Migración

Migrantes trans varados en la frontera, otro grupo vulnerable al que EEUU abre las puertas

Con el otorgamiento de excepciones humanitarias, a varias mujeres trans se les permitió cruzar de Ciudad Juárez a El Paso, Texas, entre ellas Susana Coreas, migrante de El Salvador y fundadora de Casa de Colores

Corrie Boudreaux y René Kladzyk / El Paso Matters

El Paso, Texas- Un cambio en las restricciones fronterizas migratorias promulgada desde la era Trump ha permitido que algunas personas transgénero y otros miembros de “poblaciones vulnerables” ingresen a Estados Unidos y busquen asilo, dijeron este miércoles a El Paso Matters el Departamento de Seguridad Nacional y las organizaciones de defensa de los migrantes.

Según la política, comúnmente conocida como Título 42 , los agentes de la Patrulla Fronteriza pueden expulsar inmediatamente a algunos inmigrantes indocumentados antes de que puedan solicitar asilo legalmente. Comenzó en marzo de 2020 en lo que el gobierno anterior anunció como un esfuerzo por contener la propagación de COVID-19, y se ha mantenido bajo el presidente Joe Biden, a pesar de los esfuerzos de la nueva administración para revisar gran parte de las políticas de inmigración de su predecesor.

Sin embargo, la administración Biden ha decidido hacer algunas excepciones para las poblaciones migrantes vulnerables, dijo un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional.

“Estamos trabajando para simplificar un sistema para identificar y procesar legalmente a personas particularmente vulnerables que justifican excepciones humanitarias en virtud del (Título 42)”, dijo el portavoz. “Este proceso de excepción humanitaria implica una estrecha coordinación con organizaciones internacionales y no gubernamentales en México y de la aplicación de pruebas de COVID-19, antes de que los identificados a través de este proceso puedan ingresar al país”.

El portavoz no especificó los grupos de poblaciones vulnerables contemplados con el cambio de política, pero a varias mujeres trans se les permitió cruzar de Ciudad Juárez a El Paso, dijeron grupos de defensa. Buzzfeed informó la semana pasada que la administración de Biden estaba considerando una exención de las expulsiones del Título 42 para algunas poblaciones migrantes vulnerables. 

Este cambio podría alterar la vida de personas como Susana Coreas, una mujer transgénero de El Salvador que llegó por primera vez a la frontera en febrero de 2020, antes del inicio de la pandemia. Dijo que los miembros del personal de un refugio en Ciudad Juárez le aconsejaron que no intentara cruzar la frontera y solicitar asilo, consejo que lamentó haber seguido cuando comenzaron las restricciones por la pandemia.

Este lunes le anunciaron que se le permitiría cruzar a El Paso al día siguiente bajo una excepción humanitaria especial. 

“Todo cambió en un instante. No dormí nada en toda la noche. Era miedo que dijeran, ‘Oh, no, no importa’, o que fuera muy difícil”, dijo Coreas este miércoles, hablando en español en El Paso.

Susana Coreas se pone aretes en su habitación de Casa de Colores en Juárez el 12 de abril. Coreas, una mujer trans de El Salvador, ingresó a Estados Unidos el martes bajo una disposición que permite el ingreso de algunas poblaciones vulnerables. Fotografía: Corrie Boudreaux / El Paso Matters

Héctor Ruiz, abogado de Santa Fe Dreamers Project que se especializa en ayudar a migrantes queer y trans como Correas, dijo que existen dos nuevos procesos que permiten que un número limitado de migrantes vulnerables ingresen a Estados Unidos. Ruiz usa los pronombres ‘elles’ y ‘nosotres’

Uno de los casos está relacionado con una demanda presentada por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles que alega que el Título 42 viola los estatutos de inmigración y constituye una denegación ilegal del derecho a buscar asilo. La organización de defensa ha pedido a la administración de Biden que ponga fin al uso del Título 42 para las expulsiones fronterizas rápidas.

El otro proceso se formalizará más como un “consorcio”, un proceso de colaboración entre organizaciones no gubernamentales y el gobierno de Estados Unidos para facilitar el cruce de grupos vulnerables, dijo Ruiz. 

Para Coreas, el proceso de entrada a Estados Unidos fue mucho más sencillo de lo que imaginaba. 

“No me lo esperaba, pero la gente fue muy, muy agradable. El trato fue digno, muy bueno”, dijo. “Solo nos tuvieron allí dos horas y media. Que hasta ahora, es el tiempo más corto que conozco para las personas que han cruzado”. 

Ruiz dijo que su organización ha ayudado a entre 15 y 18 migrantes transgénero a ingresar a Estados Unidos hasta ahora a través de este proceso de excepción, pero dijo que el número total podría ser mayor. 

México es considerado uno de los países más peligrosos para las personas transgénero y queer debido a los mayores riesgos de delitos homofóbicos y transfóbicos, dicen los expertos. Es el segundo país más mortífero del mundo para las personas trans , según un estudio del grupo de defensa Letra S. 

“Solo por el hecho de ser trans y queer (estos migrantes) enfrentan una mayor vulnerabilidad”, dijo Ruiz. 

Los residentes de Casa de Colores, un refugio para migrantes trans en Juárez, posan para selfies en la azotea el 12 de abril. Bajo un cambio reciente en la política de asilo, algunos migrantes trans han calificado para ingresar a los Estados Unidos para perseguir sus solicitudes de asilo.  Fotografía: Corrie Boudreaux / El Paso Matters

Después de experimentar problemas relacionados con su identidad de género en varios refugios en Juárez, Coreas estableció, “accidentalmente”, dijo, el refugio Casa de Colores en noviembre de 2020.

El espacio está dedicado a brindar un hogar a migrantes trans. La mayoría de los residentes de Casa de Colores son mujeres trans, pero al menos un hombre trans se ha quedado en el refugio desde que abrió. 

Coreas no se hace ilusiones de que Estados Unidos es un lugar libre de discriminación contra las personas trans, pero sus experiencias hasta ahora la han vuelto optimista.

“Hasta ahora, el 80 por ciento de la ayuda que hemos recibido (y) de la que sobrevivimos ha venido de Estados Unidos”, dijo, refiriéndose a las donaciones que apoyan a Casa de Colores y sus residentes. 

“Ha habido mucho apoyo y no tengo ninguna experiencia con la discriminación aquí. No puedo decir que no haya discriminación aquí, pero realmente por lo que me han dicho, la gente que tiene más experiencia aquí, es que aquí hay mucha menos discriminación de la que vivimos en nuestros países, o de lo que vivimos en Juárez ”. 

Coreas enfrenta un largo proceso judicial para determinar si recibirá asilo. Pero ve esperanza en los cambios que le han permitido finalmente ingresar a Estados Unidos.

“Finalmente, tenemos esta oportunidad después de un año y medio de espera; algunas niñas incluso han esperado dos años, así que hay esperanza para todas las demás”, dijo. “Somos personas, que podemos vivir aquí libremente. Todavía no tenemos asilo, pero esta es una oportunidad ”.

****

Este contenido es publicado por La Verdad con autorización de El Paso Matters. Ver original aquí.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »