Gobierno

AMLO y Corral, historial de desencuentros

La confrontación entre ambos personajes tiene como origen las diferencias de ambos gobiernos en la gestión de la extracción de agua de las presas de Chihuahua, aunque una revisión a la historia permite ver que entre Corral y López Obrador hay un historial de diferencias

Itzel Ramírez / La Verdad

El conflicto entre Javier Corral y Andrés Manuel López Obrador por la extracción de agua de las presas de Chihuahua tendrá hoy un nuevo episodio durante la visita del presidente de la República a Ciudad Juárez.

Hasta el cierre de la edición, la agenda pública de Corral no contemplaba su presencia en el único evento que tendrá López Obrador en la frontera, en la que será su tercera visita como primer mandatario. En días previos, Corral dijo que su ausencia sería la primera vez en la historia de Chihuahua en que un presidente no convoca al gobernador de la entidad.

Durante su conferencia de esta mañana, unas horas en de iniciar su gira por el estado, el presidente López Obrador confirmó que durante su gira por Ciudad Juárez no invitó al gobernador de Chihuahua, debido a que no es buena la relación con él, por el asunto del agua de las presas.

“Nos han ofendido” dijo, “nos han ofendido y lo que considero más delicado, pone en riesgo la relación que tenemos con el gobierno de Estado Unidos”.

AMLO durante la conferencia mañanera de este viernes, antes de iniciar su gira por Chihuahua. Fotografía: Captura de video

La confrontación entre ambos personajes tiene como origen las diferencias de ambos gobiernos en la gestión de la extracción de agua de las presas de Chihuahua, aunque una revisión a los archivos hemerográficos permite ver que entre Corral y López Obrador hay un historial de diferencias que ha llegado incluso a los insultos.

Hacia junio de 2017, con Corral ya en funciones de gobernador, tuvo lugar un primer desencuentro cuando López Obrador -entonces dirigente de Morena-, aseguró que la administración del panista no significaba mejoras para Chihuahua.

“Hay cambio de gobierno, pero no de régimen. Sigue la misma corrupción, la inseguridad y la violencia. El gobierno de Javier Corral es más de lo mismo”, sentenció el tabasqueño.

Durante septiembre del mismo año, en otra gira por Chihuahua, AMLO volvió a cargar contra Corral al asegurar que éste no atendía adecuadamente el problema de la inseguridad.

“El problema de la inseguridad es que Javier Corral no lo está atendiendo de manera directa, está delegando la responsabilidad en el fiscal”, lanzó.

AMLO también dijo que Corral “no da el ancho” como gobernador de Chihuahua y que era un simulador.

Ya en octubre, Corral aprovechó para revirar al tabasqueño, a quien calificó como perpetrador de la corrupción.

“Fuera del frente sólo hay dos opciones que han demostrado ser perpetradoras de la corrupción y la simulación política que está ahogando al país: El régimen priísta y el simulador de López Obrador”, manifestó Corral en su cuenta de Facebook.

En 2018, el año de las elecciones federales y locales de Chihuahua, arreciaron los enfrentamientos entre ambos personajes.

Primero, el gobierno estatal negó un permiso para que López Obrador -ya en precampaña- celebrara un mitin en el centro de Chihuahua, en una zona donde el propio Corral había celebrado eventos públicos.

El día del mitin, López Obrador dijo que la pelea de Corral con el gobierno federal (en aquel momento encabezado por Enrique Peña Nieto), era falsa.

Para febrero, AMLO criticó que el gobierno de Corral no diera resultados.

“La situación en Chihuahua es muy delicada, sobre todo por la violencia. No han podido resolver el problema porque Corral Jurado no ha hecho nada por crear empleos, por atender a los jóvenes.

El 2 de marzo del 2018, Corral utilizó su cienta de Twitter para señalar la “mezquindad” de López Obrador.

“Hace 12 años muchos mexicanos de todas las ideologías salimos a rechazar la maniobra autoritaria de @Vicentefoxque vs @lopezobrador_ y marcamos una definición personal en la democracia. Qué vergüenza la mezquindad e intolerancia con la que ahora responde el candidato de MORENA”, escribió el mandatario de Chihuahua.

Para abril, ya como candidato, AMLO dijo que Chihuahua era “mucho pueblo para tan poco gobernador”; Corral respondió que hacía tiempo que el tabasqueño había dejado de ser un “personaje respetable”.

“No es que haya regresado el verdadero @lopezobrador_ , siempre ha estado ahí: intolerante, autoritario, faccioso, deshonesto y mezquino; sucede que sumó temporalmente una capacidad de simulación para generar confianza.

Culminó el engaño: volvió el ‘complot’ y la ‘minoría rapaz’”, escribió Corral el 4 de mayo de 2018 en su cuenta de Twitter. Por la misma vía, Corral insistiría en que AMLO buscaba perpetuar la impunidad y proteger a los políticos corruptos. 

Durante la campaña electoral, los ataques entre uno y otro crecieron, con Corral llegando a tildar de vulgar al futuro mandatario.

“¡Carajo, ya era hora de llamarle a las cosas por su nombre! @EPN es responsable del régimen + corrupto y corruptor de los últimos 50 años, no puede ni debe quedar impune…

Como tampoco debe llegar @LopezObrador que ya pactó, convertido en lo que tanto criticó: un ambicioso vulgar”, escribió Corral entre el 6 y el 7 de junio.

Dos días después de la elección, el mandatario de Chihuahua declararía que estaba listo para colaborar, cooperar y trabajar de la mano del nuevo gobierno de López Obrador.

Algunas diferencias por el pacto fiscal, por el nombramiento de los súperdelegados, por las políticas de austeridad y por recortes a recursos federales fueron manifestadas por Corral, sin embargo, las descalificaciones cesaron.

El gobernador incluso manifestaba buena comunicación y relación con López Obrador, que en aquellas fechas era presidente electo.

Para el 12 de julio, once días después del triunfo del tabasqueño, Corral lo consideraba ya su amigo.

En la reunión con la Conago, López Obrador ofreció una relación de respeto para los Gobernadores, y extendió su mano ‘franca, abierta y de amigos’ para trabajar de manera conjunta. Con eso me quedo, y le doy vuelta a la ofensa.

Démosle tiempo, sin bajar la guardia”, escribió Corral en Twitter.

En agosto, cuando se realizó el Foro Escucha para la pacificación y reconciliación nacional, López Obrador dijo que las descalificaciones ya no tenían lugar y que la presencia de Corral en el evento era símbolo de unidad y madurez.

La segunda mitad de 2018 y prácticamente todo 2019 pasó sin mayores conflictos entre ambos personajes, amén de la manifestación de diferencias por temas presupuestales y de inversión pública.

En diciembre de 2019, una medición del gobierno federal traería otra confrontación. Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, mostró en la conferencia mañanera de AMLO el registro de asistencia de los gobernadores del país a las mesas estatales de seguridad.

En la medición, Corral aparecía como el quinto gobernador con menos presencia en las mesas

Un día después de que se hiciera público el informe, Corral consideró que el gobierno buscaba politixar el tema de la seguridad.

“Comparto la postura de los Gobernadores de Acción Nacional @GOAN_MX sobre el enorme desatino y absurdo que representa volver a politizar desde el Gobierno Federal, el tema de la inseguridad, pretendiendo evadir su propia responsabilidad, frente a un reto que nos convoca a todos”, manifestó Corral en Twitter.

Para inicios de 2020, nuevamente inició la discordia.

Primero, la posibilidad de incorporar a Chihuahua en el esquema del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), desató críticas y cuestionamientos del gobernador.

Luego, una visita de AMLO a Chihuahua terminó con un desayuno en casa de Corral, quien horneó pan para el presidente.

Fotografía: Javier Corral, compartida en sus redes sociales

“Aquí compartiendo el pan y la sal, porque somos amigos y además estamos trabajando de manera coordinada, el gobernador de Chihuahua y el gobierno federal”, dijo AMLO a propósito de la visita en la casa del mandatario de Chihuahua el 11 de enero.

Ya sin López Obrador en tierras chihuahuenses, Corral dijo que la entidad no se incribiría como adherida al Insabi.

El 23 de enero, el presidente haría pública una felicitación a Corral por negarse a tramitar una “gestión extraordinaria” que solicitaba el hermano del presidente. Tanto Corral como López Obrador extendieron felicitaciones mutuas por no permitir el tráfico de influencias.

En julio de este año, Corral criticó la falta de partidas presupuestales para terminar los hospitales públicos en Ciudad Juárez; un mes después, el 21 de agosto, una visita de secretario de Hacienda, Arturo Herrera, terminaría en elogios de Corral al gobierno federal y al presidente por los proyectos de obra pública y la inversión prometida a Chihuahua.

A pesar de que las protestas de agricultores por la extracción de agua de las presas comenzó en enero de este año. no fue hasta junio cuando Corral se pronunció por primera vez sobre el conflicto, luego de que una protesta en Ojinaga terminara con la quema de una camioneta y la retención del delegado del gobierno federal, Juan Carlos Loera de la Rosa.

En ese momento, Corral condenó el altercado y manifestó tener canales de comunicación abiertos con el gobierno federal para la solución al problema del agua y la garantía de cumplimiento tanto del ciclo agrícola como de la cuota para el tratado con Estados Unidos.

A las posteriores manifestaciones y protestas de campesinos y políticos panistas siguieron las declaraciones de Corral acerca de que López Obrador mentía o recibía información errónea sobre la extracción del agua.

La falta de respuesta a una petición de Corral para reunirse con el presidente desató nuevas críticas del gobernador. Tras anunciar la ruptura de canales de diálogo, Corral dijo que AMLO tenía una “narrativa insidiosa” y que el conflicto tenía un manejo político.

Desde la conferencia mañanera, el presidente acusó también a Corral, a diputados panistas y a exgobernadores del PRI, de tener intereses políticos en el movimiento, además de favorecer a quienes acaparan el agua.

Las diferencias por las presas se extendieron no solo al ámbito político, sino al de la coordinación de la seguridad pública.

Tanto Corral como López Obrador han acusado a funcionarios de ambos niveles de gobierno de fugas de información sensible en seguridad pública. Particularmente, Corral había perdido la confianza a Loera de la Rosa, de acuerdo con el gobierno panista, por lo que se canceló la participación del delegado en las mesas de seguridad.

A su vez, tanto Loera como López Obrador, respondieron que funcionarios del gabinete de Corral filtraban información que se trataba en esas instancias.

La nueva apertura de las válvulas de La Boquilla, la posible ausencia de Corral en la visita de AMLO, así como la falta de coordinación entre fuerzas federales y estatales de seguridad, aparecen como los elementos más recientes de las añejas diferencias entre ambos políticos.

laverdadjz@gmail.com

Notas Relacionadas:

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: AMLO y Corral, historial de desencuentros - Perimetral

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »