COVID-19

Al alza otras enfermedades que aumentan riesgo de muerte por COVID-19

Fotografía: Cottonbro / Cortesía

Diabetes, hipertensión arterial y obesidad son las comorbilidades con mayores porcentajes en los casos de fallecimientos por COVID-19 registrados en Chihuahua, también son los padecimientos que más nuevos casos registran en los últimos tres años en el estado

Fernando Aguilar/La Verdad

El día en que comenzó a sospechar que algo estaba mal, Isaura estaba a punto de terminar su jornada laboral. Iban a ser las 2 de la tarde. Casi cumplía ocho horas de pie, cobrando uno tras otro los productos que los clientes compraban en el concurrido supermercado donde trabajaba.

Acostumbrada a esa rutina que se repetía de viernes a miércoles desde las 6 de la mañana, de pronto se sintió mareada, notó que temblaba y se dio cuenta de que las ‘chispas de colores’ que percibía en el campo de visión le impedían observar la pantalla de la computadora de cobro.

“Cuando llegué a mi casa, me acosté porque la cabeza me daba vueltas”, recuerda la mujer de 48 años. “Pensé que era por no haber comido y me comí una rebanada de pastel con una coca. Me paré a vomitar al baño y me desmayé. No supe cuánto duré así”.

Algunos días después, por recomendación de su hija, Isaura se compró un medidor de glucosa y, para su sorpresa, los niveles de esta sustancia en su sangre estaban muy altos, lo que la llevó a practicarse un análisis de laboratorio que le confirmó lo que ya sospechaba.

Desde ese agosto de 2017, ella sabe que, aparte de mantener a raya la hipertensión arterial diagnosticada hace 24 años, debe seguir estrictos cuidados de salud para vigilar la diabetes mellitus tipo II.

La experiencia de esta mujer no es muy distinta de la que viven otras personas en Chihuahua, donde, reconocidas entre las principales causas de muerte en México, enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial y la obesidad parecen extenderse sin control.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE), un organismo de la Secretaría de Salud del Gobierno de México, desde 2016, estas afecciones crónico-degenerativas han experimentado una sostenida escalada de nuevos casos notificados en las distintas localidades del estado.

COVID-19, diabetes, hipertensión y obesidad

La obesidad, por ejemplo, fue detectada en 18 mil 152 personas a lo largo de 2016, pero para el año pasado la cifra era superior en un 76 por ciento, al ascender a 32 mil 027 los nuevos casos notificados.

Las detecciones de hipertensión arterial experimentaron un patrón igualmente ascendente en los últimos tres años, cuando registraron un alza de 32 por ciento en el número de casos.

Las cifras exhiben que este padecimiento pasó de 21 mil 741 casos notificados en 2016 a 21 mil 645 en 2017, a 22 mil 657 en 2018 y a 28 mil 570 en 2019.

Los datos de la DGE muestran que la diabetes mellitus tipo II –la variante más común y que además está fuertemente asociada con la obesidad– también fue detectada en 3 mil 622 personas en los últimos tres años, al pasa de 13 mil 629 casos en 2016 a 17 mil 251 al cierre del año pasado.

A la luz de la actual epidemia de COVID-19, estas enfermedades cobran importancia debido a que aumentan el riesgo de sufrir complicaciones graves que pueden llevar a la muerte, como consta en las estadísticas de mortalidad por esta afección que todos los días genera la Secretaría de Salud de Chihuahua.

De acuerdo con el reporte presentado este 16 de mayo, la hipertensión, la diabetes y la obesidad son las tres comorbilidades que presentan los mayores porcentajes en fallecimientos de personas por COVID-19.

Reporte de la Secretaría de Salud de Chihuahua presentado el 16 de mayo.
Fuente: Plataforma Sisver

En su informe, Salud estatal reveló que el 33 por ciento de las 200 personas que han muerto por coronavirus en el estado de Chihuahua presentaba comorbilidad con hipertensión, el 27 por ciento con diabetes y otro 16 por ciento con obesidad. El esto eran otros padecimientos como asma, enfermedad cardiaca e insuficiencia renal, entre otras.

Gregorio Peña Rodríguez, presidente del Colegio de Médicos Familiares de Ciudad Juárez, está convencido de que las enfermedades crónico-degenerativas ponen en una mayor vulnerabilidad a la población mexicana en este contexto.

“México es un país que muere por diabetes y por enfermedades cardiovasculares, muchas de las cuales están asociadas a la mala alimentación y a la obesidad”, dice el especialista. “Somos un país vulnerable a la epidemia, por todas estas comorbilidades que tenemos”.

Malos hábitos alimenticios, el otro riesgo

Desde el punto de vista del médico, quien cita datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018, el hecho de que más del 80 por ciento de la población consuma refrescos altamente azucarados y entre el 35.4 y el 64.6 por ciento botanas poco saludables habla de los malos hábitos alimenticios que prevalecen en el país.

“Se ha propuesto etiquetar productos, pero esto no es suficiente porque afuera de las escuelas no hay un control adecuado. Falta mucha información para la gente sobre cuántas calorías puede tener un producto. Se debe evitar la venta de productos chatarra en las escuelas”, señala el representante del Colegio.

Para Olivia Piña Rico, ex presidenta de la Federación Nacional de Diabetes en Ciudad Juárez y actual activista, las políticas públicas encaminadas a combatir estas enfermedades han sido insuficientes.

Desde su perspectiva, esto tiene que ver con una multiplicidad de factores entre los que se encuentran la alta disponibilidad de productos chatarra y las duras condiciones económicas que, señala, enfrentan muchas familias en el país las cuales les impiden adquirir alimentos saludables.

Sin embargo, la labor de concienciación debe ser todavía mucho más profunda, señala la activista.

“Los mensajes, las canciones, los promocionales a los que nos hemos acostumbrado son magníficos, pero no son suficientes”, advierte. “Se necesita concientización, educación, apoyo en las escuelas, en las cooperativas. Son cuestiones económicas y de costumbres. Es un esfuerzo multidisciplinario y eso es lo más difícil”.

La situación de la diabetes en particular ha llegado a un punto de tal gravedad que, en 2016, la Secretaría de Salud federal emitió una declaratoria de emergencia epidemiológica para todo el territorio nacional “ante la magnitud y trascendencia de los casos de diabetes mellitus”.

Además, un reporte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señaló en enero pasado que uno de cada tres adultos en México padece obesidad, enfermedad que, según esta institución, le resta 4 años a la esperanza de vida de las y los mexicanos.

“Con la presión (hipertensión arterial) ya sé vivir. Son muchos años y ya me acostumbré. Pero el azúcar (la diabetes) es algo muy difícil. Antes no se me antojaba nada dulce y ahora todo quiero. Aparte, todo tiene dulce. Es una experiencia muy dura, de mucho cuidado porque cualquier cosa puede ponerte mal”, señala Isaura.

laverdadjz@gmail.com

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »