COVID-19

Obligan a ‘bajar la cortina’ en comercios otra vez por el coronavirus

Los centros comerciales se quedan vacíos, en la Zona Centro se detuvo prácticamente toda la actividad; la incertidumbre golpea a negocios y sus empleados por el retorno al semáforo rojo debido al alza en casos de COVID

Texto y fotografías: Karen Cano / La Verdad

El sonido de las cortinas metálicas de los locales comerciales que comenzaron a cerrar casi apagaba los murmullos de los pocos clientes que, al filo del mediodía de este viernes, caminaban por los pasillos del Plaza Juárez Mall; el centro comercial se volvió a quedar vacío por el regreso al semáforo rojo debido al repunte de casos del coronavirus.

“Nos dijeron que el cierre era desde ya, por lo del semáforo, nos trajeron comunicados y nos pidieron ya retirarnos. Yo dejaré mi cortina un poquito arriba un rato más nada más, para ver si llega alguien”, dijo un empleado de una tienda de muebles, al interior de Plaza Juárez Mall.

Comentó que con el semáforo en naranja implementado semanas atrás, su clientela había disminuido mucho, pero aun con todo, ya tenía un poco de ventas.

Ahora con el regreso al rojo la incertidumbre por su negocio aumentó. “La verdad es que la culpa es de la gente que no se cuidó”, expresó el hombre, quien se vio obligado a volver a cerrar su local, como estuvo hasta finales de agosto debido a la pandemia.

Pasillo de Plaza Juárez Mall. Fotografía Karen Cano

A través de un recorrido realizado por el centro comercial, se pudo apreciar que los pocos negocios que aún seguían abiertos cerraban de uno por uno, hasta que los guardias de seguridad del lugar se acercaban a informarles sobre nuevas medidas y les pedían bajar las cortinas de sus negocios.

La inquietud de zozobra se extendió entre los trabajadores de los locales, que se cuestionaban sobre su situación laboral y su sobrevivencia económica.

Esta escena tuvo réplica en distintos lugares de la ciudad.

El Centro Comercial Misiones, por ejemplo, emitió un comunicado en redes sociales informando a los ciudadanos que solo mantendrá abiertos los accesos esenciales al público en los locales de Telcel, Movistar y AT&T, mientras que para los locales de comida sólo habrá paso para repartidores de UberEats. El resto de los locales comerciales que operan ahí cerraron.

En la Zona Centro, para el medio día del viernes ya se encontraban cerrados al menos el 95 por ciento de todos los negocios del sector, los comerciantes eran exhortados a interrumpir sus actividades por agentes o empleados municipales, a quienes les alegaban que la medida era inconstitucional.

Zona Centro. Fotografía Karen Cano

Consultada sobre estos reclamos, Graciela Espejo, comisionada para el Desarrollo Económico y Social del Centro Histórico, del Gobierno Municipal, señaló que al tratarse de una contingencia de salud, los gobiernos tiene facultad de tomar las medidas que sean necesarias, como se establece en la Constitución.

“No es anticonstitucional porque va de por medio la salud y la vida de la generalidad, y si hay afectaciones económicas, claro qué si hay, y hay muchos negocios que no van a resistir y gente desempleada, pero es la vida de las personas lo que está en riesgo”, declaró.

Contemplan cierres definitivos

La sobrevivencia de los negocios, comercios, restaurantes y de servicios, se puso a prueba otra vez con el retorno al rojo del semáforo epidemiológico.

Estadísticas dadas a conocer por la Cámara Nacional de la Industria y la Transformación (Canacintra) exhiben que, en medio de esta contingencia por el COVID-19, al menos el 14 por ciento de los empresarios y microempresarios en la ciudad ya contemplan el cierre definitivo, debido a los estragos económicos por falta de actividad.

Un 48 por ciento de las empresas tuvieron que recortar empleados, y un 25 por ciento indicaron que las deudas que tenían se incrementaron hasta en un 30 por ciento, arrojan los datos proporcionados por el organismo.

“Cada uno de nosotros es responsable para cuidarnos, no nada más nosotros (los empresarios), el ser humano funciona de distintas maneras no solamente con aislarse, sino también debe tener vida social de alguna manera, y tiene que continuar la economía (…) queremos que se implementen otras medidas, menos estrictas, que permitan la actividad”, expresó Jesús Manuel Salayandia Lara, presidente de dicho organismo.

Mientras las ventas decrecen, los gastos por servicios de operación siguen corriendo, declaró Cristina Cunningham, empresaria y miembro de la Cámara Nacional de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

“Este año ha sido muy difícil, el sector restaurantero es de los más afectados sin lugar a dudas. Apenas para el mes de septiembre habíamos recuperado 150 empleos de los perdidos, de los 4 mil que se perdieron en Ciudad Juárez (por la pandemia)”, comentó.

Dijo que cuando los restaurantes son obligados a vender comida sólo para llevar, sus ventas caen hasta en un 80 por ciento, y las ganancias no logran que el negocio sea redituable.

“Ahora bien, los gastos son fijos en semáforo anaranjado o amarillo, a nosotros nos cuesta todo igual que como si no hubiera restricciones. Nuestro gasto es completo, incluyendo las rentas, como si nunca hubiera existido la pandemia”, agregó.

Por todo ello, consideró que a 8 meses de pandemia ya se deberían de tener estrategias diferentes que pudieran desvincular los semáforos de salud de la economía.

“Y no porque no nos importe cooperar o ayudar. Hemos ayudado todos los sectores económicos. Cerramos cuando lo pidieron, donamos lo que estuvo en la posibilidad de las empresas, pagamos sobretasa en el ISN”, comentó.

Pero desde este viernes volvieron a cerrar sus puertas a sus clientes.

Restricciones por 15 días

Tras el aumento de contagios en las últimas dos semanas, el Gobierno del Estado declaró el regresó al semáforo en rojo para toda la entidad a partir de este viernes y por los próximos 15 días.

El anunció del regreso a las restricciones en todas las actividades lo hizo el gobernador Javier Corral Jurado, quien aseguró que el alza de casos de COVID-19 obligaba a medidas extraordinarias y aseguró que el repunte de contagios se había dado especialmente por dos fuentes: el transporte público y festejos privados.

Debido a ese panorama anunció la prohibición de venta de alcohol de jueves a domingo, en todo expendio, tienda de abarrotes, bar o cantina, permitiéndose ésta solamente de lunes a miércoles en un horario de 10 de la mañana a 6 de la tarde.

Y específicamente en Ciudad Juárez, se restringió toda actividad de 10 de la noche a seis de la mañana durante los siguientes 15 días.  

Debido a esta nueva realidad de la pandemia, empleados estatales y municipales se estuvieron desde este viernes realizando operativos para el cierre de locales comerciales, mercados populares irregulares conocidos como “tianguis” e inspecciones en locales con licencia para venta de alcohol para verificar el cumplimiento de la ley seca.

Aunque por redes sociales se pudo apreciar comentarios de cibernautas que ofrecían alcohol de manera clandestina y otros denunciando que algunos puntos de venta de cosas de segunda mano permanecían abiertos.

laverdadjz@gmail.com

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »