Opinión

El AMLO que ha faltado

Sugiero que al Presidente le urge escuchar la crítica y no verla como un enemigo a vencer; debe cosechar de ella lo que le convenga, y para eso debe aprender a escuchar. Y debe empezar a aflojar, a aflojar. Debe entretenerse menos en las diatribas (ya ganó, ya venció): ahora, toda su energía debe ser para unir lo que se ha desunido; zurcir lo destejido para construir, con todos, la Nación que soñamos y que él ha prometido

Alejandro Páez Varela

Ciudad de México –“He escrito en el pasado que los ciudadanos que votaron por un cambio hicieron historia con Andrés Manuel López Obrador, el primer izquierdista en ser Presidente de México; también he dicho que para que López Obrador haga historia, le faltan seis años: ya veremos. Pero el falso dilema plantea que millones tomen una decisión ya, ahora mismo: ódialo o ámalo, o te caigo a palos”.

Así lo escribí el 4 de diciembre de 2018. Hace 363 días de eso. Sigo pensando lo mismo: los ciudadanos hicieron historia; falta que el Presidente haga historia. Ahora le restan cinco años.

También me parece que no puede escatimarse ninguno de los logros: el peso está fuerte, y eso no es poca cosa; el comercio fluye y somos ya el primer socio de Estados Unidos; se logró un aumento histórico en el salario y se refuerza con una inflación bajo control; no hay contratación de deuda en un país acostumbrado al derroche de las cúpulas y al endeudamiento; hay un reparto más equitativo de los beneficios del Estado por medio de programas sociales; no han subido los impuestos y no se les perdonan a los empresarios, lo cual adelanta una estrategia para beneficiar a las mayorías en un país profundamente desigual. En resumen: ¿recuerda aquella imagen difundida por la campaña de Felipe Calderón donde caían y caían ladrillos y luego se decía que nos iba a llevar el carajo, que AMLO era un peligro para México? Pues no pasó.

A la vez, urge insistir en ello, la estrategia de seguridad parece haber quedado corta frente a la emergencia. Y la economía no crece, punto. En ambos temas no debe haber eufemismos como respuesta o regateos a la crítica: la 4T queda a deber. Si crece la economía se impulsa el mercado laboral; si no se contiene la violencia se viene todo abajo. Esos son los dos grandes pendientes del Presidente López Obrador y si no lo digo yo porque no le gusta a muchos, no importa: justo esos faltantes alimentan a la oposición. Les guste o no que lo diga, de eso se alimenta la oposición.

De lo de ayer: sí hubo más gente opositora en la calle que los intentos de los últimos meses. También hubo movilizaciones en 18 estados; nada despreciable. Pero si alguien me pregunta cómo resumo lo visto ayer, lo diré en pocas palabras: las calles siguen siendo de la 4T. La oposición estará moralmente derrotada, como suele decir el Presidente, pero se alimentará de lo que deje de hacer López Obrador. Hay avances, no son suficientes. Debe apretar el paso.

“Todavía no hay crecimiento económico como deseamos”, dijo el Presidente ayer. “Pero insisto en una mejor distribución de la riqueza”.

“En otros lugares –Chile, Colombia, Bolivia y Ecuador–, los presidentes son asediados por manifestantes. Pero cuando el líder de México llegó a este pueblo de montaña un viernes reciente, la multitud lo adoró. Los campesinos caminaron por millas para saludarlo”. Así empieza un texto de The Washington Post de la semana pasada. Y tiene razón, guste o no: AMLO sigue representando la única esperanza para millones que esperaron durante generaciones a que se les haga justicia.

López Obrador tiene en estos momentos 68 por ciento de aprobación, según el consolidado de encuestas que realiza Oraculus.

Un 26 por ciento desaprueba su mandato, dice el mismo ejercicio. Reforma publicó ayer domingo su propia encuesta: coincide con la aprobación, pero dice que hay un crecimiento hasta el 31 por ciento en el descontento. Como sea, son niveles bastante altos para el Presidente en el contexto que vivimos. (Hasta Evo Morales estaba cayendo antes del golpe de Estado). Y es el mejor promedio de un Presidente hasta donde se tiene información, que es desde Ernesto Zedillo, quien empezó el sexenio con una crisis marca PRI (es decir: marca diablo) y cuya popularidad para noviembre de 1995 era de 39 por ciento contra un 53 por ciento que lo detestaba. Logró revertirlo con el tiempo (y el préstamo multimillonario de Estados Unidos) para cerrar con 67 por ciento de aceptación y 26 por ciento de rechazo.

Leer Más:  El violador eres tú

Enrique Peña Nieto fue exactamente al revés. Abrió con fuerte aceptación y en noviembre de 2012 tenía 47 por ciento de aprobación contra un 45 por ciento que lo rechazaba. En noviembre de 2007, aunque había lanzado su (inicialmente) popular guerra, Felipe Calderón tenía 64 por ciento a su favor con un 28 por ciento que lo desaprobaba. En noviembre de 2001, Vicente Fox Quesada sumaba 60 por ciento de aprobación contra un 30 por ciento que no lo quería.

Lo que sucedió con Peña fue que a partir de su primer noviembre se fue hundiendo hasta el abismo en el que se retiró. A Calderón y a Fox les subieron los inconformes mientras avanzó el sexenio, pero más o menos con aprobación mayoritaria.

Lo que explico es que a partir de este momento el camino de López Obrador es incierto. Nadie tiene comprada la aceptación per se. Esa es la experiencia a la que conduce el análisis de estas series.

Un Presidente debe generar la idea de que tiene las cosas bajo control y además, debe tenerlas bajo control. Hay una oportunidad con la economía para 2020, confío (el arranque del plan de infraestructura con la iniciativa privada, sus megaproyectos, sus programas sociales y la firma del T-MEC); también puede dar golpes con el combate a la corrupción y eso pasa por meter a prisión a los peces gordos, algo que muchos esperan de él. Esos dos caballos bien lazados pueden jalar la carreta. Pero la inseguridad me sigue pareciendo un búfalo suelto en la llanura, dando patadas, desbocado.

Y mientras, veo al domador con una flor en la mano esperando junto a un charquito; esperando a que venga a tomar agua y se coma la flor de su mano. El búfalo no come flores y su naturaleza es otra: no bajará al agua nada más porque sí.

Los ciudadanos que votaron por un cambio hicieron historia con López Obrador. Y para que López Obrador haga historia… ya veremos.

Sugiero que al Presidente le urge escuchar la crítica y no verla como un enemigo a vencer; debe cosechar de ella lo que le convenga, y para eso debe aprender a escuchar. Y debe empezar a aflojar, a aflojar. Actuar cada vez con menos pasión y con más cálculo. Él sabe hacer eso: calcular. Debe entretenerse menos en las diatribas (ya ganó, ya venció): ahora, toda su energía debe ser para unir lo que se ha desunido; zurcir lo destejido para construir, con todos, la Nación que soñamos y que él ha prometido. Debe convocar a un gran pacto social, sin conservadores y sin liberales; sin simpatizantes o adversarios: un pacto que incluya a todos. Ese es un López Obrador que ha faltado.

Le restan cinco años, y ya: quedará en manos de la Historia. El tiempo apremia. El tiempo vuela.

***

Alejandro Páez Varela. Periodista, escritor. Es autor de las novelas Corazón de Kaláshnikov (Alfaguara 2014, Planeta 2008), Música para Perros (Alfaguara 2013), El Reino de las Moscas (Alfaguara 2012) y Oriundo Laredo (Alfaguara 2017). También de los libros de relatos No Incluye Baterías (Cal y Arena 2009) y Paracaídas que no abre (2007). Escribió Presidente en Espera (Planeta 2011) y es coautor de otros libros de periodismo como La Guerra por Juárez (Planeta, 2008), Los Suspirantes 2006 (Planeta 2005) Los Suspirantes 2012 (Planeta 2011), Los Amos de México (2007), Los Intocables (2008) y Los Suspirantes 2018 (Planeta 2017). Fue subdirector editorial de El Universal, subdirector de la revista Día Siete y editor en Reforma y El Economista. Actualmente es director general de SinEmbargo.mx

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top