COVID-19

Comienza la cuenta regresiva para la “nueva normalidad”

Mientras la Organización Mundial de la Salud advirtió que probablemente el virus no desaparezca nunca, el gobierno federal presentó un plan para regresar a las actividades económicas y sociales: se trata de una reactivación económica escalonada y un semáforo para monitorear que no haya brotes que se salgan de control

Texto: Arturo Contreras y Daniela Pastrana
Fotos: María Ruiz
Pie de Página

Cincuenta y un días después de iniciadas las medidas de distanciamiento social para mitigar los contagios del coronavirus, el gobierno mexicano se prepara para reactivar la economía y regresar a las actividades sociales.

Pero nada volverá a ser como antes de la pandemia. Las autoridades le llaman una “nueva normalidad”, en la que el riesgo de rebrotes de contagios requerirá medidas especiales durante un tiempo indefinido.

“Mantengamos la postura de no imponer nada, que no haya medidas coercitivas, como se decidió desde el principio. La apuesta es la responsabilidad de nuestro pueblo y ha quedado de manifiesto que la gente, que el pueblo de México es un pueblo mayor de edad, es un pueblo responsable, muy consciente y participativo”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia matutina.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer, aclaró que la Jornada Nacional de Sana Distancia no termina con este anuncio, sino hasta el 31 de mayo.

Un camino gradual, ordenado y cauto

Al presentar el plan, la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colin, explicó que está diseñado alrededor de tres ideas: la gradualidad, orden y cautela.

El plan, dijo, tiene tres etapas: una que inicia el 18 de mayo y que incluye la reapertura de las actividades económicas y de esparcimiento en 269 municipios de 15 estados, que no tienen contagio y ni vecindad con contagio, por lo que el gobierno los llama “Municipios de Esperanza”.

La segunda es una etapa de preparación para el regreso. Esta etapa será del 18 al 31 de mayo y se ocupará en generar protocolos y capacitación de trabajadores y empresas, así como de espacios de reunión como museos o bibliotecas. 

La tercera etapa arrancará el 1 de junio con un sistema de semáforo por regiones. El semáforo irá mostrando la reactividad de actividades sociales, económicas y educativas.

El semáforo

Por la tarde, en la conferencia de Salud, el subsecretario Hugo López-Gatell amplió la explicación sobre el semáforo que regirá la toma de decisiones sobre los espacios y actividades que pueden ir recuperando su cotidianidad.

“¿Cuál es el mejor momento para iniciar el regreso a la nueva normalidad? No está escrito en ninguna parte, no hay un manual hecho a priori; lo estamos intentando identificar» aseguró López-Gatell. 

Explicó que aunque algunos países donde comenzó antes la transmisión del virus, como los europeos, han tenido un éxito relativo en la reapertura de actividades, hubo otros que tuvieron que regresar a las medidas de distanciamiento. 

“Esa será siempre la actitud del gobierno de México”, dijo sobre la posibilidad de reactivar las medidas de sana distancia. 

Tendremos que acostumbrarnos a esa “nueva normalidad”, insistió. ¿A qué se refiere? Después del 1 de junio, cada entidad estará clasificada en un semáforo de cuatro niveles de riesgo, según los cuales podrá ir abriendo los espacios de ocupación pública, como los de trabajo, públicos y los escolares. 

En el nivel rojo, de mayor riesgo de contagio, sólo se realizarán actividades denominadas esenciales, que incluyen a los servicios médicos, a los de gobierno y procuración de justicia, a los medios de información y a los del sector de alimentos, entre otros. Esta lista se ampliará en las siguientes semanas para incluir otro tipo de actividades, como la minería y la construcción.

En el naranja, además de las medidas de sana distancia, podrán regresar algunas otras industrias y empresas cuidando el aforo de sus centros de trabajo, el cual será reducido. Además, la apertura de los espacios públicos se limitará a algunos lugares abiertos, como parques, pero no así bibliotecas, cines, teatros o espacios religiosos. Las personas vulnerables a covid-19 deberán mantener el máximo cuidado.

En el nivel amarillo, los centros de trabajo podrán regresar casi a su normalidad y otros espacios públicos como museos y bibliotecas podrán ir reiniciando sus operaciones con ocupaciones medias. Los gimnasios son un caso especial sobre los que se dará información más adelante. Las personas vulnerables al virus deben mantener un cuidado medio. 

En el nivel verde, todos los espacios regresarán a sus actividades cotidianas y se retomarán las actividades educativas. Sin embargo, las medidas de higiene (uso de gel y lavado de manos) y distanciamiento deben mantenerse y las personas de mayor riesgo ante el virus deben mantener un cuidado de control, y aún se está evaluando los aforos aceptados en concentraciones masivas (conciertos o marchas). 

“Debemos prepararnos para convivir con el virus”: OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que, aunque es difícil predecir, la covid-19 podría convertirse en una enfermedad endémica, lo que significa que podría regresar habitualmente o en fechas fijas a los países, como ocurre con la influenza H1N1.

“Este virus puede convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y no desaparecer nunca como ocurrió con el VIH”, advirtió el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, en una conferencia virtual.

Aunque aclaró que es muy difícil predecir la manera en que evolucionará el virus, y que si se encuentra una vacuna efectiva hay una oportunidad de eliminar el coronavirus, también aclaró: “Debemos prepararnos para convivir con él”.

La OMS señaló quese mantendrán los niveles de alerta por ese nuevo coronavirus hasta que haya un control significativo, pues actualmente el riesgo de este es considerado como muy alto para su propagación nacional, regional e internacional. 

Confusiones y estrategias

Después de que se anunciara la implementación de este semáforo en la conferencia presidencial, el Diario Oficial de la Federación informó que el próximo 18 de mayo podrían iniciar operaciones industrias como la minera, la de la construcción y la automotriz; sin embargo, horas más tarde, la versión publicada fue sustituida por otra en la que no se incluían esas industrias y no se señalaba su regreso en ninguna fecha. 

El Diario Oficial de la Federación reconoció el error por medio de sus redes sociales, en las que publicó un mensaje. 

Aún no se sabe cuándo podrían regresar estas industrias. Según señaló el subsecretario López-Gatell, ninguna industria retomará sus actividades a plenitud después del 1 de julio. “No hay una receta. Todos los países estamos tratando de encontrar las mejores formas de regresar a las actividades”, dijo. 

Por lo pronto, el gobierno federal reforzó su estrategia de comunicación y amplió el horario de conferencias oficiales diarias: ahora, además de la conferencia presidencial a las siete de la mañana;  de salud, a las siete de la noche, y de economía, a las seis de la tarde, se agrega una conferencia diaria del gabinete social a las cinco de la tarde. 

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Pie de Página que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »