Justicia

30 testigos en el juicio contra el padre Aristeo

Vigilia donde un grupo de mujeres demandó un juicio justo para la víctima y justicia sin privilegios en el caso Aristeo. Fotografía: Blanca Carmona

El exsacerdote Alberto Manuel Athié Gallo, quien lucha contra la pederastia en la Iglesia católica, será una de las personas que rendirán su testimonio en el proceso judicial que este lunes inicia contra Aristeo Baca por violación y abuso sexual de una niña

Blanca Elizabeth Carmona / La Verdad

El activista y exsacerdote de la Arquidiócesis de México, que lucha en contra de la pederastia en la Iglesia católica, Alberto Manuel Athié Gallo, será uno de los testigos de cargo en el juicio oral que este lunes inicia contra el padre Aristeo Trinidad Baca, por violación y abuso sexual en contra de una niña.

Al menos unos 30 testigos serán presentados al Tribunal de Enjuiciamiento, entre los ofrecidos por la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM), la asesora jurídica de la víctima y los abogados defensores del presbítero Baca, se desprende de información oficial del proceso que el pasado 19 de enero se aplazó para este lunes.

El vicario General de la Diócesis de Ciudad Juárez, monseñor José René Blanco Vega, también está llamado a rendir declaración, de acuerdo con datos oficiales.

Athié Gallo fue sacerdote durante 20 años. En el 2003 renunció a su ministerio al darse cuenta de que la Iglesia católica se oponía a buscar la justicia para las personas abusadas sexualmente por presbíteros e incluso había creado, en el 1962, un mecanismo institucional para proteger la imagen y salvaguardar el prestigio de los religiosos, por encima de la verdad, la justicia y el grave daño a las víctimas en México y el mundo, se indica en la biografía del exsacerdote.

El exsacerdote Alberto Manuel Athié Gallo. Fotografía: SinEmbargo

Desde el 2003, Athié –licenciado en filosofía y doctor en teología moral– es miembro de redes por los derechos de las víctimas de abuso sexual clerical en México y representante ciudadano de víctimas sobrevivientes de abuso sexual de nuestro país ante el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas.

A principios del 2017, el también activista presentó ante la Fiscalía General de la República (FGR) una denuncia contra el entonces cardenal Norberto Rivera Carrera al considerarlo como omiso por ocultar 15 supuestos casos de sacerdotes pederastas, de acuerdo con reportes periodísticos.

Es el Ministerio Público adscrito a la FEM quien ofrece la declaración de Athié, en calidad de perito experto, se indica en la información oficial, aunque no se indica la audiencia en la que tendrá participación.

La representación social presentará también al Tribunal de Enjuiciamiento la declaración de la víctima, de los padres y otro familiar de ella. Además a otros 11 testigos, entre estos psicólogos y médicos forenses, un agente y una maestra.

La asesora jurídica de la víctima pretende desahogar la declaración del vicario Blanco Vega, al parecer para probar que en la fecha de los hechos Aristeo Trinidad Baca era presbítero.

Datos periodísticos indican que hasta antes de que fuera objeto del cumplimiento de una orden de aprehensión por los hechos que ahora lo llevan a enfrentar un juicio oral –en febrero del 2019– Aristeo dirigía la parroquia Santa María de la Montaña, así como un complejo comunitario, integrado por una guardería, comedor infantil, clínica y asilo para ancianos.

De acuerdo con datos a los que tuvo acceso La Verdad, los abogados defensores presentaran unos 26 testigos, 13 de estos son los mismos que ofreció el Ministerio Público pues la defensa también pretende interrogar como testigo propio a la víctima, a sus padres y a otro familiar así como a peritos de la FEM.

Entre los declarantes de descargo también se encuentran peritos privados: un especialista en psicología, un ginecólogo, un médico, una contadora, varios testigos que al parecer hablarán de la conducta del párroco Aristeo y un agente, indican datos oficiales.

Aristeo Trinidad es acusado por la FEM de haber cometido violación a una niña en dos ocasiones, la primera presuntamente ocurrió a finales de diciembre del 2015 en el interior de la casa parroquial, ubicada en la calle General Lorenzo Ávalos, de la colonia Santa María, cuando la víctima tenía apenas 8 años.

También se le señala como responsable de un abuso sexual al parecer perpetrado en septiembre de 2016, también en la casa parroquial, y al momento que la misma niña contaba con 9 años. La segunda violación presuntamente sucedió el 28 de enero del 2018, en el mismo lugar. Para ese año, la víctima tenía 10 años, de acuerdo con datos oficiales.

El juicio oral en contra del presbítero Baca, identificado con el número 43/2020, iba a iniciar el 19 de enero pero el abogado que lleva la voz de la defensa, Jorge Alberto Soto Adame, no se presentó a la diligencia argumentando que podría estar enfermo de COVID-19.

Una noche antes el Movimiento de Mujeres – integrado por Red Mesa de Mujeres, Grupo Compañeros, Organización Popular Independiente, Sin Violencia y Casa Amiga– y la Red de la Infancia, realizaron una vigilia para dar a conocer que están dando seguimiento al proceso judicial para evitar que se privilegie al sacerdote y se perjudique a la víctima.

La FEM pide una pena de 83 años y cuatro meses de cárcel contra Aristeo Trinidad, actualmente de 76 años, y quien libró la medida cautelar de prisión preventiva. En atención a su edad, un Tribunal de Control aprobó que permanezca bajo arraigo domiciliario.

Está previsto que el juicio inicie este lunes 25 de enero a las 9:30 de la mañana.

[email protected]

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »