En El Estado

La otras víctimas en Chihuahua: 297 extranjeros asesinados en 10 años

Fotografía: Rey R. Jauregui /La Verdad

Ciudadanos originarios de otros países enfrentan la violencia en territorio ajeno; en lo que va del 2019 entre las víctimas están 11 ciudadanos de Estados Unidos, cuatro de Honduras, uno de Guatemala, uno de Colombia, uno de Canadá y otro más de Cuba, reportan datos oficiales

Martín Orquiz
La Verdad/Especial para El Diario

Ciudad Juárez– Viengsay y Yevgeny, dos cubanos que permanecen de forma temporal en Ciudad Juárez, comentan que se sienten más inseguros desde que comenzó a oscurecer más temprano, alrededor de las cinco de la tarde, en cuanto el sol comienza a ocultarse se encierran en la casa que rentan y prefieren no salir hasta el día siguiente.

“A algunos de nosotros nos han hurtado, a otros golpeado, nos tenemos que andar con cuidado”, dice Yevgeny, quien tiene un trabajo eventual que le da para sobrevivir mientras las autoridades de Estados Unidos lo llaman para iniciar el trámite de solicitud de asilo.

Dice que le han dicho que aquí asesinan a personas, incluso a cubanos, lo que acentúa su preocupación, aunque hasta ahora no tiene conocimiento de que a alguno de sus conocidos le haya ocurrido algo “realmente malo”.

Al margen de la información que se maneja entre los migrantes asentados temporalmente aquí, datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEGI) y de la Fiscalía General del Estado (FGE) establecen que en los últimos 10 años al menos 297 extranjeros fueron asesinados en diferentes municipios de Chihuahua, incluido el de Juárez.

La cuenta en lo que va del 2019 llega a 19, entre las víctimas están 11 ciudadanos de Estados Unidos, cuatro de Honduras, uno de Guatemala, uno de Colombia, uno de Canadá y otro más de Cuba, indica información de la FGE.

Los datos reflejan que la mayoría de las víctimas son estadounidenses, lo que resulta lógico debido a la vecindad entre México y ese país, pero su condición migratoria no los excluye de la violencia, explica el criminólogo y profesor universitario, Oscar Máynez Grijalva.

“No es garantía ser extranjero para evitar ser víctima del delito”, afirma.

Agrega que en zonas de alto turismo alrededor del mundo hay sobrevigilancia porque se requieren las divisas extranjeras; por ejemplo, en Cuba, donde se ve un policía en cada esquina y se siente la seguridad.

“Si allá o aquí en México se acude a zonas que no son turísticas, entonces sí hay un riesgo muy alto”, indica.

Recuerda que al menos Estados Unidos emite alertas de viaje para sus connacionales en el territorio mexicano, a través de las cuales les prohíbe incluso traslados en puntos específicos.

La más reciente que fue emitida por autoridades de ese país, en abril anterior, ubica a Chihuahua en un nivel 3, que implica que sus ciudadanos deben reconsiderar sus viajes a ese estado por los delitos que se cometen en su territorio.

Advierte que el crimen violento y la actividad de pandillas están muy extendidos, aunque la mayoría de los homicidios parecen ser dirigidos a objetivos específicos, las batallas territoriales entre grupos criminales generan crímenes violentos en áreas frecuentadas por ciudadanos estadounidenses.

El mismo documento contiene una prohibición para que empleados consulares se trasladen a través de la colonia Anapra, ubicada en la zona norponiente de Ciudad Juárez.

La misma restricción se establece para las colonias Morelos, Villa y Zapata de la ciudad de Chihuahua.

Además, el 8 de noviembre de este año el Consulado de Estados Unidos en la localidad emitió una alerta de seguridad específicamente para sus funcionarios, a los que pidió mantenerse en alerta y les prohibió viajar a la ciudad de Chihuahua ante el recrudecimiento de la violencia.

“Debido al marcado incremento de incidentes de seguridad… al personal del gobierno de los Estados Unidos le queda prohibido viajar a la ciudad de Chihuahua hasta nuevo aviso”, dio a conocer la sede diplomática.

También les pidió prepararse para tomar vías alternas entre su casa y lugar de trabajo o lugares que visiten frecuentemente.

De forma más cercana y directa, personal del Consulado General de Estados Unidos en Ciudad Juárez interviene cuando los estadounidenses son víctimas de algún delito, incluido el homicidio.

Cuando desparece o fallece un ciudadano estadounidense en México las sedes diplomáticas de ese país trabajan de forma estrecha con las autoridades mexicanas en los tres niveles de gobierno para aclarar lo ocurrido, expresa el cónsul de Prensa y Cultura de la Diplomacia Pública en el Consulado General en Ciudad Juárez, Brian Straight.

“El Departamento de Estado de Estados Unidos tiene como su mayor prioridad la seguridad y bienestar de los ciudadanos estadounidenses que se encuentran en el exterior”, añade.

El personal diplomático provee todos los servicios consulares necesarios y siempre recomiendan que los ciudadanos estadounidenses que se encuentran en México, ya sea por motivos de viaje o que residen en Chihuahua, se familiaricen con la información que sobre seguridad se publica en la página digital sobre viajes internacionales, que puedes consultar aquí.

Estados Unidos da a conocer, a través del documento U.S. Citizen Deaths Overseas, las muertes de ciudadanos de esa nacionalidad en el extranjero.

Personal del Departamento de Estado de ese país es el encargado de recopilar y poner a disposición la información en el sitio web de la Oficina de Asuntos Consulares “con respeto a cada ciudadano de los Estados Unidos que muere en un país extranjero por una causa no natural”.

Los datos que se exhiben la fecha de fallecimiento, la localidad donde ocurrió la muerte y la causa de la muerte.

Leer Más:  Las aguas negras de ‘Kiko’ Vega en Baja California

Algunos decesos son catalogados como “indeterminados o desconocidos” debido a que, aunque fueron informados al Departamento de Estado como muertes por causas no naturales, las autoridades mexicanas no proporcionaron información adicional.

El dato más reciente de esa instancia establece que de enero a junio del presente año se reportó la muerte de 100 ciudadanos estadounidenses en México.

En lo que concierne a Chihuahua, se da a conocer el fallecimiento de 16 originarios de ese país: cuatro asesinados en Ciudad Juárez, seis en este mismo municipio en accidentes y un suicidio, uno en Nuevo Casas Grandes en accidente vehicular, dos homicidios en Manuel Benavides y otro par en Ojinaga.

Masacre LeBaron… se siente en Chihuahua

Funeral de familia Lebaron en Galeana, Chihuahua.
Fotografía: Rey R. Jauregui / La Verdad

El 4 de noviembre de este año se registró la masacre de nueve miembros de una familia con nacionalidad mexicoamericana, aunque la agresión ocurrió en las inmediaciones de una localidad de nombre La Mora, en la Sierra Madre Occidental de Sonora, el hecho impactó también a los chihuahuenses dada la relación de las víctimas con este estado.

Tres mujeres adultas y seis infantes murieron en un ataque perpetrado por hombres armados en dos puntos del camino que recorrían en el municipio de Bavispe, cercano a los límites de Chihuahua.

Los miembros de la familia LeBaron tienen posesiones en ambos estados y es común su tránsito entre ambos territorios, indicaron parientes de los fallecidos.

La cronología de los hechos que fue dada a conocer por Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana del Gobierno federal, y Joel LeBaron, pariente de las víctimas, la mañana de ese día 17 integrantes de la familia –tres mujeres adultas y 14 menores de edad– viajaban en una caravana formada por tres vehículos.

Los tripulantes de dos unidades se dirigían al municipio de Galeana y el tercero a Phoenix, Arizona, donde Rhonita Maria Miller de 30 años, esperaría en el aeropuerto la llegada de su esposo.

Durante su trayecto, indica la versión oficial, fueron interceptados en un camino de terracería, que une las comunidades de San Miguelito en Sonora y Pancho Villa en Chihuahua, por hombres armados que abrieron fuego en su contra.

En la incursión murieron las tres adultas y seis infantes, mientras que otros seis menores presentaron lesiones, el resto salió ileso.

Aparte de Rhonita murieron Howard Jacob Miller, Jr. de 12 años, Krystal Bellaine Miller de 10, Christina Marie Langford Johnson de 29, Dawna Ray Langford de 43, Trevor Harvey Langford de 11, Rogan Jay Langford de 2, así como los gemelos Titus Alvin y Tiana Gricel Miller de 8 meses.

“Es una comunidad de tradición en el estado (los LeBaron)… la comunidad de las víctimas está aquí”, declara Máynez Grijalva acerca de la cercanía que tienen los chihuahuenses con la tragedia.

Aunque los afectados tienen también la ciudadanía estadounidense, el profesionista afirma que las autoridades mexicanas “son ecuánimes porque aquí no se resuelve nada, no se discrimina y aunque sean extranjeros tampoco se investiga”.

Menciona que existen acuerdos bilaterales con Estados Unidos para tratar casos de personas con la ciudadanía de ese país, donde están presentes funcionarios del Consulado.

El apoyo consular es algo normal, de igual forma ocurre en aquel país cuando los mexicanos son víctimas de algún delito ya que tienen ese derecho.

En la agresión contra los LeBaron, agrega, hubo mujeres y niños entre las víctimas, situación que generó presión en las autoridades mexicanas, la que se incrementó al tener la creencia de que pertenecían a la comunidad mormona de Estados Unidos, que tiene un gran poder económico y político, pero sus representantes informaron que no era así y la atención al caso bajó por parte de México.

“Finalmente (las víctimas) también son mexicanas y fueron agredidas en México, es responsabilidad de los mexicanos”, concluye.

***

Entre los actos violentos ocurridos este año, ejercidos contra personas de otros países diferentes a Estados Unidos, específicamente en Ciudad Juárez, se encuentra el perpetrado la madrugada del 3 de mayo, cuando tres personas originarias de Honduras fueron asesinadas junto a un mexicano, en un domicilio del cruce de las calles Riberas de los Pinos y Riberas de Mitla en el fraccionamiento Riberas del Bravo Etapa 8.

Sólo el mexicano fue identificado oficialmente como Luis Fernando Domínguez Burela, mientras que en el caso de los extranjeros el trámite está incompleto.

Al siguiente mes Osmany Baldemira Pavón, de 40 años y proveniente de Cuba, fue asesinado con arma blanca.

Velorio organizado por los familiares de Osmani, en Velasco, Cuba, donde esperan su cuerpo (Foto: Cortesía de la familia/CubaNet)

El 18 de julio pasado la víctima y su presunto homicida, el también cubano Osvel N. R., se confrontaron y Osvel fue apuñalado en el estómago, las heridas que sufrió le causaron la muerte.

La agresión ocurrió en una vivienda de la intersección de las calles Espejo y Globo en la colonia Chaveña.

Datos del Consejo Estatal de Población (Coespo) Chihuahua, indican que, desde noviembre del 2018 cuando ocurrió una migración masiva desde Cuba y países de Centro y Sudamérica, se registró la llegada a Ciudad Juárez de alrededor de 19 mil personas.

Además, se detectó el arribo de migrantes originarios de El Congo, Angola, Camerún, Uzbekistán, Turquía, Rusia, Finlandia y Ucrania.

laverdadjz@gmail.com

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: La otras víctimas en Chihuahua: 297 extranjeros asesinados en 10 años – Integra Comunicación

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top