En El Estado

Deudas y abandono arrastra Estado en el FICH

Fotografía: Gobierno de Chihuahua

Por más de una década, el Festival fue el evento artístico más importante de la entidad; a unas semanas de lanzar la convocatoria para su edición 2020 enfrenta reclamos de deudas y el peor panorama desde su creación

Itzel Ramírez
La Verdad/Especial para El Diario

Ciudad Juárez – Con caídas en las metas de asistentes, sin dinero para su difusión y entre reclamos por deudas, el Festival Internacional Chihuahua (FICH) enfrenta el peor panorama desde su creación, a unas semanas de lanzar la convocatoria para su edición de este año.

A esas circunstancias, se suman las presuntas irregularidades que la Auditoría Superior del Estado (ASE) ha señalado a los organizadores del Festival por el manejo de recursos públicos destinados para sus espectáculos del 2017, las que se arrastran aún sin solventar.

Por más de una década, el Festival fue el evento artístico más importante de la entidad, con carteleras que incluían eventos con artistas de la talla de José Carreras, Plácido Domingo, Sarah Brightman o Tania Libertad. Este año, advierten artistas y promotores, se vislumbra como un evento abandonado y deslucido.

Impulsado en la administración de José Reyes Baeza en 2005, el FICH llegó a registrar récords de más de 100 mil asistentes solamente en los conciertos masivos desarrollados en Ciudad Juárez, como señala el archivo periodístico; 15 años después, el mismo Festival aspira a cumplir con 80 mil espectadores en todo el estado y considerando la totalidad de eventos realizados, se desprende de las metas fijadas por la Secretaría de Cultura para este año en el Presupuesto de Egresos 2020.

La cifra objetivo se estableció considerando que el año pasado fueron precisamente 80 mil espectadores los que acudieron a los eventos del Festival, se explica en el Presupuesto basado en resultados del evento que a mediados de febrero lanza las convocatorias para las actividades de este 2020.

Para Perla de la Rosa, actriz, productora y directora de teatro, una de las razones que explican la pérdida de interés del público por el festival es la política cultural del gobierno estatal: recorte de inversión y abandono del impulso de actividades artísticas.

“Al FICH le han ido recortando el presupuesto de manera radical, las tres primeras ediciones fueron espectaculares y ahora hay una gran distancia con los recortes en el presupuesto”, indica De la Rosa, artista reconocida con la medalla Víctor Hugo Rascón Banda.

En 2016 tras su llegada al gobierno, Javier Corral solicitó la creación de la Secretaría de Cultura en sustitución del Instituto Chihuahuense de Cultura; a partir de 2017, con presupuesto propio, la nueva dependencia fue la encargada de la organización del FICH, que ha sufrido recortes de más del 50 por ciento en su presupuesto, al pasar de 34.8 millones etiquetados en 2017 a 16.9 millones gastados para 2019, de acuerdo con información oficial brindada a través de diversas solicitudes de transparencia.

“No solo casi se desmanteló el FICH, sino el aspecto general de la cultura está muy abandonado. Hay un marcado desinterés en la administración presente y todo esto queda patente en cosas como el FICH”, acusa la artista.

Fotografía: Gobierno de Chihuahua

De malos manejos a deudas sin cubrir

En septiembre de 2018, la Auditoría Superior del Estado (ASE) detectó presuntos daños a la Hacienda Pública por más de 2.3 millones de pesos en la ejecución del gasto destinado al FICH 2017, dentro del rubro Gastos de orden social y cultural de la revisión de la Cuenta Pública correspondiente a ese año.

De acuerdo con el informe técnico de resultados de la Auditoría Financiera, Obra Pública y Gestión enviado al Congreso de Chihuahua, hubo pagos injustificados a nueve proveedores, entre ellos a la empresa Kasem SA de CV por la reprogramación del concierto de Ana Torroja.

Asimismo, la ASE halló otras erogaciones por concepto de renta de mobiliario, pagos de espectáculos de danza, producción de escenarios y performances que en total superaron los 2 millones de pesos, siempre sin documentación que sustentara los gastos.

A pesar de las respuestas dadas por el gobierno estatal a las observaciones, la ASE consideró no solventados los hallazgos, que presumían “irregularidades administrativas causadas por servidores públicos… incumpliendo con los principios de legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia que deben observar en el desempeño de su empleo, cargo o comisión”.

A estos señalamientos desde la instancia fiscalizadora contra los organizadores del festival se añaden las acusaciones de incumplimiento en el pago de artistas, organizadores y a prestadores de servicios.

Uno de ellos es Julián, nombre con el que pide ser identificado el integrante de un grupo de teatro que junto a sus compañeros participó en las caravanas del FICH 2019.

Hasta la fecha, el artista sigue en espera del pago del trabajo realizado en municipios de la sierra de Chihuahua, ya que, asegura, la Secretaría de Cultura únicamente ha entregado menos de la mitad del monto contratado, que en su totalidad no rebasa los 30 mil pesos.

“Cuando llamo para pedir información de lo que me adeudan si tengo suerte me pasan de un área a otra, a veces ya ni siquiera me contestan o me dejan esperando, me dicen que es problema de Hacienda, no de la Secretaría (de Cultura) y que tal vez habrá que meter la documentación de nuevo”, cuenta Julián, originario del centro del país.

Invitado a participar en algunas de las caravanas que recorrieron prácticamente todos los municipios del estado, el artista señala que hay otros creadores y promotores que también han tenido problemas para cobrar el pago por su trabajo.

“Hay a quienes como a mí, nos pagan una parte, pero a otros nada. Hasta hay quienes siguen trabajando con la Secretaría porque así les van pagando poco a poco por trabajos realizados antes, como lo de Somos Calle”, abunda, en referencia al programa realizado por la Subsecretaría de Cultura Zona Norte.

Para conocer la versión sobre la falta de pago a los artistas se buscó a personal de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura, sin embargo, al cierre de la edición no hubo respuesta.

Fotografía: Gobierno de Chihuahua

Sin difusión… y sin espectadores

El FICH también ha sido mermado en el gasto en su difusión.

Facturas, contratos y órdenes de compra de la Coordinación de Comunicación Social ilustran cómo entre 2017 y 2018, el Gobierno del Estado destinó más de 11.9 millones de pesos para la difusión en medios de comunicación de las actividades del FICH.

En contraste, durante 2019 no se destinó un solo peso al pago de la campaña de publicidad del festival, que contó con la cantante española Ana Torroja como figura principal, de acuerdo con documentos oficiales.

La consecuencia, coinciden artistas y promotores, fue la poca afluencia a los espectáculos ofrecidos este año.

“Tuvimos funciones con menos de 20 personas y casi todos eran invitados especiales, o sea que, de la gente, del público al que queríamos llegar, no había casi nadie porque ni se enteraron”, cuenta Julián.

La negativa a finiquitar los adeudos con creadores artísticos y proveedores contrasta con la contratación de personal por honorarios para la organización del FICH.

Datos de la Secretaría de Cultura obtenidos por una solicitud de información revelan que, a pesar de contar con una experiencia de más de 10 años en la realización del evento, desde 2017 hasta la fecha, el gobierno estatal ha contratado en esquema de honorarios a 38 personas exclusivamente dedicadas al FICH.

Las tareas de estos trabajadores eventuales abarcan tareas como compras, organización, atención a municipios, operativos de seguridad, logística, programación, contabilidad, producción, administración e incluso asesoría jurídica.

Fotografía: Gobierno de Chihuahua

Un festival itinerante

Por décadas, el FICH tuvo como sedes principales las ciudades de Juárez y Chihuahua, con carteleras programadas hacia el segundo semestre del año que incluían eventos masivos y presentaciones de artistas internacionales.

Aunque también se programaban conciertos en escenarios como las Barrancas del Cobre, además de las caravanas culturales en ciudades como Parral, Delicias, Nuevo Casas Grandes y Cuauhtémoc, entre otras.

Para su edición de 2019, el gobierno estatal apostó por acrecentar los actos de las caravanas y llevarlas a todos los municipios de la entidad, con la participación de 23 compañías de música, teatro, danza y espectáculos infantiles.

A diferencia de otras ediciones donde el FICH duraba un máximo de dos meses, en su más reciente edición el FICH inició con las caravanas en abril de 2019, para terminar en octubre del mismo año con un concierto sinfónico en la Zona Arqueológica de Paquimé.

La intención del gobierno de llevar la cultura a todo el estado, considera Perla de la Rosa, es un esfuerzo que debe reconocerse.

“Creo que fue un buen experimento que estuviera presente en distintos meses y que aun con el presupuesto mermado se hizo el esfuerzo de incluir a municipios que generalmente quedan al margen de esas actividades, pero al fin ese intento de FICH quedó gris”, comenta la directora teatral.

En el mismo sentido se pronuncia un expromotor y funcionario de la Secretaría de Cultura que pide mantener su nombre en el anonimato debido a que no tiene autorización de hacer declaraciones oficiales por la dependencia.

“Pasamos de ser un festival de referencia en el país porque al mismo tiempo tenías ópera del mejor nivel y a Caifanes o a Panteón Rococó a traer espectáculos de calidad media y a supuestos masivos que a nadie le llaman la atención”, argumenta el funcionario.

Desde la Secretaría, dice, se intentó “hacer más con menos”, pero el resultado fue cuestionado incluso al interior de la dependencia.

“Eso se refleja en el dinero y en las metas para este año y en una reorganización”, sentencia.

A la espera de que hacia mediados de febrero se emitan las convocatorias para artistas y promotores para participar en el FICH 2020, este año se disminuirán también, adelanta el funcionario consultado, el número de personas contratadas por honorarios para la organización del festival.

En este contexto de deudas, recortes al presupuesto y el reto de superar el abandono arrastrado, el Gobierno de Chihuahua busca consolidar este año un festival que enfrente su peor panorama desde su creación hace casi 15 años.

laverdadjz@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top
Translate »