Crónicas de Juárez

Yo no soy de Chihuahua, Chihuahua es mío

Esta es la historia de Luis Terrazas, uno de los terratenientes más grandes que ha tenido México. Con una herencia modesta y una formación tradicional inició su camino a la fortuna, que forjó en el desierto chihuahuense, entre armas y reyertas políticas

Juan de Dios Olivas
Apuntes Políticos

En alguna ocasión al estar de viaje, cuenta la leyenda, que alguien le preguntó sobre su origen a aquel hombre de traje fino estilo americano, de barba entrecana, pero de voz imponente y pulcros modales.

—¿Es usted de Chihuahua?

—Yo no soy de Chihuahua, Chihuahua es mío.

La respuesta es tajante, llena de vanidad y emblemática, al grado de que lo habría de distinguir al paso del tiempo y al ser escuchada es ligada inmediatamente con su nombre: Luis Terrazas, uno de los terratenientes más grandes que ha tenido México.

Nacido en 1829, fue el sexto de 14 hijos que procrearon Juan Terrazas y Petra Fuentes en la ciudad de Chihuahua. En su juventud, nunca imaginó convertirse en el potentado más odiado por las fuerzas revolucionarias de Francisco Villa, pues elegiría originalmente el camino del sacerdocio, de acuerdo con el historiador Francisco R. Almada.

La vida le daría un giro inesperado a los 21 años. Cuando ya había recibido las órdenes menores del sacerdocio, muere su padre, y quedó al frente de su familia.

Luis Terrazas. Fotografía: Cortesía

Con una herencia modesta y una formación tradicional, iniciaría así el camino a la fortuna, la cual forjaría en el desierto chihuahuense, entre armas y reyertas políticas, ya sea combatiendo o exterminando a los apaches, en la ganadería, y hasta en las finanzas.

Llegaría a combatir también por la causa liberal, contra la intervención francesa y escalar al grado de general hasta llegar a ser el gobernador del estado más grande de México.

Sin “indios bárbaros”, sin conservadores y sin invasores que combatir, sus dominios crecerían, amasaría una fortuna incalculable y sus negocios se diversificarían: molinos de trigo, fábricas textiles, bancos y sobre todo, desde el poder acapararía tierras, hasta acumular un latifundio de más de 2.5 millones de hectáreas, donde se estima que pastaban entre 350 y 500 mil cabezas de ganado vacuno, caprino y equino.

Bajo su mano, llegarían a trabajar más de 10 mil personas en sus haciendas entras las que se encontraban, la del Carmen, Encinillas, San Lorenzo y San Diego.

Su oficina llegó a tener la primera línea telefónica en el estado, que lo conectaría con el mundo, al expandir sus negocios a urbes tan lejanas como Nueva York, e incluso Europa. Sin duda, su fortuna estuvo entre las más grandes del mundo.

Quinta Carolina, propiedad de Luis Terrazas
Fotografía: Cortesía
Hacienda Encinilla de Luis Terrazas
Fotografía: Cortesía

Del templo al poder

El 20 de julio de 1829, cuando México era ya un país independiente, nace en la ciudad de Chihuahua quien sería llamado Luis Terrazas Fuentes en el seno de una familia numerosa y quien se inclinaría de inicio por la carrera sacerdotal.

Sin embargo, en 1849 cuando su padre Juan Terrazas fallece, y ante la falta también del mayor de sus hijos quien había muerto, Luis se ve obligado a dejar de lado sus intenciones de ser sacerdote y se hace cargo de sus 10 hermanas y dos hermanos, así como de su madre.

Atiende la pequeña herencia que recibe, pero no sería hasta dos años después cuando el gobernador Urquidi lo nombra guarda fiscal de la Tesorería del Estado, cuando comienza su camino al poder. En esta época se casa con Carolina Cuilty Bustamante.

Con un sueldo de 300 pesos anuales, permanece 3 años en ese empleo oficial hasta que es electo regidor del Ayuntamiento de la capital para en el bienio 1854 a 1855, cargo desde el cual firma la protesta de adhesión al Plan de Ayutla que las autoridades de Chihuahua envían a Antonio López de Santa Anna.

Cuando triunfa la revolución de Ayutla y el dictador es expulsado del país, Terrazas junto con otros chihuahuenses exige se cumpla el Plan y las autoridades que apoyaron a Santa Anna sean removidas.

En los negocios, en 1856 obtiene por remate el abasto de carne para la ciudad de Chihuahua.

Tres años después iniciaría su carrera militar tras ser nombrado síndico y ser llamado por el general Ángel Trías a la jefatura política de la capital para combatir a los conservadores que serían derrotados.

Por sus méritos en campaña, el gobernador en turno, José Eligio Muñoz lo nombra presidente de la Junta de Guerra con la encomienda de adquirir nuevos elementos para combatir a los apaches y a los conservadores cuya rebelión volvía a encenderse en el país para luchar contra los liberales.

Luis Terrazas, en Presidio, Texas, huyendo de Pancho Villa a finales de 1913
Fotografía: Cortesía

Al ocurrir la segunda invasión de los conservadores al estado, Terrazas se retira de la capital a Aldama donde recluta soldados para la guardia nacional en ese pueblo y en otros con los cuales combate en Tabaloapa donde es derrotado, pero después el 27 de agosto toma la revancha de en la Labor de Dolores y recupera la ciudad de Chihuahua.

El 21 de septiembre se hace cargo del Poder Ejecutivo después de haber sido nombrado gobernador interino por el Congreso del Estado.

Una de sus primeras acciones fue expedir la Ley del 25 de enero de 1861 a través de la cual dispone la venta de todos los bienes del clero que se encuentran en el estado de Chihuahua y lo obtenido se utilice para pagar las deudas contraídas por el erario durante los tres años de la Guerra de Reforma.

En cambio, aprovechando el aislamiento del centro del país, se niega a publicar la Ley general del 5 de febrero que prohíbe a los gobernadores de los estados a meterse en el manejo de la venta de los bienes pertenecientes a la iglesia.

Lo anterior le permite expandir su poderío económico al apoderarse de los bienes que las Leyes de Reforma arrebataban a la iglesia.

De acuerdo con algunos historiadores, los bienes eclesiásticos fueron vendidos a familiares y miembros del mismo equipo político (Cuilty, Cordero, Zuloaga, y años más tarde, Creel, Sisniega, Falomir, Luján, Márquez, etcétera), o eran atesorados para fincar alguna de sus múltiples haciendas.

Terrazas como gobernador también controlaba las aduanas fronterizas sin rendir cuentas satisfactorias para el Gobierno de Benito Juárez, puesto que eran rentas federales y no estatales.

Al momento de la intervención francesa, tenía en sus manos todos los asuntos que dejaban dinero en Chihuahua, y en un principio se muestra indolente a la petición de Juárez de enviarle mil 500 soldados, argumentando que los problemas con los Estados Unidos y los apaches lo tienen demasiado entretenido como para desviar soldados para la defensa de la patria.

Ya en 1864, cuando Juárez llega a la entidad huyendo de los franceses, las relaciones entre el presidente y el gobernador están deterioradas. Terrazas es destituido y en su lugar es nombrado Jesús José Casavantes “Tata Ché”, tras ser declarada Chihuahua en estado de sitio.

Sin embargo, un año después, vuelve al poder por medio de elecciones y cambia de estrategia en sus relaciones con el presidente Juárez. Esta vez decide apoyar para derrotar a los franceses y en un manejo político sagaz, es nombrado general por el mismo Benemérito quien requería su lealtad para combatir al invasor.

Es así como colabora para expulsar del estado al invasor y que el presidente regrese a la ciudad de México donde habría de consumar la restauración de la República tras fusilar en el Cerro de las Campanas al emperador Maximiliano.

Con ello, consiguió también que el Gobierno Federal dejara en paz sus negocios lo que le permite en una sola operación realizada en 1868 comprar 186 mil hectáreas de la hacienda de Encinillas, considerada la más importante de su latifundio, adquirida en sociedad con Henry Müller, un alemán avecindado en Chihuahua.

Esa finca que era rentada desde seis años atrás por Terrazas y Müller había sido propiedad del doctor José Pablo Martínez, partidario de los conservadores y aliado de los franceses y quien fue obligado a exiliarse. La propiedad pasó en 1905 al dominio completo de Terrazas.

Palacio de Gobierno de Chihuahua
Fotografía: Cortesía

Una relación tormentosa

Terrazas apoya la última reelección de Juárez y combate a los rebeldes que apoyaban el Plan de la Noria pero es derrotado en Tabaloapa por el general porfirista Donato Guerra con quien después firma un tratado de amnistía.
Juárez muere en 1872 y en su lugar asume Sebastián Lerdo de Tejada, quien cae y asume Porfirio Díaz.

En Chihuahua, Terrazas es depuesto y asume José Eligio Muñoz, quien se encontraba exiliado del estado debido a su rivalidad con el terrateniente.

Sin embargo, el poderío económico que ya tenía impone respeto para nuevo presidente de México y vuelve a poder el cual seguiría ostentando, ya sea él como gobernador o a través de su yerno Enrique Creel.

A través de este último, se acercaría al presidente Díaz como estrategia para cuidar sus intereses.

Durante el porfiriato, Terrazas fue socio de la Casa de Moneda de Chihuahua y de numerosas empresas comerciales, industriales y bancarias entre ellas los Bancos Mineros de Chihuahua, Refaccionario y Caja de Ahorros de la República Mexicana a través de los cuales ejercía un monopolio él y sus familiares en la emisión de billetes, operaciones bancarias, refaccionarias e hipotecarias.

Durante la primera década del siglo pasado, todos los negocios principales de la entidad le pertenecían a su familia y su grupo político y aunque la revolución mexicana afecta sus negocios y se ve obligado a exiliarse para huir de Francisco Villa, regresa en 1920 al terminar el conflicto armado.

A su retorno, el poder que tenía, antes de la revolución, sigue presente y su latifundio, a diferencia de otros en el país, no es expropiado por los gobiernos revolucionarios quienes en cambio le pagan 13 millones de pesos a través de la Caja de Préstamo.

Así, con su poder económico intacto, fallece el 15 de junio de 1923 en la capital del estado de Chihuahua el cual política y económicamente le llego a pertenecer.

***

Fuentes: Francisco R. Almada, Visión Histórica de la Frontera Norte de México; Memorias, La guerra contra los Apaches, Joaquín Terrazas; Chihuahua, Textos de su Historia, Graciela Altamirano, Guadalupe Villa; Breve Historia de Chihuahua, Luis Aboites; La guerra apache en México, Filiberto Terrazas

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »