el Chapo le dijo a Cuentes Villa “de una vez que maten a la secretaria porque es una mentirosa”.


En la audiencia de sentencia para el Chapo dentro de la misma sala 8D donde se llevó a cabo todo su juicio, Vélez Fernández rindió un testimonio entre lágrimas. “Tuve todo y lo perdí todo… hasta mi identidad”, explicó.

Narró cómo llegó a querer a Guzmán Loera cuando trabajó con él en el proyecto de su película y apreció su amabilidad y carisma. Ese cariño se convirtió en miedo al darse cuenta que lo que consideraba amistad era un síndrome de Estocolmo.

“Señor Guzmán”, dijo Vélez Fernández al Chapo que la veía atento desde su mesa, “yo le perdono y espero que usted pueda perdonarme”.

Notas Relacionadas:

3 Comments

3 Comments

  1. Pingback: Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, es detenida en EEUU - La Verdad Juárez

  2. Pingback: La construcción de un “capo benefactor” - La Verdad Juárez

  3. Pingback: Noticias destacadas de la semana en La Verdad - La Verdad Juárez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »