Especiales

‘Ahoga’ sindicato a JMAS

Fotografía: JMAS

El costo total de los sindicalizados de la Junta en Ciudad Juárez es equivalente a casi el 60 por ciento del monto que el organismo ejerció en inversión pública –infraestructura de agua potable, alcantarillado, saneamiento y otras obras– durante el 2018, que ascendió a 378 millones 380 mil 325 pesos, de acuerdo con datos oficiales

Martín Orquiz
La Verdad/Especial para El Diario

Los trabajadores sindicalizados representan para la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) de Ciudad Juárez un gasto anual de al menos 223 millones de pesos.

Esa cantidad corresponde a la suma del pago de sueldos y prestaciones exclusivas para los trabajadores sindicalizados como el seguro de vida, consumo de agua, uniformes, apoyo de transporte, bonos de asistencia y puntualidad, entre otros apoyos que abultan el gasto público, se desprende del Informe Técnico de Resultados de la Cuenta Pública 2018 del organismo descentralizado del Gobierno del Estado, elaborado por la Auditoría Superior del Estado (ASE).

El costo total de los sindicalizados es equivalente al 59.13 por ciento del monto que la JMAS ejerció en inversión pública –infraestructura de agua potable, alcantarillado, saneamiento y otras obras– durante ese mismo año, que ascendió a 378 millones 380 mil 325 pesos, de acuerdo con datos oficiales.

Los datos liberados por la ASE revelan que tan solo para el pago de sueldos a sindicalizados la JMAS destinó 172 millones 886 mil 586.48 pesos.

Además, utilizó otros 50 millones 844 mil 468 pesos para cubrir el costo de otros beneficios asentados en el contrato colectivo entre el Sindicato de Empleados y Trabajadores al Servicio de Aguas y Saneamiento de Ciudad Juárez –adherido a la Confederación de Trabajadores de México (CTM)– y la JMAS, como el subsidio de hasta 40 metros cúbicos de agua para los trabajadores agremiados.

La Verdad buscó una entrevista con el director ejecutivo de la JMAS, Jorge Domínguez Cortes, así como con el secretario general del sindicato, Agustín Molina Valdez, para abordar el tema del costo de los sindicalizados, pero ninguno respondió a la solicitud.

Para René Moreno Medina, consejero del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, la carga que representan los sindicalizados para la JMAS está fuera del contexto económico actual del país.

“Provisión de uniformes, bonos de asistencia, bonos de puntualidad, apoyo a transporte, pago de agua incluso, es ridículo todo eso”, afirma Moreno Medina.

Considera que deben tomarse acciones para evitar que esa situación continúe.

“Más que acciones de legislación, habría que llamarles la atención a las autoridades de la JMAS, pedir que sea congruente con los principios del buen uso del gasto”, señala.

El personal sindicalizado reportado en la cuenta pública 2018 es de 964 trabajadores de una plantilla total de mil 251; para el año siguiente, el 2019, esa cantidad fue de 922, de un total de mil 276 empleados, de acuerdo con datos públicos de la propia JMAS.

Fotografía: JMAS

Millones se diluyen en prestaciones

De la carga financiera que representa el sindicato para la JMAS da cuenta el informe de la Cuenta Pública 2018, donde se desglosan los gastos que realizó el organismo descentralizado para cubrir los beneficios que debe proporcionar a sus empleados sindicalizados.

Entre los pagos que realizó la dependencia al personal adherido al sindicato se encuentran conceptos como el pago de agua a empleados, rubro en el que la JMAS gastó cuatro millones 145 mil 849.68 pesos, mientras que en apoyo al transporte la cifra llegó a un millón 110 mil pesos, se indica en el reporte.

En bonos de puntualidad a sindicalizados se invirtieron 10 millones 150 mil 461.30 pesos, por bono de asistencia 10 millones 159 mil 295.01 pesos y en apoyo a eventos sociales sindicalizados otros 14 millones 767 mil 734.70 pesos.

En la provisión de uniformes se invirtió un millón 161 mil 784.82 pesos de dinero público, al igual que otros siete millones 515 mil 886.80 pesos para pagar el beneficio denominado quinquenio, que reciben los trabajadores cada vez que completan ese lapso de labores en la JMAS.

Adicionalmente, el organismo descentralizado invirtió un millón 833 mil 355.43 pesos en la cobertura de seguros de vida.

Junto con los 172 millones 886 mil 586.48 pesos que se aplicaron en el pago de salarios a empleados sindicalizados, todos estos conceptos suman 223 millones 731 mil 54.22 pesos, se establece en el documento público recién liberado.

Tal cantidad es el 11.04 por ciento del presupuesto total devengado en el 2018 por el organismo descentralizado, que fue de dos mil 26 millones 946 mil 296 pesos.

Existen otros pagos para los empleados sindicalizados, que también se otorgan a trabajadores de confianza, como una gratificación anual (aguinaldo) por 48 millones 867 mil 739.12 pesos, canasta básica por 64 millones 791 mil 396.15 pesos, prima vacacional de 13 millones 171 mil 268.60.

Al consultar sobre estos gastos que se ve obligado a realizar la JMAS por su sindicalizados, Moreno Medina asegura que constituyen un exceso.

“Por ejemplo, el pago del agua, el apoyo a eventos sociales, la provisión de uniformes, para nada estoy de acuerdo, se me hace que es un abuso completamente”, añade.

El representante ciudadano considera que los trabajadores de la JMAS son favorecidos, sobre todo cuando el sueldo del 95 por ciento de los mexicanos es de 13 mil pesos mensuales.

“Creo que si hay privilegios ahí. No sé si el tema fue atendido por la Auditoría del estado”, dice Moreno Medina, quien anticipa que también revisará la actuación de la Comisión de Fiscalización del Congreso del Estado, porque se ha visto que está perdonando las cuentas públicas.

En el marco legal, continúa, habría que revisarse para establecer si ese tipo de gasto encuadra en algún tipo estipulado, como el desvío de recursos, lo que representa un gran problema para que se evadan responsabilidades penales o administrativas al realizar gastos discrecionales.

Por lo tanto, habría que revisar bien la normativa de la JMAS para atender esos excesos.

“Se ven sumamente discrecional esos apoyos, de transporte, de consumo de agua, de provisión de uniformes, los eventos sociales, los bonos de puntualidad, todo eso está ya fuera de lugar”, advierte.

Fotografía: Cortesía

Privilegios a sindicalizados

A través de una revisión hecha por La Verdad al Contrato Colectivo de Trabajo de la JMAS, vigente desde marzo de 2017, se encontró que los empleados integrados al sindicato además disfrutan de jornadas laborales de 40 horas a la semana o menos, pero reciben un pago equivalente a 56 horas de trabajo, como se contempla en la cláusula 10, así como vacaciones de 26 días desde el primer año de trabajo.

Los empleados que desempeñen funciones de choferes reciben como beneficio el pago por el trámite de la licencia de conducir, así como de las renovaciones del documento.

El organismo descentralizado está obligado además a otorgar cada seis meses recursos para becas de estudios profesionales, subprofesionales y comerciales para los trabajadores sindicalizados y sus hijos.

Otro beneficio contemplado en el documento es el pago del concepto de aguinaldo anual por un monto de 80 días de sueldo al personal que tenga más de un año de servicio en la dependencia, en caso de que tengan menos el pago es proporcional.

Dos veces al año, el organismo descentralizado otorga gastos de representación a cuatro de los integrantes del Comité Ejecutivo del sindicato para asistir a congresos convocados por la CTM fuera de la ciudad, así como proporcionar al personal administrativo uniformes de verano e invierno, con un costo de entrega de tres mil 740 pesos para las mujeres y tres mil 520 pesos para los hombres.

Cada 14 días, los empleados de la JMAS reciben tres bonos: uno integrado al tabulador en forma colectiva, otro con base en la puntualidad y uno más en la asistencia. Al año, los sindicalizados reciben además un bono de mil pesos en vales de despensa y, hasta el 2021, tendrán uno de 350 pesos cada diciembre, se especifica en la cláusula 49 del contrato.

El sindicato recibe también aportaciones de la JMAS para sus gastos operativos, así como viáticos para asistir a convenciones gremiales fuera de la ciudad.

El organismo gremial obliga además a la Junta a pagarle por la renta de un camión de su propiedad, así como cubrir su combustible y refacciones, y los viáticos para asistir a convenciones gremiales fuera de la ciudad, de acuerdo con el contrato. En el 2018, el monto de la renta ascendió a nueve mil pesos mensuales, revela la cuenta pública.

Para gastos de oficina, la instancia de gobierno debe entregar a la organización gremial –cada seis meses– la cantidad de 19 mil 800 pesos.

Los lecturistas y/o notificadores reciben 500 pesos catorcenales como ayuda para transporte, así está establecido en el acuerdo entre sindicato y la Junta.

Otorga bonos sin control
Para el rubro de asistencia la Auditoría hizo una observación relacionada con bonos entregados sin llevar un control único.

Al revisar el registro de asistencia y puntualidad, la ASE determinó que la Junta tiene una “falta de control” de su personal sindicalizado que recibe bonos por estos conceptos, por lo que determinó que el dinero se entrega sin vigilancia suficiente.

Se detectó que en el control de asistencia (reloj checador) hay entradas y salidas registradas con pluma y a mano, llenadas por personal de la Junta, lo que origina una falta de control en el proceso de la entrega de los bonos de puntualidad y asistencia por parte del departamento de Recursos Humanos, se lee en el documento.

“Recomendando el apego a lo establecido en la cláusula 48 del Contrato Colectivo de Trabajo de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento de Juárez en que establece que los … bonos deberán de estar debidamente comprobados mediante la tarjeta de asistencia del trabajador”, se aprecia en el informe.

laverdadjz@gmail.com

Contenido relacionado:

Tiene JMAS de Juárez nómina de ‘oro’

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top