El Paso

Con la fuerza del corazón, los paseños reaccionaron al odio que marcó su comunidad

Una niña se encuentra en un improvisado monumento a las afueras de Walmart en El Paso, días después del tiroteo masivo del 3 de agosto de 2019. (Angela Kocherga / El Paso Matters

La resiliencia de los habitantes de El Paso se probó una vez más tras el tiroteo del 3 de agosto del 2019

Angela Kocherga / El Paso Matters

El Paso, Texas –William Englisbee encarna la fortaleza silenciosa de la ciudad que él llama hogar.

“Todos los días son una lucha”, dijo Englisbee en el cementerio Evergreen Cemetery East, donde estaba homenajeando a su madre Angelina María Silva de Englisbee. Ella estuvo entre las 23 personas asesinadas a tiros en un Walmart de El Paso hace un año. Tenía 86 años.

Visita la tumba de su madre varias veces a la semana. Es un hombre de pocas palabras, pero los ojos de Englisbee reflejan su profunda tristeza. El padre de cuatro hijos confía en su fe y su familia para hacer frente a una pérdida profunda. “Eso me lleva a sobrellevar todo”, dijo.

William Englisbee sostiene una foto de su madre de 86 años, Angelina Maria Silva de Englisbee, en el cementerio Evergreen en East El Paso.  Fue una de las 23 víctimas asesinadas el 3 de agosto de 2019, durante un tiroteo masivo dentro de un Walmart.  Foto: Angela Kocherga / El Paso Matters

Ha tenido que lidiar con algo más que la trágica muerte de su madre el año pasado. Es gerente encargado de reabrir varios restaurantes en El Paso y en otras partes de Texas y a principios de julio dio positivo por COVID-19.

“Sí, estaba enfermo. Estuve enfermo por alrededor de una semana. Muchos de los síntomas son parecidos a la gripe, cosas así”, dijo.

Después de tomarse un tiempo libre, se recuperó y no se puede quejar.

El ciclo de crisis de El Paso

La resiliencia de los habitantes de El Paso se ha probado una y otra vez en los últimos años. El tiroteo masivo del 3 de agosto, el ataque más grande contra los latinos en la historia moderna de Estados Unidos, se registró entre la crisis humanitaria desatada por decenas de miles de familias migrantes que llegaron a la frontera en busca de asilo, los riesgos para la salud de la pandemia COVID-19 y la recesión económica.

“Me pongo bastante aguerrido lidiando con eso”, dijo el alcalde Dee Margo.

Dee Margo,
alcalde de El Paso

El alcalde mira la larga historia de la ciudad fronteriza en busca de inspiración para que El Paso pueda soportar una serie de eventos traumáticos potencialmente devastadores.

“Sabes, hemos estado aquí por más de 350 años. Hemos estado aquí 100 años antes de que se fundara Estados Unidos. Y hemos visto revoluciones y guerras. Y lo hemos sobrevivido todo. Y creo que tenemos una incrustación única en nuestro ADN que es parte de la cultura multigeneracional que tenemos aquí, que nos permite sobrevivir y no ser vengativos y ser capaces de avanzar. Eso es todo lo que puedo abrazar”, dijo.

El tiroteo masivo fue un crimen de odio. El pistolero acusado le dijo a la policía, mientras estaba bajo custodia, que vino “a matar mexicanos”. Minutos antes del ataque, supuestamente también publicó una diatriba en línea diciendo que quería “detener la invasión hispana de Texas”.

Una comunidad acogedora

Los habitantes de El Paso dicen que saben que fueron atacados por quiénes son y dónde viven: la frontera. Quienes son y dónde viven también es una fuente de fortaleza.

Rubén García, director de Annunciation House
(Foto: Robert Moore/El Paso Matters

 “Pienso en literalmente decenas y decenas de miles de refugiados, inmigrantes que llegan a la zona fronteriza de Juárez y El Paso y miles de personas se ofrecieron como voluntarios. Y eso realmente es parte integrante del carácter de cómo es esta comunidad”, dijo Rubén García, director ejecutivo de Annunciation House, una organización sin fines de lucro que brinda albergue temporal y atención a migrantes y refugiados.

Los habitantes de El Paso respondieron a la crisis humanitaria ofreciéndose como voluntarios para proporcionar comidas y ofreciendo sus iglesias como refugios temporales. El ataque lleno de odio del 3 de agosto creó una angustia inimaginable. Pero García dijo que el sospechoso de 22 años del área de Dallas no pudo romper el espíritu de El Paso.

“Este joven trató de apagar eso y creo que la respuesta de El Paso fue que eso no va a suceder. Eso no es lo que somos. Somos un pueblo que volverá. Somos, la palabra que usas, somos resilientes”.

Celeste Nevárez ve la resiliencia de El Paso a diario. Es consejera de salud mental y jefa de servicios clínicos en Emergence Health Network.

“Como región, como área, hemos sido realmente presionados para probar nuestros límites, lo que podemos tomar emocionalmente, financieramente, físicamente, nuestra salud”, dijo Nevarez.

El impacto se ha sentido individual y colectivamente en ambos lados de la frontera. 

“Como comunidad, el hecho de que hemos resistido el paso del tiempo con todos estos traumas individuales importantes y ahora se han agravado en el espacio en el que estamos actualmente, y aun así seguimos cuidando a nuestros vecinos, nosotros seguimos comprobándonos unos a otros, seguimos amándonos y buscando un futuro mejor, solo habla de quiénes somos como región”, dijo Nevárez.

Un modelo para la nación

Esa es una lección para el resto del país, dijo la congresista Verónica Escobar, representante de El Paso.

Verónica Escobar

“Nos protegemos unos a otros. Y eso es lo que somos, no solo debe ser de El Paso, sino que así debería ser Estados Unidos. Como país, hemos vivido una agitación increíble desde ese día. Más tiroteos, a través de la brutalidad de la muerte de George Floyd y otros. Realmente estamos enfrentando un ajuste de cuentas como país”, dijo.

Cuando El Paso marca el primer aniversario del ataque, Englisbee se enfoca en honrar la memoria de su madre y el orgulloso legado de su familia.

“Su padre en la Segunda Guerra Mundial luchó en Filipinas. Ella tenía tres hermanos que estaban en el ejército. Mi abuelo, su padre Marcelino Silva, nació en Lamy, Nuevo México, antes de que Nuevo México se convirtiera en estado en 1912”, dijo Englisbee.

En medio de la angustia, las dificultades económicas actuales y la crisis de salud, también recuerda la respuesta de los habitantes de El Paso después del ataque.

“Eso fue increíble durante el tiempo en que sucedió todo eso. Estaba asombrado. El Paso se unió”.

****

Este contenido es publicado por La Verdad con autorización de El Paso Matters. Ver original aquí. Prohibida su reproducción.

Notas Relacionadas:

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: ‘ESTE DOLOR NO SE ACABA’, A UN AÑO DE LA MASACRE EN EL PASO – mexicowebcast

  2. Pingback: ‘Este dolor no se acaba’, a un año de la masacre en El Paso - La Verdad Juárez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »