Sociedad

Mare, la rapera zapoteca que rima contra el machismo y el racismo

Texto: Abril Martínez
Fotos Abril Martínez y Rubí Acosta
Raíchali

Chihuahua – Con 16 años de trayectoria musical, Mare es una mujer zapoteca y feminista que busca la reivindicación identitaria y política de las mujeres, con una propuesta musical feminista, que aborda desde sus letras las vivencias de las mujeres en diferentes ámbitos y contextos tales como la desigualdad social y la discriminación racial.

Más allá de las diferencias territoriales o contextuales que nos separan, busca la unión a través de las coincidencias y situaciones que nos unen como comunidad, para lo cual ha trabajado con diferentes proyectos, procesos y territorios.

“El feminismo para mi vino como una reivindicación identitaria, en el reconocer cuál es el cuerpo que habito, la identidad que se me establece, no nacemos sabiendo que somos hombres y mujeres, ni siquiera personas, sino que se nos va enseñando a ser, y en muchas de estas cosas no se nos da el derecho a cuestionar (…) cuando logro encontrarme con otras y verme reflejada en el discurso de otras compañeras, es donde empiezo yo también a cuestionar cuál es mi lugar en el mundo, qué es lo que yo estoy haciendo yo aquí, y eso qué significa”.

“Nuestras identidaddes…también nos determinan el lugar que ocupamos en la ciudad, en el mundo, en general, en un país racista, machista, feminicida, donde además hay una insistencia en que tu olvides quién eres en términos de tu origen, de tu raíz”

Mare pone énfasis en que el papel de las minorías en el mundo, la invisibilización de las mismas, la pérdida de identidad, el rol que juega el Estado en cuanto a racismo, machismo, así como la imposición de culturas y/o identidades forzan a olvidar las raíces, es por ello que resalta la importancia de las reivindicaciones al ser lo que motiva a luchar y a definir hacia dónde queremos encaminar nuestros proyectos de vida.

“Me reivindico como periférica porque asumo que sin estas identidades no sería yo, no tendría la experiencia de vida si hubiera nacido en otro territorio, con otro color de piel, bajo otra identidad sexual. Realmente creo que las experiencias son las que nos van determinando cuáles son nuestras reivindicaciones políticas”

La despenalización del aborto fue el tema que la llevó a involucrarse más con el feminismo, pues, a pesar de haber nacido en un núcleo familiar que le permitió desarrollarse libremente y tener acceso al conocimiento, en dónde no había tenido la necesidad de cuestionarse acerca de lo que significa ser mujer en una sociedad machista, durante una manifestación “provida” encontró que:

Leer Más:  UNAM: Del feminicidio al fallido protocolo antiacoso

“No se trataba de lo que yo era, ni de lo que yo sabía, ni de la conciencia que tenía, sino que simplemente el estado decide por ti, y creo que eso se me hizo bastante fuerte, y para mí fue necesario enfrentar este cuestionamiento porque me confrontó directamente”

Es a través de la música, que Mare encontró la manera de compartir y expresar sus cuestionamientos hacia el sistema patriarcal en el que vivimos.

A pesar de los retos a los que se ha enfrentado, entre los cuales menciona la imposición de la cultura por parte de la industria del entretenimiento, quien decide qué es consumible y qué no, así como quién es visible y quién no, agradece la fortuna y el apoyo de quienes la han acompañado y que han hecho posible que lleve ya 16 años en la música, puesto que el simple hecho de estar haciendo arte, de poder crear y de hacer algo fuera de lo que se espera de las mujeres, como maternar, es para ella una ruptura enorme con lo que históricamente se ha hecho creer al género femenino.

Finalmente, respecto a la despenalización del aborto en Oaxaca en días pasados, Mare señala que aún hay mucho camino por recorrer, puesto que no fue sino hasta después de 12 años de aprobarse el aborto legal en la Ciudad de México, que en otro estado se logró la despenalización, sin embargo, subraya también que el trabajo que las mujeres realizan al respecto, funciona.

“Sabemos que no dependemos del estado pero sí marca esta criminalización sobre nosotras, sí hay una deuda que tenemos todavía que hay que seguir observando, pero no debemos bajar la guardia, porque lo que está pasando ahí deja ver todo lo que no está pasando en todo el territorio, afortunadamente también está la prueba que trabajándole se logra»

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top