Crónicas de Juárez

Cuando el destino de Paso del Norte se unió al de Benito Juárez

Obra anónima. Juárez en camino a Chihuahua, 1902, litografía

Tras recorrer cientos de kilómetros, cruzar sierras, planicies y el desierto, Juárez arribó el 14 de agosto de 1865 a la entonces pequeña población fundada por fray García de San Francisco

Juan de Dios Olivas / Especial para La Verdad

Los destinos del presidente de México, Benito Pablo Juárez García –de quien hoy se celebra su natalicio–, y la antigua villa Paso del Norte se cruzaron la mañana del 14 de agosto de 1865.

Ese día, encabezando la resistencia en contra de la invasión francesa a México, el prócer arribó a la entonces pequeña población fundada en 1659 por fray García de San Francisco.

Tras recorrer cientos de kilómetros, cruzar sierras, planicies y el desierto, así como rancherías, pueblos y ciudades, en un carruaje de manufactura francesa, de dos puertas de madera con manijas de bronce y vidrios biselados abatibles, en las que se apreciaba un escudo republicano y en la parte inferior una cabeza de león, hizo su entrada por el antiguo Camino Real de Tierra Adentro.

Benito Juárez

Su estancia se daría entre el 14 de agosto y el 20 de noviembre de 1865, y de nuevo entre el 18 de diciembre de ese año y el 10 de junio de 1866. En este último periodo celebraría su cumpleaños número 60 arropado por los habitantes de esta región.

Los integrantes de esta comunidad le brindaron un refugio, ayuda y confianza para encabezar y reorganizar la resistencia contra los franceses, a grado tal que en una de sus cartas Juárez escribió afirmando: “Aquí no hay traidores”.

Busto a Benito Juárez frente a la Misión de Guadalupe

Su nombre quedó ligado a la villa, fundada por fray García de San Francisco, un 16 de septiembre de 1888, cuando entra en vigor un decreto del Congreso del Estado de Chihuahua que le asigna el nombre de Ciudad Juárez.

Tiempo después, en 1909 el presidente Porfirio Díaz, quien, pese a que alguna vez llego a encabezar una rebelión en su contra, pone la primera piedra del monumento más icónico de la ciudad, para rendirle un homenaje por los hechos históricos que se dieron durante la intervención francesa y que desde esta frontera Benito Juárez protagonizó para defender al país del invasor.

Carruaje de Benito Juárez

EL BENEMÉRITO DE LAS AMÉRICAS

Apenas dos meses antes, el 2 de mayo, el Congreso y Gobierno de Colombia lo habían nombrado Benemérito de las Américas por su perseverancia en la defensa de la independencia y libertad de México y, con ello, también de los países latinos del continente que estaban amenazadas de correr la misma suerte que la nación mexicana.

Su llegada a esta región marcó el fin de su gobierno itinerante, arropado de triunfos, y cambió para siempre el destino de la antigua Paso del Norte que tiempo después, el 15 de septiembre de 1888, adoptaría en su honor el nombre de Ciudad Juárez.

Durante su estancia en la frontera, don Benito instala su gobierno en una finca de adobe ubicada sobre la entonces calle Del Comercio —hoy 16 de Septiembre—, ubicada al norte de la misión de Guadalupe, desde donde tomó las decisiones que marcaron lo mismo el rumbo del país que de los habitantes de esta comunidad.

TRANSFORMA PASO DEL NORTE

Desde ese lugar —hoy desaparecido— reorganiza la resistencia contra el invasor, emite decretos de gobierno para terminar con disputas de tierras, reorganiza el territorio de la Villa Paso del Norte creando los llamados “Partidos” que fueron una especie de colonias agrícolas a las que denominó: Iglesias, Senecú, Escobedo, Mejía, Doblado, Días, Romero, La Fuente, Lerdo, La Playa y Chamizal, además de Zabálcar.

También resolvió el manejo de las acequias y su Gobierno inició la disputa internacional por el pedazo de tierra que México perdió por el movimiento del cauce del Río Bravo, y que después de 100 años, Estados Unidos devolvería al país para convertirse en el parque El Chamizal.

EL MONUMENTO A JUÁREZ

Inauguración del Monumento a Benito Juárez

El Monumento a Benito Juárez es el más representativo de esta ciudad y se ubica en el parque del mismo nombre, en el cuadrilátero que forman las calles Vicente Guerrero, al norte; 20 de Noviembre, al sur; Constitución, al este y Ramón Corona, al oeste.

Su construcción fue ordenada por el entonces presidente Porfirio Díaz, en el marco de las fiestas del Centenario de la Independencia de México y en reconocimiento a la hospitalidad que le brindó Ciudad Juárez, como sede de la República durante la intervención francesa en 1862.

El mismo Díaz colocó la primera piedra el 15 de octubre de 1909, en víspera de su famosa entrevista con el estadista norteamericano William Taft en el edificio de la Aduana, actualmente sede del Museo de la Revolución en la Frontera (Muref), de acuerdo con datos históricos difundidos por la UACJ en su sitio web oficial.

La intención de construirlo data desde 1891, cuando ante el Cabildo de la ciudad se presentó una solicitud que fue aprobada y se constituyó una Gran Comisión Central a la que se integraron además de ciudadanos y políticos de la región, el secretario de Hacienda federal, José Ives Limantour, el general Miguel Auza, el licenciado Pablo Macedo y general Manuel González Cosío.

El 16 de septiembre de 1910 su inauguración formó parte de una serie de muestras patrióticas del general Díaz, desplegadas también con la intención de aminorar su imagen cada vez más impopular.

Datos históricos indican que la realización del trabajo correspondió al ingeniero civil y arquitecto Julio Corredor Latorre; el proyecto se debió a los ingenieros Volpi y Rigalt; los planos estuvieron a cargo del ingeniero José L. Argüelles y la obra negra fue dirigida por el contratista chihuahuense Abel Guadarrama, quien también construyó la “Quinta Gameros” en Chihuahua capital.

Los altorrelieves y el vaciado en bronce de la figura superior fueron realizados en Florencia, Italia, por artistas de aquel país mientras que el mármol de las estatuas es de Carrara, y el utilizado en el recubrimiento de la columna fue traído del estado de Morelos. A través del tiempo ha sufrido daños, los primeros durante la Revolución Mexicana.

MODERNIDAD JURÍDICA

Algunas de las leyes que se promulgaron mientras Juárez participaba en la función pública

*Ley Juárez (1855), que suprimía los fueros del clero y del ejército y declaraba a todos los ciudadanos iguales ante la ley

*Ley Lerdo (1856), que obligaba a las corporaciones civiles y eclesiásticas a vender casas y terrenos

*Ley Iglesias (1857), que prohibió el cobro de derechos y obvenciones parroquiales, el diezmo

Leyes promulgadas por Juárez en Veracruz, en 1855

*Ley de la Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos

*Ley del Matrimonio Civil

*Ley Orgánica del Registro Civil

*Ley de Exclaustración de Monjas y Frailes

*Ley de Libertad de Cultos

***

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »