Opinión

Cadena perpetua al Chapo; impunidad a ex presidentes

En México debemos sentir vergüenza de que sea en otra nación donde se someta a juicio a criminales sanguinarios como el Chapo Guzmán, que, a tantas personas, enemigas o inocentes, asesinaron o mandaron asesinar sometiéndolas a torturas atroces, que tanto daño hacen a la sociedad entera. El sistema de justicia mexicano no fue capaz ni para enjuiciar a los capos del crimen organizado caídos en desgracia

Olga Aragón

Joaquín “El Chapo” Guzmán, ex capo del cártel de las drogas más poderoso en el continente, ya está purgando su sentencia: empezó a morirse en vida, en una celda penal de máxima seguridad (ADX) de Florence, Colorado, conocido como “El Alcatraz del desierto” por las severísimas condiciones de reclusión.

El Chapo no saldrá vivo de ahí.

Quienes seguirán disfrutado la vida, son los políticos del más alto nivel del gobierno mexicano y también del estadounidense vinculados necesariamente al Cártel de Sinaloa que, sin esa protección, jamás habría logrado introducir miles de toneladas de cocaína, mariguana y otras drogas a Estados Unidos, donde otra red de corrupción se encarga de hacer llegar la mercancía a millones de consumidores.

El capo del narcotráfico alcanzó a decir, antes de escuchar la condena, que el juicio fue injusto. Y tiene razón, no son pocos los abogados, en ambos países, que afirman que el juicio estuvo plagado de flagrantes violaciones procesales.

“Estados Unidos no es mejor que cualquier otro país corrupto”, enfatizó en su declaración leída antes de recibir la sentencia. Y vaya que el Chapo Guzmán sabe lo que es corromper gobiernos y gobernantes.

Cadena perpetua, y 30 años más de cárcel, es la condena que el juez Brian Cogan, de la Corte Federal de Brooklyn, Nueva York, dictó el 17 de julio contra Guzmán Loera.

La condena incluye la confiscación de la riqueza que el juez Cogan estima fue amasada por Guzmán Loera en 25 años de carrera criminal: 12 mil 666 millones de dólares, en cifra cerrada.

El gobierno mexicano se dispone ya a reclamar al menos la mitad de ese botín.

“Ese dinero debe ser para México”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Crear una comisión bilateral México-Estados Unidos para rastrear y repartirse el dinero y bienes de Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán fue la propuesta del senador Ricardo Monreal Ávila a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), a fin de rastrear e incautar los bienes y cuentas del ex narcotraficante.

Monreal dice que la Convención de Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada, establece en su artículo 14, que los “estados parte” podrán celebrar acuerdos específicos para repartirse los bienes producto de delitos, lo cual descarta que los beneficios sean no sólo para el “estado que juzgue”
Cuentas alegres, dicen periodistas como José Reveles que se ha dedicado a investigar el narcotráfico en México desde hace tres décadas. Ni Estados Unidos ni México saben dónde está ese dinero, calculado en el papel por el juez Cogan y la fiscalía estadounidense.

La sentencia contra el Chapo Guzmán, es de cualquier modo la coronación de todo un espectáculo que se dio a conocer mediáticamente como ¡El juicio del siglo! Un gran show.

El ícono mundial que de por sí ya era el Chapo Guzmán, atrajo la atención a lo largo del juicio cubierto por periodistas de casi todo el mundo. Una leyenda por sus fugas de penales de alta seguridad en México. Distinguido por Forbes en la lista de personajes más ricos y poderosos del planeta. Inspirador de narcocorridos y series completas de televisión. Una estrella del crimen.

El mundo conoció a su joven y bella esposa Emma Coronel, gracias a las cámaras de televisión que llevaron su figura y su rostro en closeup a todos los hogares.

La hermosa Emma, con la que el hombre que hoy tiene 62 años, contrajo matrimonio en 2007, cuando ella tenía 18 años y era la reina de belleza en el Festival de Café y Guayaba, ahí en su pueblo de Canelas, Durango, donde el capo que permanecía prófugo desde su fuga del penal de Puente Grande, Jalisco en enero de 2001, se dio el lujo de organizar una fiesta de antología con políticos y militares invitados.

Nos enteramos de que los esposos que procrearon una gemelitas, aparecían en la sala del juzgado, vestidos igual, en trajes de terciopelo color vino, prometiéndose amor con la mirada.

Sean Penn y Kate del Castillo, los mismísimos artistas, no pudieron resistirse al Chapo y fueron a entrevistarlo cuando éste aún gozaba de la libertad, prófugo de nuevo tras escapar ahora del penal de Almoloya, por segunda vez, esta hasta donde se “escondía”. El poderoso narcotraficante fue entrevistado el 2 de octubre de 2015.

Auténtico en este show de justicia, fue el castigo ejemplar para el capo del sanguinario Cártel de Sinaloa. Falsa de toda falsedad, la justicia impartida.

En este larguísimo juicio, por un momento se presentó la oportunidad de que fuesen llamados a rendir cuentas ante la ley, aquellos que siempre gozan de impunidad. Fueron mencionados, por ejemplo, los ex presidentes Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, y con ellos los principales mandos policiacos y militares en presuntos vínculos con El Chapo y su organización criminal.

Los abogados defensores de Guzmán dijeron que Peña Nieto había recibido 1,800 millones de dólares en sobornos, a cambio de impunidad y protección. Que los primeros 100 millones le fueron entregados para su campaña electoral por la presidencia en 2006. Trascendió también lo que ya se sabía: la participación de empresarios, y en especial las instituciones bancarias como HSBC Bank USA en operaciones de lavado de dinero por miles de millones de dólares.

Pero nada sucedió. Fue como si hubiese sido un sueño la denuncia de empresarios y presuntos narcopolíticos del Cártel de Sinaloa.

El único que pagará por sus crímenes será el Chapo Guzmán. Algo es algo, sin embargo, queda una sensación horrible de impotencia, de burla.

Guzmán va a morir en “El Alcatraz del desierto”, es la única certeza.

Aquellos criminales a los que el gobierno de Estados Unidos considera una amenaza para la seguridad nacional, son encarcelados en “El Alcatraz de las Rocallosas”, como se identifica también a este reclusorio.

Entre los 375 reclusos del ADX Florence, se encuentran Dzhokhar Tsarnaev, en espera de ser ejecutado por el atentado terrorista en el maratón de Boston; Terry Nichols, cómplice del bombardeo de la ciudad de Oklahoma; Theodore Kaczynski, el Unabomber; y Robert P. Hanssen, agente del FBI que espió para Rusia.

Es una cárcel diseñada para destruir a los internos física y mentalmente. Aniquila su personalidad.

Robert Hood, ahora ex director de la prisión, en documental de CNN comentó: “aquí se encuentra lo peor de lo peor de todo el sistema carcelario de Estados Unidos”.

El edificio del reclusorio es subterráneo. Son seis pisos construidos en sótanos. Nunca se encuentra un preso con otro. Cada preso permanece aislado en su celda 23 horas al día. Durante quince minutos, el preso puede salir a un pasillo a mirar el cielo a través de una ventana en el techo.

¿Cómo paga un criminal 30 años más de cárcel, después de una cadena perpetua que, por definición, significa prisión de por vida? Sobra la respuesta. Lo que importa es el mensaje.

Brian Boczkowski, el fiscal estadounidense, al salir de la Corte en Brooklyn, expresó a los periodistas que sentía muy contento por “este día histórico”, porque con la sentencia dictada a Joaquín Guzmán, se hizo justicia para Estados Unidos y México.

El fiscal apreció como una advertencia disuasiva a todos los narcotraficantes, la condena del juez Cogan.

“Al que quiera ocupar su lugar le esperará lo mismo”, advirtió Boczkowski al hablar del Cártel de Sinaloa y de su “brutalidad ya conocida en todo el mundo”.

¿De verdad se creen lo que dicen el fiscal y el juez de Estados Unidos? Cuesta trabajo aceptar tanto candor.

Como país, en México debemos sentir vergüenza de que sea en otra nación donde se someta a juicio a criminales sanguinarios como el Chapo Guzmán, que, a tantas personas, enemigas o inocentes, asesinaron o mandaron asesinar sometiéndolas a torturas atroces, que tanto daño hacen a la sociedad entera.

El sistema de justicia mexicano no fue capaz ni para enjuiciar a los capos del crimen organizado caídos en desgracia.

Desde 1997 al menos 13 criminales mexicanos, entre ellos Héctor “El Güero” Palma Salazar, considerado uno de los narcotraficantes más violentos de México en los años 80 y 90 y que fue amigo cercano de Joaquín Guzmán.

También fue extraditado Osiel Cárdenas, otro narco violentísimo. Después extraditaron a Edgar Valdez “La Barbie” y luego el propio Chapo, Todo ellos reclamados por la justicia de aquel país a través de diversas Cortes Federales de Distrito y de Circuito de los Estados Unidos

Uno tras otro, estos criminales han sido entregados a Estados Unidos para ser juzgados por crímenes que agraviaron a ese país ¿Y qué con los crímenes brutales cometidos en México? ¿Qué con las víctimas de más de 250 mil ejecuciones cometidas, con los 40 mil desaparecidos, con los desplazados, con las mujeres violada e inmoladas, con los periodistas asesinados?

¿Quién hará justicia a nuestra colega periodista Miroslava Breach Velducea, asesinada por órdenes de los capos del grupo criminal de Los Salazar, socios del Cártel de Sinaloa? ¿Quién será castigado por el asesinato de nuestro compañero Javier Valdez, también inmolado por sicarios del mismo cártel?

El tiempo nos va ganando a todos. No vemos llegar la hora en que la 4ta Transformación del gobierno de AMLO, enfrente el problema del crimen organizado, con la estrategia que esbozo en campaña: atacando las finanzas de los cárteles y avanzando en nuevas políticas no prohibicionistas del consumo y comercialización de drogas, para arrebatar de una vez por todas ese negocio a los criminales que todo lo corrompen.

***

Olga Aragón. Periodista nacida en la ciudad de Chihuahua. Su trabajo periodístico lo ha realizado en la Ciudad de México, en el estado de Chihuahua y en Baja California. Sus trabajos han sido publicados en El Norte de Ciudad Juárez, El Heraldo de Chihuahua, El Diario de Juárez, El Diario de Chihuahua y Newsweek. Actualmente se desempeña como directora editorial del periódico digital 4Vientos.net y del programa en vivo 4V-TV producidos en Ensenada, B.C. y colabora en reportajes especiales para la revista Proceso.

Notas Relacionadas:

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, es detenida en EEUU - La Verdad Juárez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »