En El Estado

Operadores y agricultores las ocupaciones con más suicidios

Fotografía: Cortesía

En el estado de Chihuahua se registraron 280 suicidios de enero a septiembre de 2019, de los cuales 75 corresponden a hombres y mujeres que eran empleados o jornaleros; las autoridades de salud desconocen los motivos por los que la prevalencia es más alta en estos sectores de la economía

Fernando Aguilar
La Verdad

Ciudad Juárez –Al menos una de cada cuatro personas que cometieron suicidio el año pasado en el estado de Chihuahua se desempeñaban como agricultores, jornaleros, empleados y operadores, alertan datos del Instituto Chihuahuense de Salud Mental.

La estadística oficial más actualizada refiere que entre enero y septiembre se contabilizaron en los distintos municipios de Chihuahua 280 suicidios, de los cuales 75 corresponden a hombres y mujeres dedicados a dichas ocupaciones, que por lo general enfrentan dificultades económicas similares.

Por separado, la ocupación de agricultor o jornalero sumó 29 casos o el 10% del total, en tanto que la de empleado y operador (tanto hombre como mujer), otros 46 casos que equivalen al 17%.

Las autoridades desconocen los motivos por los que la prevalencia del suicidio es más alta en estos sectores de la economía, pero reconocen que existe un problema focalizado en ellos que debe atenderse en lo particular.

Luis Alberto Flores Olivares, responsable estatal de Investigación en Salud Mental y Adicciones, señala que en la actualidad, el Instituto Chihuahuense de Salud Mental realiza un estudio cualitativo para identificar los factores de riesgo que colocan en una situación de mayor vulnerabilidad a estas personas.

“Hay estudios que se han hecho en otros países en donde por ejemplo la sequía se asocia mucho al sector agricultor respecto a los intentos de suicidio”, dice el investigador. “Temperaturas extremas y temporadas de sequía están asociadas a intentos de suicidio”.

Desde la sociedad civil, otros expertos en la materia opinan que el suicidio es un fenómeno que acontece debido a una multiplicidad de factores de riesgo entre los cuales, la ocupación es precisamente uno de ellos.

Francisco Javier Ramírez Arvallos, miembro del Consejo Directivo del Colegio de Psicólogos de Ciudad Juárez, señala que las condiciones de trabajo en que se desempeñan las personas que se dedican a la agricultura y la industria maquiladora, tales como el estrés y los bajos salarios, las sitúa en una condición de desventaja.

Desde el punto de vista del psicólogo, lo anterior produce un panorama de vulnerabilidad, que se traduce en intentos de acabar con la propia vida.

“También hay que entender que muchos de estos empleos son rutinarios.

No representan un mayor reto para las personas. Eso crea estrés, eso crea desmotivación. Crea condiciones para el desánimo y la desesperanza, que son factores que de alguna manera son propulsores o están relacionados con el suicidio”, considera.

Existen pocos datos que reflejen con certeza el contexto laboral actual de las y los operadores de maquiladoras, pero la precaria situación en la que viven y trabajan algunos jornaleros hombres y mujeres en el estado de Chihuahua en el ámbito rural ha sido ampliamente documentada, incluso por fuentes oficiales.

Por ejemplo, el Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021 establece que las y los trabajadores de la agricultura son personas altamente vulnerables sujetos a abusos y exclusiones, así como a la falta de salarios competitivos, servicios de salud, educación, seguridad social y vivienda.

“Hay que prestar atención al caso de las personas jornaleras quienes, por la naturaleza de su trabajo, laboran por periodos de ocho a nueve meses”, señala el documento. “Generalmente, el ingreso de estas temporadas no es suficiente para sortear el resto del año”.

De acuerdo con el diagnóstico, quienes se dedican a la agricultura suelen tener que vivir en “refugios hechizos, a merced del clima”, ya que, advierte, sus empleadores pocas veces les proveen una vivienda adecuada en sus centros temporales de trabajo.

“Las complicaciones para las y los jornaleros son muy similares. Los lugares de trabajo se ubican en zonas rurales –generalmente alejados del poblado próximo– y los centros de salud son insuficientes. Además, los centros existentes no cuentan con capacidad suficiente para cubrir la totalidad de servicios necesario”, detalla el plan.

Las malas condiciones laborales que enfrenta este sector de la población también han quedado documentadas periodísticamente.

El año pasado, periodistas en municipios como Delicias y Chihuahua dieron voz a jornaleros y jornaleras que denunciaban presuntas situaciones de explotación y lo que denominaban “cobros indebidos”.

Mientras tanto, la tasa general de suicidios entre enero y septiembre del año pasado fue de 7.4 casos por cada 100 mil habitantes para ambos sexos, pero de 12.3 en los hombres y 2.6 en las mujeres, muestran los datos del Instituto Chihuahuense de Salud Mental.

Según el Instituto, los municipios con más casos en ese periodo fueron Chihuahua (73), Juárez (64), Cuauhtémoc (27), Hidalgo del Parral (22) y Bocoyna (11).

laverdadjz@gmail.com

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »