COVID-19

Tres días de luto nacional por víctimas de COVID-19

Con la ofrenda de 20 pueblos indígenas, representando la cultura del Día de Muertos iniciaron este sábado tres días de luto nacional para recordar a los difuntos, particularmente a los más de 91 mil muertos que ha dejado la pandemia de COVID-19 en México

Texto: Reyna Haydee Ramírez / Pie de Página

Fotografías: Presidencia

Ciudad de México – En el patio central del Palacio Nacional, inició la ceremonia “Una flor para cada alma: 20 pueblos, Cuatro rumbos en Palacio Nacional”. Después de encender una vela y decir algunas palabras, el presidente López Obrador recorrió cada una de las ofrendas.

En los altares de Puebla, fue colocado un gran cirio por las víctimas de la pandemia de COVID-19. Normalmente su costumbre es poner uno por cada fallecido, explicaron.

Destacó también el altar de los indígenas de Guerrero que honraron a Antonio Barreras Hilario, de 31 años, un migrante que murió en abril de COVID-19 en Estados Unidos, y cuyas cenizas fueron repatriadas a México, junto a las de otros 244 migrantes, en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana.

Antonio Barrera Hilario, de San Miguel del Progreso, municipio de Malinaltepec, soñaba con volver a su pueblo para cortar café. Quería acompañar la lucha de sus paisanos que se oponen a la minera, en el corazón de la Montaña de Guerrero. Fue una de las primeras víctimas de la pandemia.

En cambio, los indígenas yaquis recibieron al Presidente con un solemne silencio, para honrar a sus muertos, con oración. Durante cerca de cinco minutos el presidente permaneció en silencio con ellos, y al final compartieron el sorbo de agua bendita que, como indica la tradición, rocía primero al suelo, a las tumbas, para bendecir las almas de los que ya partieron.

En Sonora no es tradición indígena colocar altares; los muertos se honran con oración y rezos, bailes tradicionales. Por ello la representación que colocaron fue un tapango donde en la era prehistórica eran quemados los difuntos, envueltos en un petate.

Honraron a los dos reconocidos indígenas José María Leyva Cajeme, Juan Maldonado “Tetabiate”, para darles gracias por pelear por la tierra que hoy es territorio yaqui. En el altar yaqui está también Raquel Padilla, antropóloga y gran defensoras de la tribu; María Matus, una reconocida curandera; y Juan Silverio León, promotor cultural y quien fue delegado de Bienestar en la tribu, falleció el 15 de mayo de este año, de una enfermedad respiratoria que se presume pudo ser COVID-19.

En otros altares de Oaxaca, por ejemplo, destacó la honra a la memoria de Benito Juárez y el pintor Francisco Toledo; el altar de Michoacán fue dedicado al ex presidente Lázaro Cárdenas.

Cada pueblo le ofreció al presidente su respetos y cariños, algunos con regalos, como artesanías tradicionales, entre ellas una manta tejida a mano, comida, dijes, y hasta un tapete con la firma de Benito Juárez, que le entregó un indigena zapoteco, con lágrimas en los ojos, al agradecerle tomarlos en cuenta.

También los indígenas de Durango y de Guanajuato, le solicitaron no olvidarse de ellos, de atenderlos, de ayudarles con sus tierras y tener un trato directo con él para resolver sus problemas.

Tres días de luto nacional

Teresa Ríos, mujer mazateca y José Maldonado, de la tribu Yaqui, participaron en el inicio de la ceremonia, con una limpia al presidente y a su esposa, Beatriz Gutiérrez Muller, para luego anunciar el decreto de tres días de luto nacional:

“A partir de hoy se inician tres días de luto nacional dedicados a recordar a todos nuestros difuntos y, en especial, a quienes han perdido la vida a causa de la pandemia del COVID-19.

“Con esta ofrenda apegada a costumbres, que vienen de lejos, recordamos a los difuntos, niños y adultos… En estos días están más cerca de nosotros los difuntos, comiendo y bebiendo lo que les gustaba en vida”, expresó el Presidente.

López Obrador encendió un cirio como símbolo de vida y esperanza.

Luego realizó un recorrido por los altares que colocaron representantes de los pueblos indígenas de Chihuahua, Guerrero, Oaxaca, Guanajuato, San Luis Potosí, Puebla, Tabasco, Veracruz, Durango, Michoacán, Chiapas, Yucatán y Sonora.

La exposición continuará este domingo con una ceremonia de encendido de velas  encabezada por el pueblo Nahua de Puebla.

El lunes a mediodía se realizará una ceremonia Wixárika y a las 14:00 horas se levantarán las ofrendas.

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Pie de Página que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »