COVID-19

Electrolux reconoce como ‘desafortunados’ los despidos por protesta ante COVID

Fotografía: Rey R. Jauregui

Tras una investigación de los hechos desatados el 7 de abril en su planta en Ciudad Juárez, la compañía anuncia que entablará diálogo con los trabajadores cesados, también una revisión a sus políticas, rutinas y programas de entrenamiento en esta maquiladora

Gabriela Minjáres / La Verdad

Ciudad Juárez – A siete meses de correr y boletinar a los trabajadores que protestaron por la falta de medidas de protección ante la pandemia por COVID-19, la empresa Electrolux acordó entablar un diálogo con los exempleados para resolver las disputas relacionadas con sus despidos.

Además, la multinacional sueca fabricante de electrodomésticos determinó que hará una revisión de las políticas, rutinas y programas de entrenamiento existentes para garantizar que los directivos de la maquiladora puedan cumplirlos incluso bajo circunstancias muy difíciles.

El acuerdo se toma al concluir la investigación interna ordenada por el Grupo Electrolux para conocer lo ocurrido el 7 de abril de este año en la planta Refrigeradores con sede en Ciudad Juárez, resultados que supuestamente fueron avalados por un tercero independiente que colaboró en la indagatoria y en diálogo con representantes sindicales de la compañía.

“A pesar de que Electrolux actuó legalmente y estos empleados fueron despedidos por causa justificada, la compañía reconoce que los eventos se intensificaron de manera desafortunada. Por lo tanto, la empresa buscará entablar un diálogo de manera individual con los exempleados en un esfuerzo por resolver total y definitivamente cualquier disputa relacionada con el despido”, dieron a conocer en un documento difundido en su portal de internet.

La empresa dio a conocer que, de acuerdo con la investigación, en la protesta participaron aproximadamente 125 empleados, que se inconformaron por las medidas de seguridad que entonces implementaron para prevenir la enfermedad del coronavirus que se empezaba a propagar rápidamente en la comunidad.

“En los primeros días de la pandemia y cuando se sabía poco a nivel mundial sobre las mejores prácticas, estos empleados exigieron que Electrolux detuviera las operaciones en Juárez y/o implementara medidas de seguridad más estrictas”, agrega el informe.

Sin embargo, de acuerdo con testimonios de trabajadores que participaron en la protesta, su exigencia era para que les dieran mayor seguridad sanitaria, porque nadie traía cubrebocas, no había gel antibacterial y tampoco el distanciamiento físico requerido para evitar el contagio en las líneas de producción y áreas comunes como la cafetería y el transporte del personal.

Comentaron que para cuando se realizó la protesta ya había compañeros con síntomas en la planta, pero directivos les dijeron que no podían cerrar porque su giro era de primera necesidad y que el gobierno de Chihuahua les había dado el visto bueno para que siguieran operando.

Fotografía: Rey R. Jauregui

En esa fecha el Gobierno federal a través de la Secretaría de Salud ya había emitido dos acuerdos –uno el 24 y otro el 31 de marzo– en los que se establecían las acciones para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2 y se ordenaba la suspensión inmediata de las actividades no esenciales durante la alerta sanitaria que estaría en vigor del 30 de marzo al 30 de abril.

La industria de electrodomésticos no se encontraba entre las esenciales, solo la médica, pese a ello Electrolux continuó las operaciones.

En el informe difundido hace unos días, la empresa que fabrica refrigeradores y lavadoras dio a conocer que la gerencia local trató de dialogar con los trabajadores inconformes sobre las medidas que habían implementado y estaban por implementar, por lo que les pidió que se sumaran a las acciones preventivas a través de las que buscaban garantizar la seguridad de los cuatro mil 800 empleados durante la pandemia.

“Sin embargo, el diálogo no resolvió la situación y finalmente terminó con el despido de 99 empleados que se negaron a seguir las pautas de seguridad y regresar al trabajo”, expusieron en el informe de la investigación.

Agregaron que la investigación concluye que en cuanto a la implementación de medidas de seguridad y salud de los empleados, sus directivos actuaron con la rapidez y amplitud esperada de acuerdo con sus lineamientos COVID; en tanto que enfrentaron un conjunto de circunstancias sin precedentes.

Pese a las disposiciones gubernamentales y la protesta de los empleados por trabajar sin las medidas de protección adecuadas, Electrolux despidió a los inconformes, los boletinó en las maquilas de Ciudad Juárez para bloquear su contratación y continuó con la producción.

Posteriormente, el 16 de abril, confirmó la existencia de un caso positivo de coronavirus de un empleado de la planta Refrigeradores y dos días después el 18, se registró la primera muerte de una obrera. Hasta el 21 de abril decidió suspender operaciones, mismo día en que murió otra trabajadora.

Información difundida por la empresa daba cuenta que para el 5 de mayo tenían 16 casos confirmados de trabajadores con COVID y reconocía solo dos muertes, a pesar de que para entonces se tienen documentados al menos otros dos.

En la segunda oleada de casos de coronavirus que se desató a partir de octubre en Ciudad Juárez, Electrolux registra un nuevo brote de contagios que a la fecha ha causado la muerte de cuatro trabajadores y el contagio de alrededor de 70, sin embargo, la empresa se deslinda de la propagación del virus en sus plantas al publicar que, los trabajadores que han fallecido informaron “con anterioridad que contrajeron el virus en la comunidad”.

laverdadjz@gmail.com

Notas Relacionadas:

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Avgångsvederlag till avskedade Electroluxarbetare i Mexiko? – 371karlsson

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »