Opinión

Alfonso Durazo y los Intocables

Juan de Dios Olivas
Apuntes Políticos

Ciudad Juárez –La presente semana será recordada por la puesta en marcha en Sonora del Plan Nacional de Depuración de los cuerpos policiacos, para evitar la penetración del crimen organizado en dichas corporaciones, algo así como la creación, en los años 1920s, en Estados Unidos del grupo policiaco los Intocables, dirigido por Eliot Ness para atrapar a Al Capone; pero en México con un enemigo a enfrentar multiplicado por mil.

El Plan fue puesto en marcha este martes 3 de septiembre por el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo Montaño, en los municipios de Guaymas y Empalme. No fueron elegidos al azar, el funcionario es nacido y criado en tierras del Yaqui y conoce a qué se enfrenta. Pone el cascabel en los dominios del Cártel de Sinaloa que encabeza uno de sus paisanos: Ismael el Mayo Zambada, llamado también ya el capo de todos los capos y de todos los tiempos.

El objetivo de las acciones parece quedarse corto, busca evitar la penetración del crimen organizado en dichas corporaciones, pero no habla nada del sistema judicial con sus magistrados corrompidos, y claro, de los políticos que también forman parte de lo que la mafia considera “plazas conquistadas”; un término acuñado por la mafia italiana para llamar así a sus dominios territoriales no para referirse exclusivamente las ciudades, sino a quienes les brindaban protección oficial a sus negocios sucios y formaban parte de su red de corrupción.

La depuración iniciada por Durazo es en forma piloto en Sonora, pero se hará a nivel nacional por que se tienen detectados que hay 50 municipios donde las corporaciones están infiltradas por el crimen organizado, se dijo en el arranque de la estrategia.

El trabajo de inteligencia se queda corto, sobre todo en Chihuahua con 62 municipios cuyas corporaciones no están ajenas a la infiltración del narcotráfico, sobre todo en las zonas serranas y en las ciudades de Chihuahua y Juárez, donde ya comenzaron a poner las barbas a remojar. Ya el secretario del Ayuntamiento de Chihuahua, César Jauregui, en forma apresurada asegura que en su municipio no hay corruptos en la policía.

El secretario Durazo no revela los nombres de los municipios que tiene detectados con vínculos con el crimen organizado, sin embargo, dijo que actualmente tienen un mapa muy claro de la criminalidad en el país. “Trabajos de inteligencia nos permiten llegar a esa conclusión, tenemos muy claro el mapa de la criminalidad en el país, así es que estamos trabajando, no voy a citar específicamente a ningún municipio, pero sí puedo decir que es obviamente una de las prioridades, porque el trabajo de las policías municipales es un trabajo imprescindible del trabajo de la Guardia Nacional”, declaró luego de reunirse con diputados de distintos estados en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

Los estados y municipios deben mejorar sus estándares de profesionalización y capacitación en todos los sentidos, además de la condición socioeconómica y el desempeño ético, apuntó a destinatarios que ya a estas alturas, aunque no se los digan, lo saben.

Leer Más:  En el Congreso, la Ley de Herodes

Y es que, en el plan, aquellos policías que no pasen los exámenes de control de confianza serán liquidados y retirados de sus cargos. ¿Quién pagará las indemnizaciones? Nadie lo sabe, pero se hará y las bajas serán sustituidas con elementos de la Guardia Nacional.

El Gobierno de la República al hacer blanco de las estrategias a las corporaciones policiacas no se equivoca. Históricamente el combate al crimen organizado en todas sus vertientes, tiene un obstáculo: la corrupción policiaca y hasta política.

Desde los tiempos de Al Capone en los años 1920s, durante la prohibición de alcohol en Estados Unidos, el dominio de jueces, alcaldes y legisladores, le permitió al mafioso crecer en sus negocios de venta de licor, juegos de azar, prostitución y extorsión.

Sin embargo, a diferencia del México actual, la fórmula utilizada para acabar el fenómeno violento de ese negocio fue diferente.

En los archivos del Buro Federal de Investigaciones –FBI por sus siglas en inglés– está documentada toda la historia del primer capo en contra del cual se tuvo que crear una unidad incorruptible para atraparlo. Durazo quiere crear corporaciones incorruptibles para frenar la violencia que genera la guerra entre facciones del crimen organizado.

El 18 de octubre de 1931, Capone fue condenado después del un juicio y el 24 de noviembre de ese mismo año, fue sentenciado a once años en una prisión federal. Su captura y encarcelamiento por cargos de evasión de impuestos, elevó el optimismo para combatir la inseguridad.

Sin embargo, solamente hasta el 6 de diciembre de 1933 que se abolió la Ley Seca fue cuando se logró controlar el fenómeno delictivo que se generó con la prohibición de alcohol.

Guardando las proporciones, hay muchas propuestas para combatir la inseguridad actual, hay quienes proponen legalizar el negocio de las drogas hasta militarizar la seguridad que ya lo intentó Calderón y fracaso. Falta la principal que es combatir el consumo en Estados Unidos.

En alguna ocasión, cuando Richard Nixon declaró la guerra a las drogas, le exigió al presidente Gustavo Díaz Ordaz clausurar el trampolín de drogas en las que se había convertido México, el mexicano le reviró: “Somos el trampolín hacia la inmensa alberca que es Estados Unidos”.

***

Juan de Dios Olivas. Periodista en Ciudad Juárez, Chihuahua donde ha realizado su trabajo periodístico por espacio de dos décadas para El Diario de Juárez, Norte de Juárez, la Organización Editorial Mexicana (OEM) y el grupo radiofónico Nueva Era. Cuenta con estudios de historia por la UACJ, actualmente edita el portal digital Apuntes Políticos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top