Sociedad

Después de la rabia y la pandemia, ¿hacia dónde va el movimiento de mujeres?

Se cumplió un año de la emblemática protesta del glitter y decenas de mujeres decidieron salir del encierro de los últimos meses para recordarlo. ¿Qué sigue? Seis activistas, estudiantes y periodistas que han estado activas en el movimiento feminista nos comparten sus reflexiones

Texto y fotos: María Ruiz / Pie de Página

Era agosto del 2019 y dos denuncias de abuso sexual policíaco en la capital del país encendieron la rabia. Muchas mujeres salieron a las calles, le lanzaron diamantina rosa al exjefe de la policía, Jesús Horta — hoy tiene una orden de aprehensión por el delito de desvío de recursos y compras irregulares—, incendiaron una estación de policía y una estación del Metrobús, pintaron el monumento emblemático de la Ciudad de México: La Victoria Alada de la Independencia.

El feminismo y las violencias machistas se volvieron presentes en las discusiones públicas; el movimiento creció sin freno hasta la protesta histórica del 8 y 9 de marzo de 2020. Primero llenaron las calles y luego las vaciaron.

Después, la pandemia de covid-19, que ha dejado más de 770 mil personas fallescidas y una crisis económica sin precedente en los últimos cien años, nos obligó a quedarnos en casa.

Pero el movimiento no desapareció. Siete mujeres que, desde distintos frentes, participan en el movimiento feminista, nos compartieron sus reflexiones en torno a estas preguntas:

¿Qué cambios ha tenido meses el movimiento feminista? ¿Hacia dónde van los feminismos mexicanos? ¿Cuáles han sido los aprendizajes que ha dejado el movimiento y cuáles son las fallas que tiene que corregir?

¿Cómo impacta la pandemia? ¿Qué sigue debiéndole el Estado a las mujeres? ¿Qué momento de las protestas te movió las entrañas?

Manifestante sostiene un cartel con el cual busca dimensionar la gravedad del problema al que se enfrentan las mujeres en México: la violencia feminicida contra ellas. / Foto: María Ruiz

La cuarta ola feminista 

Ver la furia de las anarcofeministas el 8M asombró a Laura Castellanos. Siguió a un grupo de ellas durante esta protesta histórica y escuchó a su lado como las mujeres corearon “¡Fuimos todas!” mientras realizaban destrozos en la calle de Madero:

“En el último año hemos visto el surgimiento de la cuarta ola feminista en México y su principal detonante han sido las violencias machistas: los feminicidios, las desapariciones contra niñas y mujeres, la negación al derecho al aborto libre y seguro. De agosto de 2019 a marzo de 2020 en el país vivimos la espiral más combativa de las luchas de las mujeres en la historia mexicana, principalmente a través de protestas en los espacios públicos y en planteles escolares, así como la toma de estos contra el acoso escolar. Su clímax fue la marcha del 8 de marzo de 2020, siendo la más multitudinaria en la historia del país, y el paro de labores del 9 de marzo, de carácter inédito. Desafortunadamente luego vino la pandemia y, con ello, menguó la potencia de esa espiral combativa” cuenta la periodista.

Laura Castellanos, pionera en el periodismo con perspectiva de género, observa que la pandemia puso al movimiento en una encrucijada: “Por un lado, mermó su fuerza e inmovilizó las protestas, por el otro, aumentó las violencias machistas contra las mujeres por razones de confinamiento” menciona. A pesar de esto estos meses ha observado sororidad:

“Claro que ha habido respuestas sororas desde el amplio movimiento de mujeres más la tormenta aún no termina. Pero la respuesta multitudinaria que recién tuvo la manifestación en la Glorieta Insurgentes, me hace avizorar que resurgirá la combatividad antes expresada”.

Diversas colectivas marcharon encapuchadas de la Victoria Alada a la Antimonumenta, frente al Palacio de Bellas Artes. / Foto: María Ruiz

Este domingo, un grupo de mujeres jóvenes marcharon de la Victoria Alada a la Antimonumenta, en conmemoración de las marchas de agosto del 2019. En la Glorieta de Insurgentes intervinieron una estatua con acción directa y cantaron al unísono Canción sin miedo de Vivir Quintanar, melodía que se ha vuelto casi un himno del movimiento. Para Castellanos fue un síntoma de que, a pesar de la pandemia, la combatividad de las marchas anteriores resurgirá.

Castellanos ve en el futuro de los feminismos de la cuarta ola “un proceso expansivo y de radicalización, con una mayor presencia indígena y afrodescendiente”. Y mira en la organización un potencializador:

“Los feminismos han mostrado una potencia histórica y asombrosa en el último año. Me sorprendente la multiplicidad de expresiones, posicionamientos, orígenes, y lugares del país donde ha brotado. Uno de sus desafíos es pasar de la protesta a la organización. Otro es trascender sus diferencias, grillas, y las pugnas en las redes sociales, para fortalecer la lucha por las causas comunes. Y no olvidar, como dice Laura Rita Segato, que el enemigo común es el orden patriarcal”

Durante la protesta de este domingo 16 de agosto del 2020 pegaron rostros de hombres denunciados por violencia sexual en los distintos puntos de su recorrido. / Foto: María Ruiz

Las redes que tejieron

«Los momentos que más me han pegado (de las protestas feministas) los viví en Neza. Cuanto pusieron la Antimonumenta, lo pienso como un acto de cuidado y amor: estábamos esperando y las familias reunieron fruta y agua y nos las empezaron a repartir. En el 8M las mamás que buscan a sus desaparecidas empezaron con rituales y rezos; como mostrarla búsqueda de justicia desde el amor y los cuidados; cuando se reúnen a bordar al rededor de la Antimonumenta, que esos dolores nos pegan, poder expresar eso en algo que ha sido históricamente hecho solo para mujeres y se ha politizado. Son actos muy específicos que no tienen que ver con la intervención del espacio, las acciones intimas son las que más me han impactado» cuenta una integrante del colectivo de Mujeres Organizadas de la Facultad de Filosofía y Letras ( MOFFyL)

Las Mujeres Organizadas mantuvieron un paro separatista, junto a otras facultades de su universidad, durante varios meses del 2019, hasta que se declaró la emergencia en México por el nuevo Coronavirus. Su red de paros, son únicos en la historia.

«Tuvimos mucho apoyo por parte de muchas mujeres porque tuvieron el antecedente de la protesta de hace un año. Esa fuerza que se vio en esa ocasión pudo hacer que conectaramos con otras mujeres» cuenta una de las paristas de la MOFFyL.

Cuenta que dejar el paro es un luto al que se enfrentaron durante esta pandemia pero encontraron las formas de seguir la lucha a la distancia:

«Me parece muy importante que en estos meses, que hemos estado alejadas físicamente, aún así contamos con esas redes que hicimos, ¿cómo hacer que esas redes no desaparezcan? Nosotras salimos de un proceso muy fuerte, nos costó mucho trabajo volver a retomar nuestras vidas fuera de la toma. Con la pandemia el movimiento relacionó la violencia de género con otros temas, como con la precariedad. Las redes nos han ayudado a empezar a ver a esos lados.  ( La covid19) nos ha dado mucho a reflexionar sobre lo personal es político. Quieres hacer muchas cosas para poder salvar al mundo pero apenas puedas salvarte a ti misma»

Cuenta que aunque parece que no están tan activas sí lo han estado. Siguen en contacto con otros planteles, tienen diálogos y aunque no son espacios públicos son espacios para pensarse y pensar en conjunto.

El separatismo en las protestas desencadenó una discusión entre diversos sectores feministas respecto a las comunidades trans. Hay un sector del feminismo que considera a las mujeres trans y a les trans parte de la lucha; hay otro sector que ni siquiera las considera mujeres. Este es un debate que ha generado divisiones entre el movimiento.

Para la parista de filos los cambios de agosto a agosto, más que en las calles, los observa en las reflexiones. Cambios de reflexión personal y colectiva:

«Estos comentarios en las redes sociales sobre las mujeres trans, creo que no ha cambiado la forma de protestar, pero sí la forma en la que una se posiciona y cómo se reflexiona desde su feminismo y su lucha. Quiero creer que van hacia una apertura al debate. Esa misma apertura va a permitir observar la diversidad de feminismos y luchas de mujeres que hay»

Un camino para avanzar con la lucha, a pesar de las diferencias, lo ve en establecer metas a corto y largo plazo:

«Hay cosas que hemos leído, hablado y debatido, pero a la vez es muy difícil bajarlos a algo más. Es un reto, y uno muy grande. De todo esto qué vamos a poder bajar en algo concreto. Cómo vamos a construir una estrategia que nos permita avanzar pero tener presente esos obstáculos. Tiene que ver mucho desde dónde estamos luchando, pero también hacia donde queremos ir, creo que teniendo esas dos cosas presentes cuestionar qué tanto encuentro podemos tener en posiciones muy distintas» reflexiona. 

Pintas realizadas en la Glorieta de Insurgentes, domingo 16 de agosto del 2020. / Foto: María Ruiz

Como piedras de río

A Lulú Barrera, editora general del medio feminista Luchadoras, le mueven los abrazos de mujeres encapuchadas en las marchas. Después de las protestas del Glitter, Luchadoras fue blanco de diversas violencias digitales.

«Es cierto que hubo una gran oleada de odio en las redes sociales el año pasado que atacó a las mujeres, a colectivas feministas, que eran vocales durante las protestas pero después hubo un debate colectivo que puso en el ojo público la magnitud de la violencia y la magnitud de la falta de respuesta gubernamental que existe, en ese sentido se logró colocar de manera muy poderosa el asunto que la violencia a las mujeres en México es intolerable y nada la justifica» recuerda.

Esto ha visibilizado que lo que le debe el Estado a las mujeres es la escucha:

«Escuchar esa llamada de alerta. Los primeros movimientos feministas le apostaron a construir una estructura de Estado conformada por leyes, instituciones, presupuestos. Esos tres elementos son básicos para la  igualdad de género. Hoy están siendo desmantelados. Tenemos un movimiento feminista joven, pujante en redes y calles, y tenemos un gobierno y un presidente que no le da prioridad a la vida de las mujeres ni en su discurso, ni en sus decisiones, ni en su visión de lo que es el desarrollo de este país. 

A un año de las manifestaciones de agosto del 2019, Barrera reflexiona sobre el movimiento:

«Los feminismos en México están en un momento de definición muy importante en el que ser feminista no requiere que hayas estudiado género, que vengas de la academia, sino que tengas una vida atravesada por la violencia. Se ha salido de ese lugar pequeño, se ha expandido y viralizado y se ha perdido el estigma contra el feminismo, de muchas mujeres para reconocerse como feministas. La marcha del 8M fue la primera marcha feminista a la que fueron muchas mujeres, no sólo jóvenes, de cuarenta o cincuenta años, que nunca habían ido a marchar justo por el estigma que había en contra de las movilizaciones de mujeres, no recientes, desde su generación. El feminismo como ha roto el pacto patriarcal siempre ha sido de las mujeres «malas».

Ve que los feminismos los están redefiniendo jóvenes que lo toman en primera persona, que no tienen miedo y que sienten la seguridad de que les toca ser libres y no quieren postergar la libertad. Ve que no van a subrogar que el cambio de género vendrá del Gobierno del Estado y que con mano propia, lo harán posible.

Cuenta que el gran logro de los feminismos históricos ha sido cambiar la estructura del Estado pero que cambiar la estructura, incluyendo capacitar a funcionarios y funcionarias, no transforma mentalidades. Y eso sí lo están logrando las jóvenes:

«Creo que la oleada feminista actual, como está logrando posicionarse en espacios de opinión que pertenecen a las personas, como las conversaciones en la familia, la conversación en Twitter, las personas que van platicando en el metro, las escuelas entre las niñas, van a lograr una mayor transformación de consciencia cultural que la que hemos logrado tener en los últimos años»

Pero aunque pareciera que la pandemia paro al movimiento, Barrera cree que no hay forma de que algo lo haga:

«Es como piedras de río, en el sentido de que tú arrojas una piedra al río y hay eco, hay reverberación. Lo que pasa desde el 24 A en el 2016, con toda la movilización entorno al hashtag de “mi primer acoso”, después del MeToo, con las marchas, con el 8M y el 9M, es que son olas de reverberación que no se pueden parar y cuyo capital organizativo, las vidas que han sido tocadas, las mujeres que se han conocido entre ellas y se han organizado, va a seguir, con un potencial increíble de que esto no pare» comparte.

El gran reto del movimiento lo ve en superar las discusiones que causan divisiones:

«Una de las grandes fallas que tenemos hoy, y de los grandes retos, son las divisiones que pueden surgir de las diferentes formas de feminismos que se excluyen unos a otros. Toda la exclusión de las mujeres trans por parte de grupos feministas es una de las grandes debilidades que existen en algunos feminismos porque estamos regresando a pensar a las mujeres bajo una categoría esencialista, cuando lo primero que hace el feminismo histórico es decir: no hay nada esencial en ser mujer, es una construcción social. Las personas que excluyen a las mujeres trans del movimiento feminista les están volviendo a aplicar un examen biologicista y esencialista de su identidad como mujeres, y están diciendo que ser mujer no es una elección cuando en realidad, nosotras como feministas luchamos porque la existencia de las mujeres sea una elección. Tenemos que lograr superar esta discusión en la que estamos es uno de los más grandes retos que veo que existen hoy»

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Pie de Página que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »