COVID-19

Renuevan su fe a puerta cerrada y con cambios en rituales santos

Misa celebrada por el obispo en el Templo Expiatorio sin gente presente. Fotografía: Diócesis de Ciudad Juárez / Cortesía

Las comunidades religiosas mantienen la celebración de Semana Santa sin personas en sus templos, con transmisiones en vivo por diferentes plataformas en internet y con la modificación de sus ritos por la pandemia del coronavirus

Rocío Gallegos
La Verdad

Ciudad Juárez – Las gruesas puertas de madera antigua permanecen cerradas en la Misión de Guadalupe. Desde adentro sale un sonido de música sacra que apenas se distingue, se oye como un murmullo. Son pasadas las seis de la tarde y el padre Eduardo Hayen Cuarón celebra la eucaristía frente a bancas vacías.

“Si bien no hubo asistencia de fieles, estuvieron en mis intenciones los parroquianos que frecuentan la catedral”, dice Hayen, párroco de la iglesia principal de la Diócesis, en un mensaje escrito que difundió luego por internet, la misma plataforma a través de la cual llevó la misa a casa de sus feligreses con transmisiones en vivo.

Todas las parroquias católicas permanecen cerradas desde el 21 de marzo por la expansión del coronavirus COVID-19. También lo están los templos de otras comunidades religiosas en la ciudad como la evangélica–pentecostal, bautista, metodista, nazarena o presbiteriana, entre otras que son tradicionalmente conocidas como cristianas–, los testigos de Jehová, los mormones y los ortodoxos.

“Ante la situación del coronavirus y ante recomendación de nuestras autoridades estamos tomando algunas medidas, queremos que sepan que nuestras reuniones serán en línea hasta próximo aviso”, anuncia el pastor Marcos Richards a su comunidad a través en video donde avisa a los fieles que su templo estará cerrado y les pide conectarse a sus servicios en vivo.

Así, a puertas cerradas y sin fieles en sus iglesias, las comunidades religiosas mantienen la celebración de Semana Santa en medio de la pandemia por el coronavirus

Para continuar con el contacto de sus seguidores y conservar la celebración de la muerte y resurrección de Jesús, las iglesias hicieron modificaciones a sus rituales y digitalizaron sus servicios.

“El coronavirus nos ha cambiado hasta la forma en que practicamos la religión”, dice Jorge Hernández Rodríguez, director de asuntos religiosos del Municipio de Juárez, donde asegura han aumentado los templos o lugares de oración operados por iglesias de diferentes credos.

La pluralidad religiosa ha crecido en los últimos años en esta comunidad fronteriza, así lo exhiben datos de Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi), donde se observa que los católicos son el 69 por ciento de la población de acuerdo con el Censo del 2010, el resto son cristianos, evangélicos y no evangélicos, e independientes. Esos datos serán actualizados con los resultados del reciente censo.

Puertas de la Misión de Guadalupe

Iglesia en casa

“Los templos están cerrados, ahora cada uno en su casa deberá llevar la tradición de esta temporada de acuerdo con su fe”, menciona Hernández.

Esto es lo que han hecho los fieles de las distintas iglesias en la ciudad, que se han adaptado a la realidad que trajo la pandemia.

En el caso de la iglesia católica, Luis Maldonado, encargado de cultura digital de la Diócesis local, dice que los sacerdotes celebran misas en sus iglesias sin gente y así lo harán durante esta celebración de Semana Santa, con algunos ajustes a las tradiciones que se buscan mantener vivas en tiempos de coronavirus.

En una circular girada el 21 de marzo, la Diócesis pidió a los sacerdotes mantener sus parroquias cerradas, celebrar eucaristía en forma privada y quien pueda transmitirlo lo haga, como una medida contra la propagación del virus.

“Vivimos momentos inéditos”, dice Maldonado, quien pide a los fieles católicos mantenerse informados por las redes sociales de la Diócesis, desde donde se les ha comunicado la forma en que puede adaptar sus rituales santos para quedarse en casa.

Ahí se les pide que, en lugar de acudir a la iglesia, este domingo de ramos coloquen un ramo de palmas en la puerta de su casa, que el jueves santo coloquen un cirio; el viernes, una cruz y el domingo de resurrección un moño blanco.

Tendremos una Semana Santa atípica, en sus casi 60 años que tiene la Diócesis nunca se había vivido una suspensión de las celebraciones de servicios de Semana Santa en los templos, menciona Maldonado.

Comenta que actualmente al menos 30 parroquias mantienen sus servicios con transmisiones en vivo, pero este domingo todas retransmitirán la eucaristía del obispo José Guadalupe Torres Campos.

Buscamos fortalecer los servicios religiosos domésticos, porque se cancelaron los servicios presenciales en las iglesias, los viacrucis y las confesiones, menciona.

Para Rubén Iglesias, vocero de la Iglesia Evangélica, el coronavirus hizo que las celebraciones religiosas volvieran a las casas donde inició la religión.

“No podemos negar lo que está aconteciendo, pero no es lo importante el edificio, donde los congreguemos, sino donde busquemos a Cristo y un tiempo especial para esto son nuestras casas…”, dice el también pastor de Comunidad de Fe.

Tenemos confianza de que esto pronto va a pasar, afirma, pero mientras eso ocurre, en casa debemos orar, ayunar, leer la biblia, reflexionar la palabra de Dios.

Indicó que los ministros religiosos han activado canales para estar cercanos con los fieles, para transmitir los servicios, recibir peticiones de oraciones por enfermos, mientras otros se han sumado a servicios de ayuda a la comunidad con atención psicológica y de tanatología.

Los religiosos aseguran que esta no es la primera vez que una pandemia se interpone en el camino de los servicios en las iglesias. La pandemia de gripe de 1918, también llamada influenza española, también golpeó a esta comunidad fronteriza.

En aquel entonces las personas encontraron otras formas de seguir su fe y tradiciones, de apoyarse mutuamente sin reunirse en un mismo edificio. Eso mismo tratan de hacer ahora a través de internet, que muchos lo tienen hasta en sus teléfonos móviles.

“Lo que podemos hacer es ayudar a las personas a mantener su espiritualidad desde casa, buscar la presencia De Dios en sus vidas y a mantenernos unidos, eso es lo importante en momentos de crisis como este”, le dice Rubén Iglesias.

Conforme aumentan los casos confirmados de coronavirus, las personas que se acercan a sus comunidades religiosas vía internet aumentan en la ciudad, así lo exhiben las reproducciones de los servicios religioso. Por ejemplo, la misa del obispo de Ciudad Juárez desde el Templo Expiatorio este viernes lleva más de ocho mil reproducciones en Facebook, aunque también se vio en Youtube y se trasmitió por radio.

Lo mismo ocurre con servicios de otras comunidades evangélicas que en sus redes sociales o canales por internet registran a miles de personas conectados para renovar su fe.

laverdadjz@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »