Juárez

Consigue padre Aristeo aplazar juicio en su contra por violación

Minutos antes de iniciar la audiencia se reportó la ausencia del abogado que encabeza la defensa del sacerdote, por lo que Baca pide diferirla para garantizar su derecho a una defensa técnica; grupos de mujeres reclamaron la demora de la justicia, cuestionan: ¿y la víctima?

Texto y Fotografías: Blanca Elizabeth Carmona/La Verdad

Sorpresivamente, el arranque del juicio oral en contra del sacerdote Aristeo Trinidad Baca, acusado de violación y abuso sexual de una niña de su comunidad religiosa, fue diferido para el próximo 25 de enero, debido a que el abogado que lleva la voz de su defensa no se presentó a la diligencia argumentando que podría estar enfermo de COVID-19.

Frente a los jueces del Tribunal de Enjuiciamiento, el párroco abogó por el titular de su defensa y logró aplazar la audiencia inicial, por lo que la víctima y a sus padres se quedaron a la espera de rendir declaración. Ellos ya estaban en el recinto, a unos metros de la sala principal donde se hallaba Baca acompañado de dos de sus tres abogados.

Aristeo Baca / Archivo La Verdad

Para las integrantes de las organizaciones de la sociedad civil, que desde la noche del lunes 18 de enero empezaron a alzar la voz en demanda de justicia y para exigir que el párroco no sea tratado con privilegios, esta situación es una muestra más de que la víctima es invisibilizada en el proceso penal.

 “Lo que más me consterna de esta situación es que la víctima fue invisibilizada, porque ya estaba preparada. Ya estaba aquí, lista, no para enfrentar pero si (para) decir su verdad. Entonces, ¿qué hacemos con la víctima? Yo entiendo que no debemos pisotear los derechos del señor pero y ¿la víctima? Volvemos a lo mismo, sigue quedando en segundo plano, como siempre” expuso la abogada Leticia Badallares Martínez, asesora legal de Sin Violencia agrupación coadyuvante del Ministerio Público en el proceso penal.

Cerca de las 13:00 horas, Badallares salió de los juzgados y se dirigió a un grupo de mujeres, que desde el mediodía se concentraron en la plaza de Ciudad Judicial en respaldo a la víctima, para anunciarles que la audiencia se aplazó.

La noticia desató sus reclamos y protestas por lo que consideraron una estrategia del principal abogado del padre católico para dilatar más el proceso.

Las mujeres son integrantes de las agrupaciones del Movimiento de Mujeres que se encontraban en el lugar con pancarta donde se leía: “basta de privilegios para el clérigo Aristeo B”, “juicio con perspectiva de género. Primero la niñez”, “No privilegios. Si justicia”, “No a la pedofilia”, “Las niñas no se tocan”, “Los niños no se tocan”, entre otras muchas consignas. Una noche antes llevaron a cabo una vigilia con las mismas demandas.

“(Los abogados) deben tener las herramientas ya listas, es una estrategia. ¿Cómo afecta en el ánimo de la víctima esto? ¿Cómo afecta en nuestro ánimo? ¿Qué mensaje nos manda entonces”, cuestionó Badallares.

El párroco ha nombrado a tres abogados para que lo representen, sus litigantes son José Emilio de la Rosa, Perla López Hernández y a Jorge Alberto Soto Adame. Los dos primeros si se acudieron al inicio del juicio oral 43/2020, Soto Adame no.

Al estar frente al Tribunal de Enjuiciamiento y antes de que este declarara formalmente el inicio del juicio oral, Aristeo Baca se dirigió a los jueces para pedir que se garantizara su derecho a una defensa técnica, dijo que él confiaba en el abogado Jorge Alberto Soto Adame y se le estaba informando que posiblemente había contraído coronavirus.

Al Tribunal se le informó que durante el fin de semana aparentemente Soto Adame convivió con unas personas que están infectadas de COVID-19 y que el lunes 18 de enero presentó síntomas. Además se exhibió un comprobante médico en el que se le ordena a Soto aislarse y estar en reposo.

Ante esta situación, el presidente del Tribunal de Enjuiciamiento Carlos Jaime Rodríguez García señaló que el juicio se difería para el próximo lunes 25 de enero a las 9:30 de la mañana y les ordenó a los abogados de Aristeo presentes en la sala que se preparen para asumir la defensa en caso de que Soto Adame resulte positivo al COVID-19, pues el juicio no deberá volver a diferirse.

El aplazamiento ocurre a 14 días de que venza la medida cautelar de arraigo domiciliario que se impuso a Aristeo. El 9 de febrero del 2019 un Tribunal de Control autorizó a que él no pisara la cárcel en atención a su edad y en lugar de la prisión preventiva ordenó que permanezca en un domicilio particular.

Aristeo Baca, quien cumplirá 77 años en septiembre próximo, está acusado de haber cometido dos violaciones y un abuso sexual en contra de una niña, de quien abusó desde que la menor tenía 8 años. Fue detenido en febrero del 2019, hasta ese momento dirigía la parroquia católica Santa María de la Montaña, así como un complejo comunitario, integrado por una guardería, comedor infantil, clínica y asilo para ancianos.

La Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM) solicitó al Tribunal de Enjuiciamiento 83 años y cuatro meses de cárcel contra el acusado, así como el pago de 41 mil 500 pesos para sufragar la atención psicológica a la víctima y también se solicita la reparación del daño integral, entendida esta como una serie de medidas que permitan la restitución, compensación y garantía de no repetición de los delitos.

laverdadjz@gmail.com

Notas Relacionadas:

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: Los 765 días del caso Aristeo - La Verdad Juárez

  2. Pingback: 30 testigos en el juicio contra el padre Aristeo - La Verdad Juárez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »