Migración

Con refugio buscan salvar vidas de menores migrantes

Habilitan albergue para niños, niñas y adolescentes migrantes que viajan sin compañía hacia Estados Unidos por Ciudad Juárez; actualmente hay 40 menores bajo resguardo del Estado

Texto y fotografías: Karen Cano / La Verdad

Ciudad Juárez –Dibujos de casas, de corazones con mensajes amorosos y personajes de caricaturas plasmados en papel cuelgan de una pizarra. Son deseos y emociones de decenas de niños, niñas y adolescentes migrantes que viajan sin compañía y que fueron asegurados por autoridades durante su travesía por esta frontera con Estados Unidos.

Los trazos de colores son testimonio de vida que se exhiben en el Centro de Asistencia Social para la Atención de Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Migración Nohemí Álvarez Quillay, albergue que se habilitó en la zona centro de Ciudad Juárez.

“Anteriormente atendíamos a un lado de Presidencia (Municipal), en un espacio dentro de una traila (una unidad móvil), ahora contamos con instalaciones dignas para atender a nuestros niños, niñas y adolescentes y familiares migrantes”, dice José Alfredo Villa Sánchez, director del refugio que operaba como un módulo, donde se atendieron a casi 500 menores en los últimos cuatro años.

Hasta el 2018, en este complejo ubicado sobre la calle Ignacio Alatorre con el número 870, en la Colonia Centro, operó el Hospital Civil Libertad; las instalaciones ahora cuentan con espacios abiertos, murales coloridos y dormitorios, cocina, comedor y un espacio para juegos y actividad física al aire libre para niños, niñas y adolescentes.

El refugio lleva por nombre de una niña migrante de 12 años, oriunda de la provincia de Cañar de Ecuador, quién según consta en el informe de investigación de la Fiscalía General del Estado, se quitó la vida en el baño de la Casa Hogar ‘Esperanza’, un lugar que acoge a niños en Ciudad Juárez.

Cinthia Aideé Chavira Gamboa, presidenta del DIF Estatal Chihuahua, explica que el nombre de Nohemí Álvarez Quillay para el Centro, se decidió en conmemoración de una niña ecuatoriana de 12 años de edad, indígena, originaria de una de las comunidades quechuas más vulnerables de la zona del ecuador.

“Nohemí no pudo completar el viaje que le llevaría a la reunificación familiar, al llegar a Estados Unidos para estar al lado de sus padres, ella terminó su travesía el 11 de marzo de 2014, tras un recorrido de cerca de 10 mil kilómetros desde el inicio en su peregrinar, los primeros días de febrero, en un albergue para niñas y niños migrantes en Ciudad Juárez”, dice.

“Precisamente porque queremos evitar esto, este es un espacio para evitar ese tipo de situaciones, para que podamos brindar atención psicológica de manera oportuna, en cuanto son canalizados se pasan con un psicólogo que puede atender una crisis emocional derivado de su tránsito migratorio”, comenta Villa Sánchez, encargado del albergue que comenzó a operar hace seis meses.

De momento, el lugar atiende a 40 menores de edad en su mayoría son adolescentes, hombres de países sudamericanos, que esperan poder retornar a su lugar de origen, se informó.

***

“Este es un lugar idóneo para atender a nuestros niños, niñas y adolescentes, contamos con abogados, psicólogos, trabajadores sociales, un área de atención jurídica que se complementa con un área de atención social, que es el albergue; y ya aquí podemos restituir sus derechos”, apunta Villa Sánchez.

Al interior, quienes ahí moran también son motivados a realizar actividades recreativas y escolares, cuentan con maestros que les dan clases, les permiten jugar futbol en el patio de juegos, y le dejan ver películas y realizar otras actividades culturales y pedagógicas.

La instalación de este inmueble tuvo una inversión de 10 millones de pesos por parte de Gobierno de Estado, además, la empresa mexicana Coppel donó otros 183 mil pesos, y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) donó 658 mil pesos, ambos en especie, se informó.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días realizó una donación en equipamiento equivalente a 140 mil pesos y en equipo de cómputo por alrededor de 37 mil 200 pesos.

Mientras que la Unicef también se ha comprometió a cubrir los honorarios del equipo multidisciplinario, durante la operación del Centro, hasta el 6 de septiembre de este año, según informaron las autoridades durante una ceremonia de inauguración realizada la mañana de este martes.

Pandemia dificulta el regreso a casa

Datos dados a conocer por la administración estatal indican que las atenciones a niñas, niños y adolescentes migrantes y repatriados no acompañados y separado, se duplicó del 2017 al 2019, teniendo el pasado un descenso que atribuyen a la situación pandémica.

En el 2018 se informó de la recepción de 100 menores en esta situación, para el 2019 se contaba con 227. Esto mientras que en el 2020 se atendieron 144 menores de edad migrantes extranjeros no acompañados.

La situación es complicada para quienes han llegado en medio de la contingencia, pues el retorno asistido se ha dificultado debido al cierre de embajadas en diferentes puntos.

“Ha sido un tránsito bajo por la situación pandémica, y no ha habido mucho movimiento. El tiempo que duran aquí varía pueden ser 15 o 30 días o más, es variable porque cada asunto en particular varía”, explica Jorge Omar Gaspar Pereyra, subprocurador de Niños, Niñas y Adolescentes auxiliar del distrito Bravos.

Indica que el cierre consulados, como el de Salvador o Guatemala, han logrado que un trámite que antes podía durar un mes ahora pueda retrasarse hasta tres meses.

“Vienen en su mayoría bajo una problemática que pone en riesgo su vida, y el retorno asistió no se puede llevar a cabo, pues su vida corre riesgo de regresar a su país de origen, entonces hay que dejarlos en el estado, en este caso el país mexicano (…) Para efectos del retorno de adolescentes, como trabajamos de manera conjunta con el Instituto Nacional de Migración, se están apenas abriendo consulados para que puedan regresar”, agrega

El albergue será administrado por el Gobierno del Estado bajo un modelo de atención definido por la Unicef y respaldado por la organización promotora de la figura de acogimiento familiar, Ligthshine.

laverdadjz@gmail.com

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »