COVID-19

La mutación del coronavirus que puso de nuevo en jaque a Europa

Un estudio de científicos internacionales detectó que el nuevo brote de SARS-Cov2 provino de una zona agrícola de España y se extendió en verano a todo el continente. Varios países ya iniciaron el segundo confinamiento; Italia restringe las medidas de prevención: en riesgo cierres locales

Texto: Cynthia Rodríguez / Pie de Página
Fotos: Gobierno de España

Milán– Un equipo internacional de científicos ha rastreado el virus SARS-CoV-2 a través de sus mutaciones genéticas para dar con el origen de la segunda ola europea. Las investigaciones los llevaron hasta España, en un brote que se originó entre los trabajadores agrícolas y se extendió rápidamente en el verano al resto de Europa, por personas que regresaban de vacaciones.

Los contagios siguen subiendo en todo el continente europeo y ya varios países como Francia, Alemania o Irlanda han empezado su segundo confinamiento por zonas y horarios, Reino Unido lo comenzará el próximo viernes, y otros como Italia siguen restringiendo cada vez más las actividades para tratar de controlar la transmisión del virus. 

De acuerdo con el análisis científico reportado por el Financial Times, se ha identificado que la variante del virus que se extendió por el continente es la denominada 20A.EU1.

Los científicos explicaron que gracias a que cada variante tiene su propia firma genética, se puede rastrear dónde se originó.

Éste, en particular, se ha extendido rápidamente por gran parte de Europa y ahora representa la mayoría de los casos nuevos de covid-19 en varios países y más del 80 por ciento en Reino Unido. 

Los investigadores no comentan las características de esta variante, y por ahora se han «limitado» a identificarla.

“Todos los virus desarrollan mutaciones, cambios en las letras individuales de su código genético que pueden agruparse en nuevas variantes y cepas. Ayudan a rastrear la historia de un virus a nivel temporal y espacial, pero son variantes (al menos para el coronavirus) que no necesariamente conducen a cambios detectables en la transmisibilidad o patogenicidad del propio SARS-CoV-2”. 

La primera mutación en Europa, más contagiosa que la de China

La primera mutación del SARS-CoV-2 estudiada de forma completa es la que distingue a la cepa china original de la europea que llegó a Alemania e Italia en invierno. Se le ha llamado D614G y se cree que hace que el virus sea más contagioso. Los investigadores, en un estudio reciente publicado en Nature, demostraron que esta mutación aumenta la carga viral en el tracto respiratorio superior de los pacientes con covid-19 y puede aumentar la transmisión. 

La nueva variante de “verano”, por otro lado, tiene seis mutaciones genéticas distintivas, surgió entre los trabajadores agrícolas en el noreste de España en junio y se movió rápidamente entre la población local, según el estudio. Luego se introdujo varias veces en diferentes países y muchas de estas «primeras» introducciones se extendieron entre la población.

La investigación mostró que la nueva variante representó más de ocho de cada 10 casos en el Reino Unido, el 80 por ciento de los casos en España, el 60 por ciento en Irlanda y hasta el 40 por ciento en Suiza y Francia. 

Los investigadores concluyeron que el «comportamiento de riesgo de los turistas en España contribuyó a la propagación de la nueva variante». Las personas que regresan de sus vacaciones en España han jugado un papel clave en la transmisión del virus en el continente. 

“A partir de la propagación de 20A.EU1, parece claro que las medidas de prevención del virus implementadas a menudo no fueron suficientes para detener la transmisión de las variantes introducidas este verano», dijo Emma Hodcroft, genetista evolutiva de la Universidad de Basilea y responsable del estudio internacional.

Sin embargo, otro estudio realizado por un por un grupo de científicos de la Universidad de Texas en Austin y el Hospital Metodista de Houston afirma que la mutación del SARS-CoV-2, llamada D614G, puede haber aumentado el contagio del virus. 

El estudio involucró a más de 5 mil pacientes y de esta manera se creó un mapa 3D de las mutaciones de la proteína de pico. Esto hizo posible medir la estabilidad de la proteína y observar cómo se produce la unión entre el receptor de la célula huésped y los anticuerpos neutralizantes.

«El virus está acumulando mutaciones genéticas -dice Ilya Finkelstein, de la Universidad de Texas en Austin- y D614G puede haberlo hecho más contagioso. El patógeno está mutando debido a una combinación de deriva neutra, lo que significa cambios aleatorios que no dañan el virus o la presión sobre el sistema inmunológico». 

El equipo llevó a cabo el mayor estudio revisado por pares de las secuencias del genoma del SARS-CoV-2 en una región metropolitana de Estados Unidos. 

«Durante la ola inicial de la pandemia -continúa el científico- el 71 por ciento de los nuevos coronavirus tenían esta mutación, mientras que con la segunda ola la prevalencia alcanzó el 99,9 por ciento de los pacientes. Ésta es una tendencia observada en todo el mundo». 

Un estudio publicado en julio en el que se observaron más de 28 mil secuencias genómicas encontró que las variantes con la mutación D614G se volvieron globalmente dominantes en menos de un mes.

Otro trabajo sobre más de 25 mil secuencias genómicas realizado en el Reino Unido encontró que los virus con la mutación D614G tienden a transmitirse más rápido que los que se diseminaron inicialmente y que la variación genética también parece estar asociada con grupos de infección más grandes. 

“La selección natural -dice el investigador- favorece a las cepas que se transmiten con mayor facilidad. Algunos han propuesto un efecto según el cual la mutación D614G podría haber sido más común en los primeros virus que llegaron a Europa y Norteamérica”. 

Los experimentos de laboratorio han demostrado que la variante parece poder escapar del sistema inmunológico más fácilmente.

“Aún no está claro -subraya Finkelstein- si esto se traduce o no en una mayor transmisibilidad entre individuos, será necesario profundizar los estudios para dar respuesta a estas preguntas. La buena noticia es que se trata de una mutación que no parece agravar las condiciones de los pacientes infectados». «Cada nueva mutación -concluye el científico- representa una posibilidad de desarrollar variaciones más peligrosas. Esfuerzos científicos como el nuestro aseguran que las vacunas y las terapias globales siempre estén un paso por delante».

La ‘lejana’ luz al final del túnel

Este lunes la canciller alemana Angela Merkel reconoció que “la luz al final del túnel aún se ve muy lejana”, pues con la llegada del invierno teme que empeore la situación. “Esto es como una catástrofe natural, pues la situación no depende de la política”.

Por su parte, Giuseppe Conte, el primer ministro italiano, anunció que para evitar el confinamiento general, se endurecerán más las medidas como imponer el toque de queda nacional desde las 21 horas y ya no a las 23, además de cerrar museos y centros comerciales durante los fines de semana.

Las regiones de Lombardía, Piamonte y Calabria podrían anunciar más restricciones para los próximos días de acuerdo con sus altos números de contagios y recuperados en Terapia Intensiva.

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Pie de Página que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »