Juárez

Infraestructura chatarra invade espacios públicos

Bases de concreto, postes, tubos de metal y cables eléctricos perduran en la vía pública y son un obstáculo para el libre tránsito de las personas

Texto y Fotografías: Martín Orquiz
La Verdad/ Especial para El Diario

Caminar por el cruce de las avenidas Valentín Fuentes y Simona Barba, una de las intersecciones más transitadas de la ciudad, es una de las preocupaciones de Esther, una adulta mayor que habita por el sector donde abundan los edificios educativos y religiosos.

A sus 76 años, dice, sus pasos ya no son seguros, menos cuando a su alrededor se encuentra con obstáculos, como los que existen sobre las banquetas de ese crucero.

Se refiere a antiguas bases de concreto que alguna vez sostuvieron postes de alumbrado público o de semaforización, no sabe con certeza qué servicio dieron.

“Me da más miedo cuando camino sola, cuando vengo con mis hijos o nietos no tanto porque me apoyo en ellos, pero sola si puedo tropezar”, comenta antes de continuar su camino tomada del brazo de una mujer que la acompaña.

Estructuras como las que permanecen en ese crucero, que representantes de la sociedad civil y de gobierno identifican como chatarra urbana, son numerosas en las calles de la ciudad y permanecen a la vista de todos.

Bases de concreto, postes de cemento y madera, tubos de metal y cables eléctricos o de servicios de telecomunicación perduran en la vía pública, constituyéndose en un obstáculo para el libre tránsito de las personas, pero más aún para aquellas que tienen alguna discapacidad o que son mayores.

Desde hace más de dos años, el Cabildo de Juárez exhortó a dependencias de gobierno y empresas privadas para que retiraran todo aquel inmobiliario urbano en desuso para mejorar el espacio público, pero el llamado oficial fue incumplido, denuncian los representantes civiles.

La existencia de esas estructuras sin uso y que obstaculizan el desplazamiento de las personas, explican, van en contra de reglamentos como el de Tránsito y Vialidad del Municipio de Juárez y el de Accesibilidad para Personas con Discapacidad del Estado de Chihuahua.

“Es muy evidente ver ese tipo de estructuras, es claro, frecuente y evidente, puedes ver bases de señalamientos viales como semáforos y arbotantes abandonados por toda la ciudad”, menciona Abel Chacón, activista de la organización Peatones Heroicos.

Agrega que, en ocasiones, ese inmobiliario urbano es reemplazado, instalan nuevo, pero no retiran lo viejo y se convierte en una clara obstrucción en las banquetas.

Laura Antillón, directora de la asociación civil Fundación Integra, comenta que a través de la actividad que realiza con personas que tienen discapacidad puede darse cuenta de lo difícil que es caminar por la ciudad, situación que se agrava cuando se añaden obstáculos.

“Nadie puede pasar por donde un poste está a la mitad, interrumpe nuestro libre tránsito, (la persona) se tiene que hacer a un lado y, en algunos casos, caminar sobre la calle, es lo que hace mucha gente”, comenta.

Basura urbana por donde quiera

En la sesión ordinaria 54 del Cabildo juarense, que se realizó el 16 de noviembre del 2017, el regidor independiente Ubaldo Solís presentó un punto de acuerdo para emitir un programa de regularización del entorno urbano dirigido a las empresas de telecomunicaciones y servicios municipales, que fue aprobado por unanimidad.

Se acordó que los directores generales de Obras Públicas, Servicios Públicos y Desarrollo Urbano emprendieran un programa de regularización del entorno urbano para retirar todo el cableado aéreo y mobiliario urbano en desuso.

Con la medida se busca llenar los posibles vacíos legales que permiten que el entorno e imagen urbana del Municipio generen riesgos, dificultades de accesibilidad y contaminación visual, se expuso en el planteamiento de la problemática.

Se pide también que se impongan sanciones a quien no acate lo dispuesto por el Ayuntamiento.

Desde entonces han pasado dos años y cuatro meses y el punto de acuerdo no se ha concretado.

El regidor Solís, afirma, buscará no sólo que se cumpla, sino elevar a ley la obligación para que se retire toda esa basura urbana.

“Como ciudadano, me he percatado de esta chatarra urbana que en algún momento dio servicio de urbanidad, como bases de postes y teléfonos o de la CFE (Comisión Federal de Electricidad) que fueron cortados, sin sacarlos desde el cimiento”, explica.

También, añade, hay varios tubos donde estuvieron instalados aparatos de estacionómetros, que luego fueron retirados, pero dejaron la base.
Se queja de que, cuando termina su utilidad urbana, ni las dependencias locales ni las empresas privadas quitan ese material, que termina como basura.

En el transcurso del 2018, el edil platicó con representantes de la CFE y Telmex para que planearan la remoción de esa infraestructura que ya no tiene utilidad para la ciudad.

“Quedaron en revisar un presupuesto para realizar esa tarea, pero no lo consolidaron”, cuenta.

La Verdad solicitó entrevistarse con representantes tanto de la CFE como de Telmex para hablar acerca del tema, pero no se recibió respuesta.

