Juárez

Videovigilancia ciudadana: otra mirada contra la delincuencia

La instalación de cámaras para vigilar en los hogares es una estrategia que va en aumento; el fenómeno ocurre a la par con un incremento en el número de housejacking o robos con violencia en hogares cometidos en Ciudad Juárez, donde en lo que va del 2019 ya se superó el cúmulo del 2018, establecen datos oficiales

Martín Orquiz
La Verdad/Especial para El Diario

Ciudad Juárez– Después de sufrir el robo de su vivienda en tres ocasiones, Lorenzo Chávez decidió comprar un equipo de videograbación como una estrategia para ahuyentar a los ladrones o, al menos, saber quién se apodera de forma indebida de sus pertenencias.

“Tuve que perderle el cariño a casi dos mil 500 pesos, pero así estoy más tranquilo porque puedo ver en tiempo real lo que pasa dentro y fuera de mi casa, hasta ahora ya no me han ‘pegado’, si lo hacen sabré quien fue”, afirma el profesionista, quien vive con su esposa en un fraccionamiento del suroriente de la ciudad que vigila a través de cámaras de video conectadas a su celular.

Los dos salen a sus respectivos trabajos a las siete de la mañana y regresan casi 12 horas después, así que su hogar permanece vulnerable todas esas horas, aunque ya pueden ver si existe un riego y hablar a la Policía o regresar a su vivienda para confrontar a los delincuentes.

“Para mí sí vale la pena la inversión, ya estamos ‘al alba’ (alertas)”, dice.

Lorenzo y su esposa son parte un sector de ciudadanos que optaron por instalar un sistema de cámaras para vigilar su hogar, estrategia que va en aumento en el estado de Chihuahua, se documenta en los resultados de la encuesta del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (Cesop) de la Cámara de Diputados.

El fenómeno ocurre a la par con un incremento en el número de housejacking o robos con violencia en hogares cometidos en Ciudad Juárez, donde en lo que va del 2019 ya se superó el cúmulo del 2018, establecen datos oficiales.

Aunque la instalación de cámaras de seguridad ha aumentado en los hogares, como lo reportan proveedores de esos equipos y estudios de seguridad, aún no existe un registro oficial que permita conocer su número exacto en la localidad.

El análisis de la Cesop revela que, durante el último año, cuatro de cada 10 entrevistados tomaron diversas medidas contra la inseguridad; la más frecuente fue, precisamente, la instalación de equipo de seguridad visual en las casas. El 15 por ciento de los encuestados dijeron que adoptaron esa medida.

“De hecho, sí hay crecimiento, creo que la instalación de cámaras de video para vigilancia en las casas creció entre un 40 y 50 por ciento en el último año”, afirma Miguel Ríos, un prestador del servicio que tiene casi 20 años de experiencia en esa tarea en la ciudad.

Recuerda que esa estrategia de seguridad privada comenzó a tener auge a raíz de que comenzó “todo el relajo” de la inseguridad, a partir del 2008. Fue entonces cuando remontó la instalación de ese tipo de equipo, pero se hizo todavía más notorio desde hace siete años.

“El campo de trabajo creció, tanto en los negocios como en lo residencial”, menciona.

Vigilantes siempre activos

Si bien es una medida de prevención que da tranquilidad a sus usuarios, las videograbaciones de presuntos delincuentes al momento que cometen actos ilegales también son probanzas legales que son incluidas en las carpetas de investigación que abre el Ministerio Público.

“Se han utilizado videograbaciones como pruebas por parte del Ministerio Público, incluso hay personas sentenciadas gracias al material videográfico que se recabó y anexó a las carpetas de investigación”, dice el fiscal en la zona norte, Jorge Nava López.

Indica que este tipo de probatoria ya se usó en casos de homicidio y robos de vehículos con sentencias firmes con base en la videovigilancia.
Definitivamente, explica, los videos tienen validez jurídica: “hay una libertad probatoria dentro de nuestro Sistema de Justicia Penal, por lo que las cámaras de video particulares nos ayudan a robustecer las investigaciones”.

Un ejemplo del respaldo que otorgan los videos es el caso reciente contra policías municipales, que presuntamente robaron varios objetos de una vivienda la noche del pasado 14 de octubre en una vivienda de la colonia Manuel Valdez.

A través de una cámara de vigilancia se grabaron las escenas de la incursión de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), quienes depositan lo que supuestamente sustrajeron de ese domicilio para colocarlo en la caja de una patrulla.

“Ese es un ejemplo palpable de la importancia que tienen las cámaras de videovigilancia en este tipo de casos”, añade el fiscal. “En definitiva, una vez que se llegue a juicio, se llega a una sentencia condenatoria con base en la evidencia digital que se tenga”.

El costo de un sistema de videograbación, dice Ríos, es accesible, pero su calidad dependerá del costo y de los requerimientos del cliente, pero existen para todos los niveles económicos.

Por ejemplo, uno con cuatro cámaras tiene un valor de tres mil 500 pesos y puede llegar a los cinco mil 500, pero tienen sus limitaciones; por ejemplo, captar con claridad el rostro de los sospechosos.

Un equipo más sofisticado puede costar entre 12 y 15 mil pesos, por lo general son personas que piden más nitidez, una mayor resolución para reconocer con certeza las características físicas de los ladrones.

Pero, agrega el prestador de servicios, en la mayoría de los casos lo que más se vende es lo barato.

“A veces los clientes lo que quieren es ahorrarse dinero, pero también inhibir un poco el delito con el hecho de que se note que tienen cámaras instaladas”, añade.

Aumentan housejackings … y la videovigilancia

Lorenzo Chávez indica que siente miedo de que los ladrones entren a su hogar cuando él y su esposa estén dentro, aunque la mantienen vigilada cuando no están, también lo hacen cuando permanecen dentro de ella.
“Hemos sabido de gente a la que atacan los rateros, no se conforman con llevarse sus cosas, los golpean, los amarran y los hacen sufrir, eso nos da terror”, señala.

De enero a septiembre del presente año el número de housejackings se incrementó en un 66.6 por ciento con relación al 2018, establecen datos de la Mesa de Seguridad y Justicia (MSJ) de Ciudad Juárez, que tienen base en la estadística oficial de la Fiscalía General del Estado (FGE) en la zona norte.

Leer Más:  La guerra de los cárteles se apoderó de calles y vidas Guanajuato

El informe de la organización civil indica que durante los primeros nueve meses del año pasado se registraron 15 housejackings en la ciudad; mientras, en ese mismo lapso –pero del 2019– la cifra llegó a los 25, siendo el mes de abril el que registra mayor incidencia con siete eventos.

El número de robos con violencia en domicilio que se registra en el presente año ya es mayor a todos los de 2018, cuando se denunciaron 18 en total.

Con relación al hurto de domicilio sin violencia, la misma fuente cita que de enero a septiembre del 2018 se denunciaron 377 ante el agente del Ministerio Público, en el mismo período del presente año fueron 357 las querellas presentadas, apenas 20 menos.

Sin embargo, a través de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (Envipe) 2019, se hizo la estimación de que, a nivel nacional, la “cifra negra” o delitos sin denunciar se mantuvo el 93.2.

Esa circunstancia implica que ese porcentaje representa a los delitos cometidos en los cuales no hubo denuncia o no se inició una carpeta de investigación durante 2018.

Miguel Ríos afirma que es precisamente ese temor a ser víctimas del delito lo que orilla a las personas a instalar equipos de videograbación en un afán por protegerse y alejar a los ladrones.

“La mayoría de las personas que las instalan en las viviendas lo hacen porque trabajan y no están en su casa todo el día, se van desde las siete de la mañana y dejan las casas solas, como quiera con un equipo de seguridad se conectan al celular y están monitoreando su casa o el perímetro”, explica.

Imagen tomada de Internet

Una estrategia ciudadana

El uso de las videograbaciones para prevenir y combatir el delito llegará a ser una gran herramienta de seguridad ciudadana, afirma en fiscal Nava López.

“Así es como lo vemos, es el objetivo al que llegaremos con la implementación de esta plataforma tecnológica, tanto de gobierno como la colaborativa, que incluye a los ciudadanos y a los empresarios”, declara.

Dentro de la plataforma tecnológica que tiene el Gobierno del Estado (C4) con el Municipio de Juárez (CERI), se trata de dotar de más cámaras, por lo que se planea “sembrar” dos mil cámaras con una inversión importante en toda la ciudad.

Pero, también, el mismo proyecto incluye la vigilancia colaborativa con cámaras que están en viviendas y negocios, que serán enlazadas a la plataforma digital que se va a establecer.

El funcionario indica que no tiene idea de cuántas cámaras están instaladas en propiedades particulares, pero se trata de adherir a las más posibles para vigilar la ciudad.

Considera que todavía no hay una cultura para que se dé un sembrado de cámaras en los hogares fronterizos; sin embargo, es un mecanismo de prevención en aumento en los domicilios y una medida que ayuda a las investigaciones, una vez que se comete el delito en las inmediaciones de un lugar determinado.

“Este tema se está abordando en varios foros empresariales para poder ir creando una cultura de que tengan cámaras en el exterior de sus viviendas y negocios”, menciona.

Por el contrario, Ríos considera que la medida no es tan efectiva.

“Esta estrategia no inhibe tanto, a la persona que va a delinquir ‘le vale gorro’ que tengas cámaras, aunque le estén apuntando físicamente, aunque la estén viendo, cuando quieren hacer algo van y lo hacen aunque haya cámaras, en ocasiones hasta las cámaras se roban”, dice.

Explica que los delincuentes son listos, se ponen gorras, nunca levantan la cara y sus facciones no son captadas.

“La delincuencia tiene mucha creatividad, para lo malo son muy buenos”, sentencia.

Aun así, recomienda a quienes vayan a instalar un equipo de videograbación para vigilar que se asesoren con personas que estén bien establecidas, antes de comprar que vean sus necesidades, con base en esa información determinarán el costo de las cámaras a adquirir.

Considera que los ciudadanos deben revisar los puntos débiles de las habitaciones, así como las puertas traseras que estén más vulnerables, enfocarse en sitios donde el delincuente pueda traspasar la propiedad e instalar equipo de buena resolución.

A veces, añade, es más práctico reforzar ventanas y puertas.

Video no previene atracos

Además de instalar videovigilancia, los habitantes de la frontera norte, donde se ubica Ciudad Juárez, optan por evitar salir de noche, instalar alarmas, mantener bien cerradas sus casas, construir o adecuar sus bardas perimetrales, solicitar apoyo a la Policía, limitar sus salidas y prestar más atención cuando están en las calles, indica el análisis de la Cesop.

En el documento se explica que el tipo de encuesta fue telefónica en vivienda con el objetivo de contar con un instrumento de medición para detectar el clima de opinión pública respecto a la seguridad en los estados de la frontera norte de la República Mexicana.

El levantamiento de datos se realizó del 25 al 28 de septiembre del 2019 en Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas a 900 personas mayores de 18 años que cuentan con línea telefónica en su vivienda. Establecen el nivel de confianza de la encuesta en 95 por ciento.

Los resultados arrojaron que el 40.5 por ciento del total de la muestra manifiesta que tomó medidas contra la inseguridad pública en el último año.

Las principales estrategias fueron la instalación de equipo de seguridad en su casa (15.7 por ciento), evitar salir de noche (5.9 por ciento), dotar de alarmas a la vivienda (4.8 por ciento), mantener bien cerrada su casa (2.0 por ciento), construcción o adecuación de barda perimetral (2.0 por ciento), solicitar apoyo a la policía (1.8 por ciento), limitar salidas (1.6 por ciento), prestar más atención en la calle (1.4 por ciento), además de otras.

La investigación tiene como objetivo proporcionar información analítica y apoyo técnico a las comisiones legislativas y a los órganos de gobierno de la Cámara de Diputados, que respalden la profesionalización y optimización del trabajo legislativo con relación a estudios sociales, desarrollo regional y opinión pública, se explica.

laverdadjz@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top