COVID-19

Conseguir oxígeno la otra urgencia de la pandemia

El aumento de contagios por COVID-19 provocó un incremento en la demanda de oxígeno, desatando desabasto y altos precios; los pacientes y sus familiares desesperados recurren a las redes en busca de la renta o venta de tanques

Karen Cano / La Verdad

Ciudad Juárez– Con los hospitales públicos y privados saturados por la atención a pacientes de COVID-19, la demanda de tanques de oxígeno se ha elevado al grado que conseguir uno de estos artículos es básicamente imposible para quien se atiende la enfermedad en casa.

‘Agotado’ y ‘no hay’ fueron frases que Fernando Aguilar escuchó una y otra vez en su intento de conseguir un tanque de oxígeno para su papá, que tiene siete días con síntomas de la enfermedad y lleva su tratamiento en su hogar, debido a que no fue recibido en el hospital 35 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por falta de espacio.

“Nos dijeron que se encontraba mal, pero que había gente peor, así que lo mandaron a casa a reposar, medicado y con la prescripción de oxígeno; pero ya no hay por ningún lado, no he encontrado ni un tanque en venta”, relató.

La demanda de oxígeno, uno de los principales elementos en el tratamiento contra el coronavirus, aumentó casi al mismo ritmo del crecimiento de los contagios en la ciudad, que hasta este sábado sumaban 9 mil 567, de acuerdo con Salud Estatal.

Con el alza de los casos de los últimos días, los anuncios de personas solicitando con urgencia tanques de oxígeno en venta o renta se han empezado a hacer comunes, principalmente en redes sociales donde es común leer mensaje urgentes como: ¿alguien tiene un tanque de oxígeno que me preste o me rente? ¿Dónde puedo conseguir un tanque de oxigeno?, ¡es urgente!

También circulan listas con números de personas que se dedican a la venta o renta de estos insumos pero no tiene el producto por ahora.

 “Yo ya marqué a todos esos números, y ninguno tenía ya nada. He visto personas que están sacando a vender sus tanques pero los están vendiendo muy caros”, comentó Fernando.

Uno de los proveedores entrevistados es el ingeniero Enrique Salomón, quien relató que tan sólo en el transcurso de la mañana y tarde de este sábado, recibió cerca de 300 llamadas de personas que requieren con urgencia un tanque de oxígeno.

“La situación está muy crítica, nada que ver con lo que vivimos en abril o mayo, ahorita pienso que hoy recibí unas 300 llamadas, no sé si la gente no quiere ir a los hospitales, o prefiere morirse en su casa, pero esta pandemia está muy fuerte”, expresó.

Dice que inició en este negocio como hace 15 años, y específicamente por su cuenta hace dos años, estas últimas dos semanas la demanda se ha incrementado de manera incalculable.

“Las autoridades deben ser más estrictas en que la gente se quede en sus casas, porque esto se empezó a dar desde el semáforo de amarillo, 10, 15 días y empezó el incremento de la necesidad de este producto, yo he puesto mi empeño en invertir en tanques y productos para darle servicio a los clientes, pero es insuficiente (…) y la gente sigue llamando desesperada en búsqueda de oxígeno para sus familiares”, relató.

La proveedora Vida Abuelo, informó a través de mensajería que apenas este sábado se terminó su inventario de tanques de oxígeno.

“Se nos terminaron el día hoy (sábado). Esta semana se incrementó el consumo de artículos respiratorios”, dijo.

Además de la odisea de localizar un tanque de oxígeno disponible los pacientes o sus familiares deben hacer frente a precio va desde los 2 mil y hasta los 7 mil pesos.

Carlos, un proveedor de estos insumos, relató que el problema de suministrar oxígeno en el hogar es que es muy caro y que, además, muchas veces no es suficiente con solamente tener un tanque.

“Conseguir oxigeno no es el problema, sino lo caro que le va a salir, gastar 400 pesos cada 6 horas, con un tanque no se van a dar abasto, necesitan una flotilla de por lo menos 24 horas”, comentó.

En su caso, su inventario de máquinas se terminó desde hace un mes y dijo que de momento sólo se pueden encontrar equipos nuevos, cuyo precio ronda alrededor de los 24 mil pesos.

***

El papá de Fernando es un hombre de 52 años, que trabaja dentro de una empresa manufacturera en la ciudad. Su jefe dio positivo a COVID-19 hace un par de semanas y desde hace unos días él presentó síntomas.

Según relata, su hijo, desde hace siete días que presenta tos, fiebre y dolor de cabeza, así como dificultad para respirar.

“Mi mamá es asmática, así que tiene un aparato para medir la oxigenación, ella sabe que lo normal es que esté de 95 a 100, pero desde el primer día mi papá la traía más debajo de eso, hemos insistido en llevarle al IMSS desde el principio, pero él no quería, anoche (viernes) su oxigenación llegó al 86 y lo convencimos de venir hoy”, relató.

También se realizó por su cuenta la prueba del COVID-19, y aunque los resultados de esta prueba se le entregarán hasta el martes, debido a las circunstancias ya dan por hecho que lo tiene.

“Le inyectaron dexametazona, y le pidieron que fuera a reposar a casa y que estuviera al pendiente de su oxigenación, que en caso de que se pusiera peor, regresara”, comentó Fernando, hijo.

La mañana de este sábado, Arturo Valenzuela, director Médico de la Zona Norte, indicó que en el estado hay 553 pacientes ingresados por COVID-19, tan solo en hospitales públicos; y 1 de cada 5 de estos se encuentran intubados

Al respecto, el funcionario explicó que, si bien el espacio aún no está rebasado, si se está pensando ya en estrategias para aumentarlo y aseguró que hasta el momento no se han rechazado pacientes.

“Se requiere personal capacitado, insumos suficientes, y una logística impresionante, eso es muy delicado de lograr, no existe la capacidad para poderlo poner (un espacio con más camas) en cuanto a personal de salud capacitado y especializado en eso”, explicó.

laverdadjz@gmail.com

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »