COVID-19

Salud amplía el cuadro de síntomas para la atención de COVID-19 en México

Los síntomas por los que una persona puede ser sospechosa de COVID en México aumentaron. La nueva definición que se oficializará hoy incluye la pérdida del olfato y el gusto, además de los escalofríos. También aumentan los días en los que pueda haberse presentado una sintomatología

Texto: Daniela Pastrana y Carlos Marí / Pie de Página

Foto: María Ruiz

A partir del este martes, el sistema de salud público y privado ampliará de 10 a 13 los síntomas para considerar a una persona como sospechosa de COVID-19. El objetivo, explicó el subsecretario de Prevención de la Salud Hugo López-Gatell, es “ampliar la sensibilidad de la definición”, pues la que se había establecido en marzo, durante la fase dos de la epidemia, ya estaba rebasada.

“Detectamos que había una proporción de personas que acudían a consulta y no se les sospechaba que tuvieran COVID y eso retardaba la atención porque la definición era demasiado estricta. Al detectar esto, consideramos que era necesario agregar los síntomas accesorios: pérdida del olfato, del gusto, diarrea, y que (la persona) tenga un sólo síntoma para sospechar COVID”, dijo el subsecretario en respuesta a una pregunta de Pie de Página.

El documento llamado “Definición operacional de Caso sospechoso de Enfermedad Respiratoria Viral, que incluye COVID-19”, al que obtuvo acceso Pie de Página, fue instruido este lunes por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a todos sus hospitales COVID que operan en el país.

López-Gatell explicó que la medida fue propuesta por el director de Prestaciones Médicas del IMSS, Víctor Hugo Borja Aburto, y que después de ser aprobada en breve será instruida a todas las dependencias del sector salud.

José Luis Alomía, director general de Epidemiología, dijo que el documento fue deliberado la semana pasada y que este martes se hará oficial a las 32 entidades del país y a todas las instituciones.

Esto, dijo, implica cambios en la plataforma SISVERG (sobre la información que reporta la red hospitalaria) y al estudio epidemiológico, pero éstos ya fueron realizados.

El nuevo cuadro oficial

Este nuevo cuadro de síntomas considera tres más que los 10 que fueron instruidos el 24 de marzo para diagnosticar COVID-19 a quienes acuden a los módulos urgencia.

Los 10 síntomas que entonces consideraba la definición operacional son: fiebre, tos seca, cefalea (dolor de cabeza), disnea (ahogo o dificultad para respirar), artralgia (dolor de articulaciones), mialgia (dolor muscular profundo), odinofagia (dolor de garganta), rinorrea (congestión nasal), conjuntivitis (enrojecimiento de los ojos) y dolor torácico.

Los que se sumaron son: anosmia (perdida del olfato), disgeusia (falta del sentido del gusto) y escalofrío. Todos estos han sido ampliamente difundidos en redes sociales, a partir de opiniones aisladas de médicos y testimonios de personas que han padecido COVID

En marzo, sin embargo, fueron clasificados como “signos menores”, en tanto que el de disnea ahora figuró como dentro de los “signos mayores”.

Aunque López-Gatell también habló de diarrea, el documento no refiere ese síntoma.

La nueva definición operacional también amplió el criterio de temporalidad de los síntomas que preguntan los médicos para determinar si una persona es sospechosa de tener COVID. Antes, el criterio era haber presentado alguno de esos síntomas en los 7 días previos y ahora se amplió a 10.

A partir de ahora, la definición de casos sospechosos será la siguiente:

Persona de cualquier edad que en los últimos 10 días haya presentado al menos uno de los siguientes signos y síntomas mayores: tos, fiebre, disnea (dato de gravedad), o cefalea, acompañado de al menor uno de los signos o síntomas menores”.

En menores de 5 años, la irritabilidad puede sustituir a la cefalea.

Los argumentos

En el documento que presentó Víctor Hugo Borja al Comité Nacional de Vigilancia Epidemiológica plantea que la “sensibilidad de la definición operacional”, vigente desde el 24 de marzo, “es más baja que la empleada en Europa y los Estados Unidos”. En cambio, con esta nueva definición operacional México tendría una sensibilidad similar a los criterios propuestos en Europa.

El aumento del criterio en el tiempo de síntomas para considerar a una persona sospechosa, sin embargo, no supera el de otros países con los que se comparó a México, como Argentina, Irlanda Estados Unidos o la Unión Europea. Estos países “consideran la asociación epidemiológica hasta 14 días antes del inicio de los síntomas”.

El documento estima que la definición operacional establecida en marzo deja fuera de las recomendaciones de los cuidados COVID al 36 por ciento de los casos sintomáticos que acuden a los módulos de urgencias “y por tanto, se pierde la oportunidad de romper la cadena de contagios”.

En la conferencia diaria de COVID-19, López-Gatell explicó que, con la ampliación de los criterios de sintomatología, es esperable que haya un aumento de casos que, sin embargo, no modifican la tendencia a la baja que se ha presentado en este mes.

El objetivo, dijo, es que “se amplíe el número de sospechas para que las personas sean detectadas más oportunamente”.

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Pie de Página que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »