Crónicas de Juárez

Cuando Benito Juárez gobernó desde Paso del Norte

El presidente Juárez huía de los franceses y buscaba un refugio seguro, que encontró en la hoy llamada Ciudad Juárez, tras una travesía penosa por el norte del país, donde la resistencia era alimentada por la esperanza de liberar a su patria

Juan de Dios Olivas / Especial para La Verdad

Aquella mañana, ese hombre de rasgos indígenas salió al patio de una de las casas propiedad de Inocente Ochoa, uno de los hombres más ricos de la ciudad, y pidió a una de las trabajadoras una cubeta con agua. Como respuesta recibió una negativa seguida de una andanada de palabras humillantes.

“…Días, qué indio tarahumar, pos qué se ha créido que yo soy su criada… ai ’ta la noria para que saque su agua, adió, pos éste… yo tengo que lustrar las botas del siñor presidente…”

La mujer no sabía que se trataba de Benito Juárez, quien sin responder, tomó él mismo el balde, lo bajó a la noria y sacó el agua que necesitaba para asearse.

Era el 15 de agosto de 1865. El presidente de México, desde un día antes se encontraba en Paso del Norte, la ciudad que en su honor adoptaría su nombre años después.

Por la noche, cuando la élite local esperaba al presidente para darle la bienvenida, la empleada se escondió detrás de unas cortinas para conocerlo y al verlo se llevaría una sorpresa, el indio al que había humillado en la mañana era aquel señor que todos aguardaban.

“Usté perdone… siñor presidente…”, le dijo disculpándose en la primera oportunidad que tuvo.

La anécdota es rescatada por el desaparecido historiador Ignacio Esparza Marín en el tomo dos de su obra Monografía Histórica de Ciudad Juárez.

Ese año, Benito Juárez huía de los franceses y buscaba un refugio seguro, que encontró en la Villa Paso del Norte tras una travesía penosa por el norte del país, en la que la resistencia era alimentada por la esperanza de liberar a su patria.

Obra anónima. Juárez en camino a Chihuahua, 1902, litografía

En Guadalupe, Distrito Bravos, lo esperaba un grupo de indios tiguas comandados por el jefe Sanapa, que lo escoltó hasta la Villa Paso del Norte, donde permaneció hasta noviembre para regresar a Chihuahua; pero volvió el 18 de diciembre de ese mismo año para quedarse hasta el 10 de junio de 1866.

En ese lapso en el que habría de celebrar su cumpleaños, reorganizaría la resistencia en contra del imperio encabezado por Maximiliano de Habsburgo y aprovecharía el escenario internacional para derrotar al invasor. También cambiaría para siempre el rostro de la villa que le dio refugio.

De San Pablo Guelatao

Sesenta años atrás de esa anécdota, en 1806, en San Pablo Guelatao, un pueblo pequeño de Oaxaca con sólo 20 familias, el 21 de marzo, nacía ese hombre que guiaba desde Paso del Norte a los mexicanos.

Hijo de Marcelino Juárez y Brígida García, ambos zapotecas monolingües, dedicados a la agricultura, habría de quedar huérfano a los tres años y bajo el cuidado de su tío Bernardino Juárez, hombre de carácter duro, pero con quien aprendió a leer.

Durante su infancia y hasta los 12 años, trabajó pastoreando las ovejas del tío en las inmediaciones de la Laguna Encantada.

A esa edad, partió para la ciudad de Oaxaca de la que había escuchado muchas noticias, en particular de sus amplias calles, casas grandes y escuelas, y donde se encontraba su hermana trabajando en la casa de la familia Maza.

En Oaxaca conoció a Antonio Salanueva, un hombre que vestía los hábitos de la orden tercera de San Francisco, de oficio encuadernador, que se convirtió en su tutor y le abrió un mundo de posibilidades.

Además de aprender castellano y asistir a una escuela, tuvo acceso a los libros que Salanueva resguardaba para encuadernar.

Su tutor lo hizo ingresar al Seminario de Santa Cruz, donde estudió el bachillerato; luego, en 1828, al Instituto de Ciencias y Artes, en el que se graduó de abogado en 1834.

En Oaxaca ejerció su profesión en un despacho y fue profesor de física y secretario del Instituto donde él estudió e inició su carrera política, desempeñando la regencia del Ayuntamiento de Oaxaca.

Después ocupó una diputación local, en 1834 asumió el cargo de magistrado del Tribunal Superior de Justicia y en 1841 fue nombrado juez de lo civil.

En 1843 contrajo matrimonio con Margarita Maza y años después alcanzó la gubernatura de su estado para ejercer el mandato entre octubre de 1847 y agosto de 1852 cuando fue destituido por Antonio López de Santa Anna en represalia por sus ideas liberales y su oposición a la dictadura que encabezaba.

Según Santa Anna, en alguna ocasión Juárez tuvo el atrevimiento de prohibirle la entrada a Oaxaca, por lo que, en mayo de 1853, fue aprehendido y expulsado del país para ser enviado directo a Cuba.

De ahí se trasladó a Nueva Orleans, Estados Unidos, donde se vinculó con otros liberales mexicanos que se encontraban en la misma terrible situación de destierro que él, entre los que destacan Melchor Ocampo, José María Mata y Ponciano Arriaga.

Desde el destierro apoyó el movimiento de Juan Álvarez, quien proclamó el Plan de Ayutla y derrocó a Santa Anna, lo que le permitió regresar a México y ser designado ministro de Justicia e Instrucción Pública.

En esa época se expidió la ley sobre Administración de Justicia, mejor conocida como Ley Juárez, que ordenaba suprimir los fueros eclesiástico y militar.

De acuerdo con la historiadora Elsa Aguilar Casas, en su artículo difundido por el INEHRM, “Benito Juárez, visionario de un nuevo México”, el contexto en el que surgió esa ley marca el inicio de una nueva etapa en la historia de México, en que por la vía legal se buscaba modernizar a la sociedad en todos los sentidos: político, económico, educativo y cultural.

Pero antes, le habría de costar al país una sangrienta guerra de liberales contra conservadores, estos últimos luchando por preservar su poder.

Al lado de compañeros como Melchor Ocampo, Sebastián Lerdo de Tejada, Ignacio Ramírez, Guillermo Prieto, Ignacio Manuel Altamirano, Manuel Payno, Matías Romero, y grandes militares como Ignacio Zaragoza, Jesús González Ortega, Mariano Escobedo y Porfirio Díaz, logró el triunfo para los liberales.

Durante la presidencia de Ignacio Comonfort, al frente del Ministerio de Gobernación y al mismo tiempo de la Suprema Corte de Justicia, impulsó al Congreso Constituyente, en cumplimiento al Plan de Ayutla y en febrero de 1857 promulgó la nueva Constitución que también desencadenaría un conflicto armado entre liberales y conservadores, conocido como la “Guerra de Reforma” o la “Guerra de los Tres Años”.

El mismo Comonfort cambiaría de bando para desconocer el nuevo orden legal, lo que permitiría a Juárez, ya en su calidad de presidente de la Suprema Corte de Justicia, asumir la primera magistratura de la República, acatando de esta manera lo dispuesto en el artículo 79 de la Carta Magna.

En medio de la guerra, entre julio y agosto de 1859 promulgó las leyes de Nacionalización de Bienes Eclesiásticos, la de Secularización de Cementerios, la del Registro Civil, las cuales, nacionalizaban los bienes del clero, separaban a la Iglesia del Estado, ordenaban la exclaustración de monjas y frailes, previeron la extinción de las corporaciones eclesiásticas, implantaban el registro civil y secularizaban los cementerios y las fiestas públicas.

Esas leyes son el comienzo de una nueva época para el país, que se va transformando poco a poco. El mismo Juárez ante la mirada atenta de la gente, llevó a su hija Manuela a contraer matrimonio al Registro Civil, en apego a la nueva ley.

La lucha vs la invasión francesa

El nuevo orden, surgido a raíz de la Constitución de 1857, se rompería pronto debido a la situación de la hacienda pública. Juárez decretó la suspensión de pagos de la deuda y encaró un conflicto internacional con Inglaterra, España y Francia en el que nuevamente las intrigas de los políticos conservadores mexicanos estarían presentes.

Los dos primeros países terminaron por aceptar la suspensión de pagos mientras que Francia decidió invadir México y tras apoderarse de la capital, instalaron una monarquía apoyada por las fracciones conservadoras mexicanas.

El 10 de abril de 1864, una comisión de conservadores mexicanos acudió a Europa ante Maximiliano, para ofrecerle la corona mexicana y el archiduque firmó con Napoleón los Tratados de Miramar.

El emperador se instaló en México, mientras que Juárez navegaba por el norte del país encabezando la resistencia armada.

En octubre de 1864 se instaló en la ciudad de Chihuahua. Sin embargo, en el verano de 1865 las fuerzas extranjeras invadieron la entidad, por lo que Juárez decidió salir.

El Gobierno republicano continuó su éxodo hacia la Villa de Paso del Norte, a la cual llegó el 14 de agosto en compañía de sus ministros, entre ellos Sebastián Lerdo de Tejada, de Justicia y Relaciones Exteriores, así como una pequeña escolta.

Antes de llegar a la Villa y al salir del desierto, las primeras casas que encontró a su paso fueron las del actual Valle de Juárez.

En Guadalupe, Distrito Bravos, lo esperaba el grupo tigua que tenía al frente al jefe Sanapa, el cual lo escoltó hasta la villa Paso del Norte

Juárez, cuyo rostro moreno y raíces zapotecas resaltaban, vestía la indumentaria que lo caracterizó: un traje formal, un sombrero y su capa negra que llamó la atención de los nativos, que empezaron a llamarlo “Manto Negro”, apodo que Juárez adoptaría después como miembro de las logias masónicas.

Al llegar a Paso del Norte, sus habitantes también lo recibieron. Las familias acomodadas hicieron una rifa para definir cuál de ellas le brindaría posada.

Sería Inocente Ochoa quien tendría ese honor, lo hospedó en su casa ubicada en la actual avenida 16 de Septiembre y Francisco I. Madero, inmueble que fue convertido en el Cine Victoria en 1946.

Fotografía: Cortesía

En tanto, el edificio de Correos ubicado a un costado de la Misión de Guadalupe y del presidio militar, sería elegido para instalar su oficina, “era el único edificio federal entonces”, añadió.

El peso de la presencia de Juárez impactó a la pequeña Villa Paso del Norte, que experimentó una transformación y sobre todo un nuevo orden en ese periodo.

Durante su estancia, Benito Juárez intervino en toda clase de problemas locales, resolvió disputas de tierras, renombró colonias que aún conservan la nomenclatura recibida por los liberales, como son Partido Doblado, Partido Díaz, Partido Romero, Lerdo, y Zabálcar de Juárez, hoy Salvárcar.

El carruaje de Benito Juárez

Esta última, ubicada entre Zaragoza y Senecú, recibió el nombre de la combinación de los apellidos de los ilustres liberales Zaragoza-Balcárcel, Carmona y del presidente Benito Juárez.

También resolvió el manejo de las acequias y su Gobierno inició la disputa internacional por el pedazo de tierra que México perdió por el movimiento del cauce del Río Bravo, y que después de 100 años, Estados Unidos devolvería al país para convertirse en el parque El Chamizal.

***

FUENTES: Ignacio Esparza Marín, tomo dos Monografía Histórica de Ciudad Juárez; hhtp://www2.uacj.mx; *Breve Historia de Ciudad Juárez y su región; Francisco R. Almada, en Visión Histórica de la Frontera Norte de México; Elsa Aguilar Casas, Benito Juárez, visionario de un nuevo México en www.inehrm.www.

Notas Relacionadas:

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Conoce Ciudad Juárez – Red Intercultural Estudiantil

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »