Actualidad

“No me importan los colores de partidos políticos”: LeBaron

La marcha antiAMLO se dividió entre los que acusan al mandatario de comunista, dictador, peligro para la nación y mentiroso, y entre quienes piden seguridad ante el asesinato, secuestro o desaparición de sus familiares. Entre los segundos está la familia LeBaron que marcharon en la misma ruta que los miembros de partidos políticos, pero aparte

Texto: Vania Pigeonutt
Fotos: Duilio Rodríguez
Pie de Página

Ciudad de México –A la puerta del Museo de Memoria y Tolerancia donde la familia LeBarón recibió abrazos de solidaridad por los asesinatos de nueve de sus integrantes, niños y mujeres, se acercó un hombre que venía del #AMLOFest, traía una gorra de Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador. Abrazó a Adrián LeBaron, padre y abuelo de cuatro de las víctimas, y le dio su sincero pésame.

–A mí me mataron a mi hermano de manera muy violenta. Este país necesita que nos unamos todos. No es cuestión de partidos, mataron a mi hermano. Vengo a decirte que hay que sumarnos todos. Los que desgraciaron este país fueron Felipe Calderón y (Vicente) Fox y (Enrique) Peña Nieto. Como ciudadano de frente te lo digo: siento este dolor que tú estás sintiendo– le dijo Gustavo Hernández.

Adrián LeBaron había pedido minutos antes unidad a la marcha. Si bien esa protesta estaba llena de militantes de partidos, dijo, lo suyo no se trataba de eso: él vino por justicia para su familia asesinada a sangre fría el pasado 4 de noviembre en Chihuahua. Abrazó a Hernández.

Personas de los contingentes ya polarizados para ese momento, en el final de la protesta convocada contra “el mal gobierno de López Obrador”, gritaban ofensas al señor Gustavo, un ingeniero civil originario de Tlalnepantla. Él intentaba explicarle a Adrián que su hermano Hugo Héctor fue asesinado en la frontera.

“¡Vividor, malandrín!”, le gritaban los otros. El hombre prefirió retirarse.

“Igual López Obrador mintió”. El señor Gustavo insistía en que mejor sin política, pero no logró acallar las voces.

Esto ocurrió al término de la protesta contra el primer año de gobierno de López Obrador, que bien se podría dividir en dos bloques: entre los que portaban playeras que aseguraban que el presidente regresó el comunismo, el socialismo, que vivimos en una dictadura, que es un peligro para la nación, y otro que pedía seguridad por encima de todas las consignas: algún familiar fue asesinado, secuestrado, desaparecido, entre ellos los LeBarón, que marcharon la misma ruta, aparte.

“Es una caja china”, dijo Adrián LeBaron, en reacción al anuncio de los detenidos por el crimen contra su familia. Aunque este lunes se reunirán con López Obrador, antes del anuncio de la Fiscalía General de la República, dijo, su familia no sabía nada. Lo publicaron en los medios antes, por allí se enteró.

Esta movilización fue convocada por el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés; la senadora Mariana Gómez del Campo, organizaciones afines al PAN y al PRI, así como grupos de derecha en México; ligados a grandes empresas. Muchos mostraron en sus cartulinas, de de paso, sus fobias: en contra de la despenalización del aborto, de los matrimonios homoparentales, de legalizar las drogas.

Cómo ser oposición

“¡A mano alzada, pedimos que se vaya!”, “¡ya basta, deja de robarte el dinero destinado para la salud de los pobres!”, gritaban en su camino del Ángel de la Independencia hacia el monumento a la Revolución, donde realizaron su mitin.

El PAN marchó juntó al PRD, como en las elecciones donde fueron derrotados por el partido de López Obrador. En un intento por conformar una oposición sustantiva a un año y medio de su derrota. Varios perredistas vinieron del Estado de México e Hidalgo.

Entre las organizaciones convocantes estuvieron Chalecos México, México Despierta, Todos con México, México Resiliencia, Concordia Nacional, México Proactivo. La gente portó ropa blanca, boinas, sombreros y gorras para protegerse del sol. Marchaban al grito de: “¡Estábamos mejor sin López Obrador!”, “¡Estábamos mejor sin López Obrador!”.

El mensaje más visible de grupos combinados entre Alejandra Morán, directora de Chalecos México, militantes del PAN, el perredista Fernando Belauzarán o Gustavo Madero, Santiago Creel y Kenia López Rabadán era: “este 2019 ha sido el año más violentos de la historia en México”.

Alejandra Morán condujo una parte del mitin en el templete del monumento a la Revolución. Mientras caminaba a un lado de una manta que decía: “Todos Somos LeBaron”, dijo a la prensa: “Necesitamos ayuda internacional, la gente se está muriendo, nos la están matando, necesitamos ayuda internacional, necesitamos que volteen a vernos de todos lados. Ya estamos igual que Siria, ya estamos igual que Irak. ¡Ya basta!”.

Leer Más:  Entregan Antiguo Aeropuerto en Chiapas para construir Estación del Tren Maya

Y pedía a la gente corear: ¡Somos mexicanos!, México exige paz, México, exige paz.

Caso LeBaron

En la marcha en la que muchos contingentes portaban cartulinas con la consigna: “Todos somos LeBaron”, también había leyendas: “López Obrador, mentiroso, corrupto”, “En este país matan a 10 mujeres por día”, “Apoyo total a nuestras Fuerzas Armadas”.

“López con el INE no, López, con el INE no”, “Sufragio efectivo, no reelección, sufragio efectivo, no reelección”, gritaba la multitud que ya había llegado a la plaza del monumento a la Revolución. La voz de la actriz Laura Zapata, abiertamente en contra del gobierno que ganó en la pasada elección, llamaba a los LeBaron al templete.

Marko Cortés no se animó a dar ningunas palabras, pero aprovechó para tomarse una selfie con la gente y el monumento a la Revolución detrás suyo.

Adrián LeBaron subió al templete con su hermano Julián, y agradeció la solidaridad.

Su hija Alejandra lloró durante su intervención. Lo cierto es que la multitud no gritaba igual que cuando decían: ¡Fuera Evo!, en referencia al ex residente de Bolivia refugiado en México. Más integrantes de su familia lo escucharon con atención portando fotografías de las nueve víctimas y flores.

En memoria de Howard, Krystal, Rhonita, Maroa, Miller, Titus y Tian, Crhristina Marie y los miembros de su familia asesinados el 4 de noviembre, Adrián dedicó unas palabras que definieron la posición de los LeBaron ante el encono e inconformidad generalizada contra López Obrador.

“Perdonen si ofendo a alguien, pero mi corazón está lleno de dolor. Mi voz tiembla de furia. Perdón por decir que a mí no me importa la economía, ni la corrupción, ni el aeropuerto, ni los colores de partidos políticos, ni las razones que este día nos vienen aventando discursos de estas dos plazas de esta ciudad capital”, dijo.

En el templete estaban varios panistas y activistas. Siguió: “Perdonen si no es mi interés mentarle la madre al presidente, ni a los fifís, ni a los chairos. Perdonen por no haber dejado de creer en todas las excusas que nos hacen diferentes unos de otros, perdonen, pero mi corazón está lleno de dolor y sólo puedo pensar en mi deseo de vivir, perdemos la vida por la más injusta de las razones, por querer vivir”.

Julián su hermano también llamó a la unidad. Esta familia le reclamó justo a un presidente panista, a Felipe Calderón Hinojosa, por el asesinato de dos de sus integrantes: Benjamín Le Baron un activista de la sierra de Chihuahua, y su cuñado Luis Widman.

Previo al encuentro con López Obrador este lunes, Julián LeBaron declaró que revisará cuidadosamente la información que le den las autoridades.

Opina que la situación que se vive en México amerita apoyo internacional.

“Necesitamos ayuda internacional. Tenemos que asumir con humildad que no estamos pudiendo. Ayuda de inteligencia, no creo que Estados Unidos sea el único que nos pueda ayudar, yo creo que hay otros países que han tenido muy buenos resultados deteniendo la violencia”, dijo.

Entre las pláticas de la manifestación, una señora le decía a un joven que estaba muy estresada. Le preocupaba que hubiese confrontación al término con los integrantes del AMLOFest. El otro la invitaba a los toros, para relajarse. No hubo confrontaciones graves, sólo ya en el Museo de Memoria y Tolerancia los grupos encontrados debatían entre: Es un honor estar contra Obrador y es un honor estar con Obrador.

La señora Leticia Martínez de Tultitlán se vino a manifestar contra el recorte de las estancias infantiles y porque en la avenida López Portillo, allá en su municipio del Estado de México, ocurren asaltos y asesinatos. También, Christian Hernández pidió justicia por su hermano asesinado en Ciudad Nezahualcóyotl.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top