Bajo esas condiciones, la basura urbana sigue en las calles.

Ejemplificó que personal del departamento de Control de Tráfico de la Coordinación General de Seguridad Vial (CGSV) mueve señalamientos, pero tradicionalmente, desde administraciones anteriores, no retira los viejos por completo.

Voceros de la Dirección General de Servicios Municipales da a conocer que durante el 2019 fueron retirados de la vía pública 120 arbotantes y bases de concreto; sin embargo, estas estructuras fueron, en su mayoría, afectadas en accidentes viales ocurridos en ese mismo año o meses antes.

Solís dice que es necesario regular que cada dependencia o empresa privada que deje operar retire el equipo que ya no utilice, tal como ocurre en otras ciudades del país.

Aquí, agrega, se ve mucho material abandonado en cualquier avenida.

Aunque no cuenta con una estimación del volumen de la chatarra urbana que existe en la ciudad, considera que “es bastante” y constituye un problema mayúsculo que debe solucionarse por el bien de la ciudad.

“Esa basura impacta en seguridad, al caminar entre la infraestructura dañada se puede tropezar, hay cables flojos, sueltos de la CFE que son peligrosos, primero es la seguridad de los ciudadanos”, agrega.

Para Solís, la permanencia de esas estructuras refleja la insensibilidad de todos los involucrados en su instalación y posterior abandono.

“Nada les cuesta empezar en pequeñas cantidades en diferentes partes de la ciudad… es preocupante que a casi dos años que se hizo el exhorto no se haya cumplido”, dice. “Es incongruente que no se haga”.

Van contra la ley

Laura Antillón explica que Fundación Integra atiende a infantes, adolescentes y adultos que presentan alguna discapacidad, una de las actividades de inclusión social que realizan es salir a disfrutar el espacio público en paseos y convivencias.

Pero, a través de esas acciones, se han dado cuenta que la gente en general no puede transitar con seguridad debido a la condición que presentan las banquetas, entre otras situaciones.

La agrupación se dio a la tarea de investigar los derechos de las personas con discapacidad otorgados a través de acuerdos internacionales, suscritos por México, para incidir en la consciencia de las autoridades acerca de la accesibilidad universal, no sólo para quienes tienen alguna problemática motriz, sino para embarazadas, adultos mayores, estudiantes con mochila o madres con hijos.

“Todos los ciudadanos requerimos transitar por las calles y banquetas”, añade.

La fundación convocó a directores de dependencias municipales para presentarles el Reglamento de Accesibilidad para Personas con Discapacidad del Estado de Chihuahua, cuando se inauguró el Plan de Movilidad Urbana (PMU) en el 2013.

El documento establece que en ningún caso las obras, reparaciones y ocupación de las banquetas serán obstáculo para el libre desplazamiento de personas con discapacidad.

“Cualquier situación es perfectible, si las autoridades estuvieran conscientes de que todas las personas tienen derecho de accesibilidad, se estuvieran tomando las medidas para que este tipo de inmobiliario obsoleto, riesgoso incluso, se quitara”, explica.

Estima que no hay voluntad para que este tema ocupe un espacio de importancia dentro de las numerosas situaciones que tienen que corregirse en la ciudad.

Ni por cuestiones estéticas debería existir la basura urbana porque, pregunta: “¿a quién le gusta ver postes y cables en desuso estorbando?”

Abel Chacón, por su parte, invoca al Reglamento de Vialidad y Tránsito para el Municipio de Juárez, que obliga a las autoridades a mantener las banquetas libres.

El artículo 110 señala que las autoridades de Tránsito cuidarán que, en las vías públicas, no existan obstáculos que impidan la libre circulación de los vehículos y peatones.

“A veces no las ven así (las estructuras abandonadas) porque no están en malas condiciones, pero sí son un obstáculo para personas que tienen dificultad en su movilidad”, argumenta.

También, agrega, son evidentes los tendidos de cableados viejos colgando, algunos casi hasta la banqueta.

“Se nota un sobre aglomerado de cables, me pregunto si todos están funcionales, veo que colocan, pero no que retiran. Es parte del abandono de la infraestructura en desuso y termina afectando a los peatones, personas mayores o con discapacidad difícilmente pueden rodearlos”, explica.

Portavoces de Servicios Públicos Municipales dieron a conocer que, durante el 2019, retiraron de la ciudad alrededor de 10 mil metros lineales de cables eléctricos y de servicios de telecomunicación que estaban en malas condiciones.

Mencionaron que, hasta ahora, no se hace algún cobro a las empresas privadas a las que pertenece ese material, aunque sí se les notifica del hecho.

El integrante de Peatones Heroicos solicitó al Ayuntamiento información sobre las acciones para retirar la chatarra urbana, pero no se la han dado a conocer.

Considera que es de primordial importancia atender la problemática, toda vez que representa un riesgo para los ciudadanos, sobre todo para quienes tienen discapacidad.

“Cualquier persona tiene que bajarse de la banqueta para rodear estas estructuras en desuso, siempre son un peligro importante para todos”, señala.

[email protected]

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »