Opinión

El comisario y la fórmula para pacificar Juárez

Juan de Dios Olivas
Apuntes Políticos

Ciudad Juárez – Inevitable hablar del tema de seguridad hoy. Este día es importante y coyuntural para Ciudad Juárez pues asume como secretario de Seguridad Pública municipal el comisario Raúl Ávila Ibarra, que trae en sus manos la última fórmula para pacificar esta ciudad fronteriza donde este año han sido ejecutadas más de mil personas, sin importar clase social, profesión, género y edad.

La estrategia que utilizará ya levanta comentarios y especulaciones. Aunque hablan que la Federación recurre a la vieja fórmula de pactar con los grupos delincuenciales, muy frecuente en administraciones federales y una que otro gobierno municipal panista del pasado en la frontera, no se diga del Estado en las primeras décadas en las que cobro auge el narcotráfico.

Sin embargo, Ávila podría aplicar la estrategia de limpiar de mandos y agentes corruptos a la corporación, como lo propone el mismo plan que Alfonso Durazo, hasta declarar la guerra sin cuartel a la delincuencia como lo hizo ya en su momento el teniente coronel Julián Leyzaola con buenos resultados. Negar corrupción sería quemarse las manos, el narcotráfico trabaja siempre a la sombra de la protección oficial de cualquier nivel que se deje.

Lo cierto es que la única estrategia que no se aplicará, es el llamado Plan Especial Juárez, de Javier Corral Jurado, entregado el 3 de mayo al secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonzo Durazo. Lógico, ninguna estrategia del nuevo amanecer ha funcionado para frenar la violencia en el estado y menos se completa para hacer justicia a las miles de víctimas que se acumulan, ya no digamos un memorial.

Por lo pronto Durazo, a quien se le reconoce haber propuesto a Ávila como mando de la municipal, rechazó tajantemente la oferta de Corral de comprar las instalaciones de la Ciudad Universitaria ubicadas al sur de la ciudad para instalar ahí la academia y centro de entrenamiento de la Guardia Nacional, algo que se negociaba junto con el Plan Especial Juárez.

Corral quería venderle esas instalaciones para a su vez adquirir predios en el Centro Histórico de la ciudad y cumplir su promesa de cambiar las instalaciones de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) a esa zona, pero este tema lo abordaremos en otra columna porque este día, es de Raúl Ávila, comisario bajo el nuevo modelo de Policía Estandarizado, secretario de Seguridad Pública a partir de hoy.

Ávila, apoyado o no por la Guardia Nacional, deberá frenar el baño de sangre que tuvo una disminución atribuida a Leyzaola y en parte a la estrategia Juárez que él mismo comando en un tiempo. De la Comisión Estatal de Seguridad de Óscar Aparicio Avendaño no deberá esperar mucho, tienen sólo un centenar de agentes en Ciudad Juárez y a veces menos.

El nuevo mando será ratificado por el Cabildo tras un acuerdo previo con los regidores a quienes por mero formalismo se les presentará una terna.

Ahí los ediles, representantes de la ciudad “de acuerdo con la Ley y el Código Municipal”, conocerán a Raúl Ávila Ibarra, que sustituye a Ricardo Realivázquez Domínguez, quien fue comisionado a otras actividades en el oriente de la ciudad por el presidente Armando Cabada Alvídrez.

De acuerdo con el curriculum difundido por todos los medios de comunicación, Ávila, es un policía de carrera con más de 35 años de servicio, que fue director de las Fuerzas Federales de Apoyo de la Policía Federal (PF). Conoce el estado. Aquí estuvo comisionado como jefe regional de la PF en agosto del 2018, para al combate a grupos delictivos que operan en la zona serrana.

A Ciudad Juárez la conoce a la perfección pues fue uno de los mandos responsables del Operativo Juárez, del año 2010 al 2012, donde agentes a su mando acumularon numerosas quejas. Aunque de toda la ocupación federal en la frontera hay denuncias por extorsión, secuestro, abuso policiaco, homicidio, amotinamiento y no paran los delitos que se cometieron.

Previamente, participó en operaciones con la Policía Estatal Preventiva (Única) en 2010-2012, en la administración que encabezó César Duarte y fue coordinador Estatal de la Policía en Sonora y Coahuila para después ser concentrado en México al centro de mando.

En sus últimos cargos federales, se desempeñó como titular de la Coordinación de Operaciones Especiales de la División de Fuerzas Federales en el Gobierno Federal, con Andrés Manuel López Obrador, pero con el anuncio de la Guardia Nacional y la desaparición de la Policía Federal, por corrupta, según el presidente de México, quedó fuera de la institución.

***

Juan de Dios Olivas. Periodista en Ciudad Juárez, Chihuahua donde ha realizado su trabajo periodístico por espacio de dos décadas para El Diario de Juárez, Norte de Juárez, la Organización Editorial Mexicana (OEM) y el grupo radiofónico Nueva Era. Cuenta con estudios de historia por la UACJ, actualmente edita el portal digital Apuntes Políticos.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »