En El Estado

En enero se les quemó el desayuno, hoy está quemada su relación política

Jaime Armendáriz / Raíchali

Chihuahua– El 11 de enero del 2020, durante una visita a Ciudad Juárez, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su anfitrión, el gobernador Javier Corral, presumían una buena relación en redes sociales. Corral llevó al presidente a su casa de la frontera para prepararle un desayuno con frijoles de la olla y rayadas de Parral, pero entre la plática las rayadas se les quemaron un poquito. Ocho meses después, la que está quemada es su relación política, con una confrontación diaria en ascenso entre calificativos y acusaciones.

El intercambio más reciente de señalamientos mediáticos comenzó hoy temprano desde la conferencia de López Obrador, en la cual, vía Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad, presentaron a Corral como parte de una red con intereses políticos y empresariales que acaparan el agua en la zona Centro-Sur de la entidad, ligados al PAN y al PRI, en específico con el exmandatario César Duarte, y por lo cual se advirtió que “el pleito entre Duarte y Corral es nada más testimonial”.

Esto en el contexto de la confrontación que se ha tenido todo el año por el recurso de las presas El Granero, Las Vírgenes y La Boquilla (tomada por productores desde el 08 de septiembre) para el pago al Tratado de Aguas entre México y Estados Unidos, vigente desde 1944.

“Ricardo habla de intereses económicos, yo pienso que, más que nada, aun cuando existe acaparamiento de agua sin duda, intereses ahí creados, caciquiles, de ambos partidos, porque no hay diferencia, la verdad, pero atribuyo más el conflicto a lo electoral, a las elecciones que vienen”, dijo el presidente.

Dos horas más tarde, pasadas las 10 de la mañana, Corral Jurado habló ante medios de comunicación locales y tachó de “ruin” y “vulgar” la información dada por el mandatario federal.  “Si ese es el sistema de información e inteligencia que tienen, pues que Dios nos proteja, porque estamos en manos de incapaces”.

Además aseguró que México pasó de tener un presidente corrupto y corruptor, al referirse al priísta Enrique Peña Nieto, a un presidente “que siembra el odio, que manipula y falta a la verdad”.

“Se han vuelto cínicos, este Ricardo Mejía Berdeja ha perdido cualquier escrúpulos; se convirtió en el porro mediático de López Obrador en este tema”, acusó Corral.

Corral acordó pagar el tratado pero intereses político empresariales lo llevaron a cambiar la postura, acusa Federación

Mejía Bermejo relató que el 3 de diciembre del año pasado, en la Secretaría de Gobernación, se llegó a un acuerdo entre los gobernadores de Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, para pagar el tratado. El primero de agosto se firmó una propuesta para los escurrimientos y la entrega de agua. Corral lo niega.

Ante ello el funcionario federal atribuye el conflicto a un entramado de intereses económicos y políticos que han usufructuado para su beneficio el agua y “han puesto en riesgo un tratado internacional”.

Aquí acusó en específico de estar detrás de los disturbios a una familia nogalera de apellido Urionabarrechenea, a la cual ligó con Duarte y familiarmente con Raúl Enrique Javalera, ex presidente de la Junta de Aguas y Saneamiento de Chihuahua.

Solo en esa familia, aseguró, tienen casi nueve millones de metros cúbicos de agua. Además ocho usuarios acaparan 36 millones de metros cúbicos, dijo y aparte atribuyó que representa un 12.5 por ciento del agua que se adeuda a Estados Unidos.

También expresó que hay vínculo entre panistas, como el diputado local Jesús Valenciano o el gobierno de Corral, con el empresario Carlos Cuevas.

En ese tema específico, Corral rechazó cualquier vínculo con Cuevas y recordó que la Fiscalía de Chihuahua se encargó de detenerlo por su relación con la delincuencia organizada.

Mientras que de los acuerdos entre gobernadores de diciembre, anunciados por el Gobierno federal, consideró que se tratan de mentiras y manipulación de la información. “Ahí solamente lo que se nos informó es que querían adelantar el pago del Tratado y querían sacar mil millones de metros cúbicos de La Boquilla, y ahí fue donde se presentó el tema, nunca hubo un acuerdo firmado”.

En cuanto a las cifras, de ambas partes tienen sus propios datos, y han exhibido que se cortó la comunicación, mientras en la presa La Boquilla se mantiene varios productores a la espera de un posible nuevo enfrentamiento con la Guardia Nacional.

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Raíchali que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »