Corrupción

La ruta del dinero, los sobornos a gobernantes de México ‘lavados’ en EEUU

En el extremo norte de McAllen se encuentra otra casa de San Antonio que los fiscales decomisaron como parte de su investigación sobre el ex gobernador de Tamaulipas, Yarrington Ruvalcaba. La casa de 4,300 pies cuadrados en un lote de 3 acres se vendió en una subasta en 2013 por 330 mil dólares

Durante cuatro años, los investigadores federales estimaron que millones de dólares robados a los contribuyentes mexicanos pasaron por un banco del sur de Texas. Cuando siguieron el rastro, esos millones los condujeron a bienes raíces, automóviles y aviones. Pero en 2018, esas investigaciones se detuvieron repentinamente.

Por Jason Buch*
Fotografía por Tomas Muscionico

El apodo ‘El Dragón’ de Luis Carlos Castillo Cervantes lo hace sonar como un narcotraficante implacable. Las raíces de su alias, sin embargo, están en el negocio bastante mundano por el que era conocido en México: tenía la licencia exclusiva del país para arrendar una marca popular de equipos de pavimentación de carreteras. Las máquinas, que raspan y trituran el asfalto viejo mientras pavimentan las carreteras, arrojan oscuras nubes de humo. De ahí, “El Dragón”, “el Dragón” o “el Rey de los Dragones”, como también se le conoce.

Castillo construyó su imperio empresarial siendo generoso, incluso enviando a los políticos bolsas de lona llenas de dinero en efectivo. Al trabajar con los gobiernos estatales de México, Castillo parecía encontrar casi imposible hacer negocios sin pagar sobornos. Más tarde se reveló que había gastado millones llenando los bolsillos de funcionarios de todo el país inflando el valor de sus contratos para cubrir los gastos adicionales. Con el dinero llegando, hizo lo que hacen tantos empresarios exitosos del norte de México: se mudó a Texas.

En Texas, Castillo no era conocido por su apodo intimidante. Era conocido por su riqueza: sus famosos amigos; su lujoso estilo de vida, que incluía un garaje lleno de automóviles, incluido un deportivo y sedanes de lujo; su compra y venta de bienes raíces; y sus grandes donaciones a las campañas de destacados políticos.

En 2005, Castillo completó la construcción de una casa de 25 mil pies cuadrados ( 2 mil 322.5 metros cuadrados) en Mission, con una piscina, hileras de árboles cítricos y un lugar para eventos de 8 mil pies cuadrados (743.2 metros cuadrados), todo rodeado por altos muros compuestos.
Los conocidos describieron al alto y bien arreglado Castillo como afable y educado, pero los vecinos que vivían en el vecindario suburbano sin salida vieron el dinero. Los helicópteros iban y venían. Músicos con suficiente renombre como para llenar estadios en Houston, San Antonio y Dallas tocaban fiestas privadas en su casa.

En el interior, Castillo mostró una foto de sí mismo con el expresidente George W. Bush. En 2005, fue anfitrión de un evento de campaña para el entonces gobernador de Texas y luego Secretario de Energía, Rick Perry. El evento también sirvió como una cumbre informal de gobernadores fronterizos. Entre los asistentes se encontraban los gobernadores de los estados mexicanos de Coahuila, Tamaulipas y Veracruz. Los registros de financiamiento de campañas revelan que de 1997 a 2010, Castillo donó más de 26 mil dólares a campañas estatales y federales en los Estados Unidos, la mayoría de las cuales fueron para Perry.

Según un análisis del Colectivo de Datos Anticorrupción, un grupo de investigadores y periodistas que abogan por políticas y leyes para frenar la corrupción transnacional, entre 2007 y 2020, las empresas de Castillo compraron y vendieron decenas de propiedades inmobiliarias en los condados de Cameron e Hidalgo. Castillo compró una pequeña participación, menos del 10 por ciento, del Banco Inter National local en McAllen y estableció una oficina en la sede del banco.

Alrededor de 2008, las inversiones de El Dragón parecían particularmente visionarias: a medida que la violencia relacionada con las drogas se extendía por México, los mexicanos ricos huían a través de la frontera y los políticos y empresarios mexicanos invirtieron en bienes raíces, a salvo de las devaluaciones del peso, los rivales políticos vengativos y los esquemas de extorsión. Pero mezclados con el flujo de dinero legítimo había miles de millones de dólares en dinero de la droga, sobornos y fondos robados de las arcas del gobierno.

Los fiscales federales en San Antonio intentaron confiscar esta casa de 2,383 pies cuadrados en un lote de casi un acre con piscina en 2012, alegando que fue comprado con dinero robado del estado de Coahuila. Eventualmente retiraron su demanda como parte de un acuerdo de culpabilidad con el ex tesorero del estado, quien entregó millones de dólares en otros activos. Un miembro de la familia vendió la casa en 2017.


Para Texas, y particularmente el sur de Texas, esto fue una bendición. Dinero sucio fluyó hacia el mercado inmobiliario local en medio de la Gran Recesión, y políticos corruptos y dueños de negocios de México pagaron impuestos sobre decenas de millones de dólares en bienes raíces. Este año, Castillo deberá más de 90 mil dólares en impuestos solo en su mansión en la ciudad de Mission, Texas. Esos políticos y empresarios iniciaron negocios y gastaron dinero en centros comerciales de alto nivel en Dallas, San Antonio, Houston y el Valle del Río Grande. Los pequeños bancos fronterizos los aceptaron con gusto como clientes y fueron recompensados ​​con millones de dólares en negocios.

“Las inversiones fueron mucho más seguras [en Estados Unidos]. Estaban garantizados”, dice Javier Peña, quien supervisó las operaciones de la Administración de Control de Drogas (DEA) en gran parte del sureste de Texas como agente especial a cargo de su división de Houston de 2011 a 2014. “Esa gente tenía el dinero en efectivo. Tenían la previsión “.

Las conexiones de El Dragón resultaron invaluables para sus amigos políticos en México que querían mudarse y asegurar el dinero obtenido a través del soborno, admitió Castillo más tarde. Ellos también querían traer dinero a Texas y comprar bienes raíces. Pero las leyes bancarias estadounidenses someten a los políticos extranjeros y sus familiares a una capa adicional de escrutinio, y se espera que los bancos se aseguren de que el dinero de las llamadas “personas políticamente expuestas” esté limpio. Castillo, sin embargo, podría ayudar a las personas a abrir cuentas en Inter National y luego pagar los sobornos directamente sin transferencias bancarias transfronterizas que despertaran sospechas.

Era un socio increíblemente valioso para el banco, y Castillo presentó a sus empleados a alcaldes mexicanos, jefes de departamentos del gobierno estatal y gobernadores, quienes se convertirían en clientes lucrativos. Ninguno de ellos, sin embargo, se compara con el hombre con el que El Dragón los relacionó en 2008.

Un día a finales de ese año, Guillermo Flores Cordero, un hombre de negocios bigotudo, calvo y arrugado de Coahuila, llegó a McAllen en un avión fletado y fue recibido por Castillo. y representantes de Inter National. Flores Cordero había descubierto una manera ingeniosa de capitalizar el dinero sucio que se trasladaba de México a Texas: si un cleptócrata en México le daba, digamos, 10 millones de pesos adquiridos mediante sobornos en efectivo, Flores Cordero depositaría el dinero en cuentas bancarias vinculadas a sus negocios mexicanos legítimos. Una vez en el banco, el dinero sería transferido a sus cuentas en Estados Unidos, haciendo que las transferencias parezcan transacciones legítimas. Desde sus cuentas en Estados Unidos, podría transferir dinero a un pariente del cleptócrata en México, un poco menos de 1 millón de dólares al tipo de cambio en el otoño de 2008, y menos su recorte de aproximadamente el 10 por ciento. A partir de ahí, ese pariente podría comprar una casa en Texas, vender la casa e integrar las ganancias nuevamente en el sistema bancario.

Una empresa controlada por el ex tesorero de Coahuila Héctor Javier Villarreal Hernández compró media docena de propiedades comerciales en Brownsville, incluida esta. Los fiscales en San Antonio presentaron una demanda para decomisarlo en 2012. Después de que Villarreal Hernández se declarara culpable, su compañía lo vendió a un tercero, según muestran los registros de escrituras.

El esquema fue detallado más tarde en la corte por fiscales federales. Durante los próximos cuatro años, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley estimaron más tarde, casi 30 millones dólares en sobornos y dinero directamente robado a los gobiernos estatales mexicanos pasarían a través de las cuentas Internacionales de Flores Cordero y una parte de ellas al mercado inmobiliario de Texas. Esos dólares y fondos de esquemas de lavado similares se destinaron a propiedades e inversiones inmobiliarias compradas con dinero sucio robado a los contribuyentes mexicanos.

Condominios frente al mar en South Padre Island. Una casa opulenta de casi 8,000 pies cuadrados (743.2 metros cuadrados) al oeste de Austin. Una mansión con vista a un campo de golf en las afueras de Houston. Automóviles de lujo. Aviones. Otros eran menos llamativos: una farmacia en San Antonio. Casi todas las propiedades comerciales en una intersección concurrida en Brownsville. Lotes vacíos programados para desarrollo en San Antonio y South Padre Island. Compras tan mundanas como las pavimentadoras de El Dragón.

Las operaciones complejas de lavado de dinero que involucran a empresarios con conexiones políticas como Castillo y Flores Cordero casi nunca terminan en la mira de los investigadores estadounidenses. Pero cinco años después de que El Dragón y Flores Cordero lanzaran su esquema de lavado de dinero en Inter National, las cosas cambiaron. En 2013, cuando Flores Cordero y su esposa aterrizaron en San Antonio para pasar un fin de semana de vacaciones, los agentes federales los arrestaron por cargos de lavado de dinero. Tres años después de eso, los agentes arrestaron a Castillo.

Esos arrestos fueron el resultado de una serie de investigaciones realizadas entre 2012 y 2017 por un grupo de trabajo federal contra el lavado de dinero con sede en Texas. Los fiscales de los distritos judiciales del sur y oeste de Texas acusaron a casi 20 personas como resultado de las investigaciones. A través de procedimientos penales y civiles, los fiscales intentaron confiscar más de 100 propiedades, incluidos seis aviones, 12 automóviles, 32 cuentas bancarias y 55 propiedades inmobiliarias en 10 ciudades de Texas, así como en Nueva York, Los Ángeles y Miami. En total, el valor de los activos que el gobierno de Estados Unidos dijo que los funcionarios mexicanos compraron en Estados Unidos superó los 100 millones de dólares.

Entonces, de repente, las investigaciones se detuvieron.

Vigilancia de la DEA

Jennifer Sánchez comenzó su carrera en el Servicio de Aduanas de EE. UU. Trabajando en la interdicción de narcóticos en el sur de Texas. A principios de la década de los noventa, tomó un trabajo en la DEA y una década más tarde fue destinada a México, donde se encontró trabajando en estrecha colaboración con Roberto Velasco Bravo, quien supervisaba las investigaciones del crimen organizado para la policía federal de México. Una tarde de primavera de 2008, hombres armados del cártel mataron a Velasco Bravo cerca de su casa en un barrio de clase media alta de la Ciudad de México.

Un testigo en el juicio del jefe del cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, testificó más tarde que Velasco Bravo fue asesinado porque trabajaba para traficantes rivales, pero Sánchez dice que cree que murió porque estaba limpio.

“Era un buen hombre”, dice Sánchez. “Lo mataron porque no quiso aceptar el soborno”.

Cuando Sánchez regresó a Houston, dice que tenía una foto del cuerpo de Velasco Bravo en su escritorio, cubierta con un pedazo de papel para evitar a los visitantes la espantosa vista, inscrita con una cita que había leído en línea: “El mal en México no son los narcos, simplemente ellos son un subproducto del mal. Los narcos son oportunistas. Todos y cada uno de los niveles de contubernio se remontan a la corrupción. Pero la corrupción es promovida y desarrollada por los humanos, y ahí está la mayor enfermedad de México: apatía”.

A principios de 2012, Sánchez acababa de concluir una investigación de seis meses sobre las finanzas de un farmacéutico que se había estado beneficiando de la venta sin escrúpulos de opioides. Sánchez dijo que le había confiscado 2 millones de dólares y que se había ido con una nueva apreciación de cómo podía usar un rastro de papel para golpear las billeteras de los delincuentes.

Sánchez, quien ya no está con la DEA, se negó a hablar sobre casos específicos de lavado de dinero, en parte porque algunas investigaciones están en curso. Pero estaba dispuesta a hablar sobre las investigaciones de lavado de dinero en general: los casos que, según ella, requieren una disciplina y una atención al detalle que la mayoría de los agentes no tienen o no pueden prescindir.

“Un agente no quiere sentarse en su escritorio”, dice. “Quieren correr y golpear a la gente en la cabeza. Llegaba a las 9 en punto, a las 10 de la mañana. A veces me sentaba en ese escritorio hasta las 9 de la noche solo mirando los papeles “.

La DEA presenta casos deteniendo a los narcotraficantes y haciendo que se delaten unos a otros. E incluso los agentes que persiguen a los capos pueden completar sus estadísticas con una dieta constante de arrestos y decomisos de drogas mientras golpean a los [narcos] subordinados en el camino hacia sus objetivos principales. Pero esos casos lo llevan solo hasta cierto punto en los escalones superiores del inframundo, dice Sánchez. Para llegar a las personas que mantienen unido el sistema, como los políticos corruptos que protegen a los narcotraficantes, los agentes tienen que seguir el dinero, y eso significa un tipo diferente de investigación.

La unidad 1401 de esta torre de condominios frente al mar de 28 pisos se vendió en una subasta de gobierno por 640 mil dólares en 2013. Los fiscales federales en Brownsville habían alegado que el condominio fue comprado por un testaferro del ex gobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington Ruvalcaba. Yarrington Ruvalcaba se declaró culpable de un
cargo de conspiración para lavado de dinero en marzo de 2021.

Las personalidades también juegan un papel en el trabajo, dice ella. Se trata tanto de jugar bien juntos, en cooperación entre agencias o entre personas; la competencia puede descarrilar una investigación rápidamente, permitiendo que los criminales salgan libres. Por el contrario, un agente y un fiscal que se interesen en un tipo de caso inusual pueden cambiar por completo la forma en que los funcionarios abordan el crimen.

Entonces, en 2012, cuando una mentora le preguntó si quería unirse a un esfuerzo de varias agencias para investigar transferencias bancarias sospechosas de políticos y empresarios mexicanos, solo tuvo que mirar la foto de Velasco Bravo sentada debajo de los papeles apilados en su escritorio, para saber la respuesta.

El tesorero de Coahuila

Las estrategias de Estados Unidos hacia México estaban cambiando. Mientras Sánchez revisaba las transferencias electrónicas en su oficina en Houston, los fiscales de Brownsville se preparaban para acusar a Tomás Yarrington Ruvalcaba, exgobernador del estado de Tamaulipas, por acusaciones de que había tomado dinero de los narcotraficantes. Luego, el 1 de febrero de 2012, un alguacil del condado de Smith que trabajaba cerca de Tyler detuvo una camioneta Mercedes que transportaba al extesorero de Coahuila Héctor Javier Villarreal Hernández, su esposa, un miembro de la familia y dos hijos.

En el vehículo encontraron 67 mil dólares y una escopeta. Los agentes se quedaron con el efectivo y entregaron a Villarreal Hernández a funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, quienes lo dejaron en libertad a los pocos días. El día de su arresto, según muestran los registros judiciales, el equipo de Sánchez comenzó a investigar sus finanzas.

Sánchez descubrió que entre 2009 y 2012, se habían transferido 22 millones de dólares desde México a ocho cuentas bancarias de JP Morgan Chase controladas por familiares de Villarreal Hernández. Pero según una declaración jurada presentada por Sánchez, el dinero no provenía de narcotraficantes ni de sobornos; se creía que había sido adquirido mediante préstamos fraudulentos que había obtenido Villarreal Hernández utilizando la línea de crédito del estado de Coahuila. Armados con poco más que las transacciones financieras sospechosas y los reportes de prensa sobre Villarreal Hernández, Sánchez y su equipo se propusieron encontrar un fiscal que entablara una demanda por confiscación de activos contra las cuentas.

Otra propiedad comercial en la cartera del ex tesorero de Coahuila Villarreal Hernández. Este lavado de autos se encuentra en medio de cadenas de comida rápida y negocios locales junto a la Interestatal 69 en Brownsville. Los fiscales intentaron decomisarlo, pero finalmente acordaron dejar que la empresa de Villarreal Hernández, Peninsula South Padre LLC, se quedara con él.

Para ganar el caso, los fiscales tendrían que demostrar que un funcionario mexicano a nivel estatal se había involucrado en un complejo esquema que involucraba la falsificación de la aprobación legislativa para préstamos bancarios, que las víctimas del crimen eran contribuyentes en México que debían pagar los préstamos. y que los beneficiarios, hasta cierto punto, eran contribuyentes en Texas. Ofrecía poca o ninguna intriga que mantuviera despierto al jurado durante un juicio prolongado. 

Pero Sánchez dice que lo vio de manera diferente: un funcionario extranjero estaba usando millones de dólares de dinero robado a los contribuyentes mexicanos para comprar bienes raíces en todo Texas.

“Cuando vas detrás de los de cuello blanco, es una cosa diferente”, dice ella. “Estos tipos no estaban necesariamente ordenando la muerte de alguien. Pero, no obstante, sigue debilitando a un país “.

En marzo de 2012, los fiscales de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Bexar presentaron una demanda para decomisar alrededor de 6.5 millones de dólares en cuentas bancarias en poder de empresas fantasmas vinculadas a Villarreal Hernández. En cuestión de semanas, los fiscales federales de la Fiscalía Federal en San Antonio presentaron una docena de demandas en busca de residencias y propiedades comerciales a nombre de sociedades de responsabilidad limitada controladas por familiares de Villarreal Hernández.

Al año siguiente, los fiscales federales en Corpus Christi dieron seguimiento a su propia presentación contra una cuenta bancaria de 2.28 millones de dólares que Villarreal Hernández tenía en las Bermudas, así como una cuenta de 2.76 millones de dólares en el territorio británico en poder de Jorge Juan Torres López, exgobernador interino de Coahuila. En McAllen, los investigadores encontraron millones de dólares pasando a través de Inter National Bank y otros bancos estadounidenses, y terminaron en las cuentas estadounidenses de alcaldes mexicanos, funcionarios estatales, gobernadores y sus familias, en gran parte con la ayuda de El Dragón. Y había más.

En diciembre de 2013, Flores Cordero, el arruinado empresario de Coahuila arrestado en San Antonio, admitió que ganó 2.5 millones de dólares en comisiones enviando dinero sucio de México a Texas y se declaró culpable en Corpus Christi de un cargo de conspiración de lavado de dinero. Los fiscales retiraron los cargos contra su esposa.

En 2014, los fiscales de San Antonio presentaron una demanda para confiscar siete propiedades inmobiliarias del condado de Bexar que, según dijeron, fueron compradas con dinero robado del estado de Aguascalientes. Alegaron que, en 2008, 5.5 millones de dólares pasaron a través de varias cuentas bancarias estadounidenses, incluidas cuentas en Inter National, al hijo del entonces gobernador de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat, que se utilizó para comprar viviendas, lotes baldíos y propiedades comerciales en San Antonio.

En 2015, los fiscales de Corpus Christi acusaron formalmente a Eugenio Hernández Flores, exgobernador de Tamaulipas e invitado en el evento de campaña de Rick Perry en 2005 en la casa de Castillo. Los fiscales alegaron que un millón de dólares que habían pasado por las cuentas de El Dragón en 2009 fue dinero de soborno a Hernández Flores.

Los fiscales federales llegaron a un acuerdo con el hijo del exgobernador de Aguascalientes Luis Armando Reynoso Femat en 2019. Habían alegado en una demanda civil que Reynoso Femat compró millones de dólares en bienes raíces del condado de Bexar, incluido este pequeño edificio de oficinas, con dinero robado. de las arcas del estado. Un abogado del hijo de Reynoso Femat dijo al San Antonio Express-News que había llegado a un acuerdo con el gobierno para vender la propiedad inmobiliaria, pero los registros de propiedad del condado muestran que todavía es propiedad de la empresa del hijo, R&S International Investments LP.

 De 2012 a 2017, los investigadores produjeron acusaciones contra casi 20 personas, incautando bienes raíces, aviones, automóviles y cuentas bancarias que hoy estarían valoradas en más de 100 millones de dólares sin tener que poner un solo testigo en el estrado. Si bien algunos involucraron denuncias de tráfico de drogas, la mayoría de los casos se centraron en el robo y malversación de fondos públicos. Dado que la mayoría de sus objetivos vivían en México, los fiscales se basaron en gran medida en demandas civiles que nombraron a los agentes de bienes raíces de Texas como acusados.

Retos en el combate al lavado de dinero

Las demandas civiles de decomiso de activos han sido controvertidas durante mucho tiempo. Cuando la policía local, por ejemplo, confisca varios miles de dólares en efectivo de un automovilista, los costos judiciales para que el propietario recupere el dinero a menudo es mayor que el efectivo real incautado, y los policías generalmente se llevan el dinero sin tener que demostrar que el automovilista obtuvo a través de la actividad delictiva. Ese dinero a menudo se destina a fondos de decomiso para uso de los departamentos involucrados en la incautación.

En 2012, por ejemplo, la ciudad de Tenaha, Texas, resolvió una demanda colectiva que impugnaba su práctica de decomiso, que según los críticos se basaba en el perfil racial. Entre los demandantes se encontraba un hombre de 32 años a quien la policía confiscó casi 4 mil dólares en una parada de tráfico. Gastó casi la misma cantidad en honorarios legales para demostrar que el dinero era suyo y que no estaba sucio. Los críticos de los enjuiciamientos de la cleptocracia extranjera en Estados Unidos dicen que los investigadores usan tácticas similares, pero se llevan millones en lugar de miles.

“Si no tienen pruebas suficientes para presentar [cargos] penales y obtener una acusación, lo que sucederá es que presentarán una demanda civil y se quedarán con los activos”, dice Kevin Fisher, un abogado defensor de California. que ha representado a clientes que luchan en casos de cleptocracia.

Según Fisher, las demandas por decomiso de activos a menudo se basan en gran medida en pruebas circunstanciales. Una declaración jurada para perder una casa en Brownsville y 2.8 millones en una cuenta bancaria de Bermuda en poder del exalcalde de Matamoros Erick Silva Santos, por ejemplo, reveló que Silva Santos ganaba solo alrededor de 100 mil dólares al año. “No se conoce una fuente legítima de ingresos para contabilizar la adquisición de las propiedades del demandado”, explica la declaración jurada. Los abogados defensores dicen que si bien mostrar que los activos de un funcionario público exceden sus ganancias genera dudas, eso no es necesariamente evidencia de un delito.

Esta farmacia en el lado norte de San Antonio recaudó $ 8.8 millones de dólares cuando el gobierno de Estados Unidos la vendió en una subasta en 2016. Fue una de las propiedades que el ex tesorero de Coahuila, Villarreal Hernández, entregó después de declararse culpable de cargos de lavado de dinero.

Varias de las personas que quedaron atrapadas en las investigaciones, incluidos los exgobernadores de Tamaulipas y Aguascalientes, enfrentaron procesos penales en México. Otros no lo hicieron, lo que provocó críticas de que Estados Unidos se estaba sobrepasando. Los abogados de Silva Santos, por ejemplo, llevaron documentos a la corte que demostraban que el ex alcalde había sido exonerado de irregularidades en México. De hecho, argumentaron, aunque los fiscales estadounidenses alegaron que Silva Santos recibió sobornos en México, no habían identificado una ley específica que él había violado en México. Por lo tanto, si el dinero no es producto de un delito, Silva no puede ser acusado de blanqueo. Sin embargo, un juez dictaminó que Silva no podía luchar contra la demanda civil porque era un fugitivo de una acusación por conspiración y fraude de lavado de dinero. Fisher llama a esta práctica “un atraco”.

“Básicamente lo vamos a acusar y declarar culpable de violar las leyes de su país como mecanismo que nos permitirá intentar incautar activos en este país, que es un puente demasiado lejos”, dice Fisher.

Los críticos en México se hacen eco de las preocupaciones de Fisher. Algunos miembros del Partido Revolucionario Institucional acusaron al Departamento de Justicia de México de realizar investigaciones paralelas de exfuncionarios para influir en las elecciones presidenciales de 2012 en ese país. En Estados Unidos, los abogados defensores acusaron al Departamento de Justicia de intentar ser una “potencia colonial de facto”.

Pero Erica Benites Giese, exdirectora de la unidad de litigios financieros de la oficina del fiscal federal con sede en San Antonio, dice que independientemente de que haya cargos en otro país, el gobierno de Estados Unidos no puede hacer la vista gorda ante el dinero que cree que es sucio. .

“El gobierno tiene interés en detener o reducir la influencia corruptora que estos delitos relacionados con la cleptocracia tienen en las personas, el comercio y la economía de este país”, escribió Giese en un correo electrónico. “¿Vamos a mirar para otro lado cuando sabemos que se está cometiendo un crimen (o una parte del mismo, aunque sea pequeño) en los Estados Unidos?”

Luego estaban los que acogieron con agrado el escrutinio. México ha luchado denodadamente para combatir la corrupción. Los fiscales y los auditores del gobierno carecen de los recursos para combatir eficazmente la corrupción, dice Bernardo León Olea, abogado mexicano y defensor de la reforma de la justicia penal. Quizás más perjudicial para los esfuerzos anticorrupción, dice, es un sistema político en el que los gobernadores actúan como jefes de partido. Los funcionarios de cada estado deben su puesto a la persona en la parte superior de la estructura del partido.

“Si desobedecen a sus jefes, perderán sus trabajos, sus carreras y, en algunos casos, sus vidas”, dice León Olea.

Una empresa de autoalmacenamiento pagó 11.45 millones dólares en una subasta del gobierno en 2016 por esta torre. Los fiscales federales confiscaron esta propiedad como parte de su investigación sobre decenas de millones de dólares robados al gobierno de Coahuila y blanqueados en Texas.

El dinero que fluye de México a Estados Unidos tiene impactos muy reales a través de la frontera. El estado de Coahuila, endeudado por miles de millones de pesos, está perpetuamente comprometido, gastando hasta el 10 por ciento de su presupuesto anual para atender los préstamos que el gobierno sacó mientras Torres López y Villarreal Hernández eran tesoreros. Las escuelas carecen de aire acondicionado. Los sistemas de agua en las zonas rurales deben actualizarse. Y durante la pandemia, el estado se ha visto obligado a endeudarse para impulsar la economía y pagar los servicios de emergencia y la respuesta, todo hecho más difícil con su línea de crédito agotada.

“Todo ese dinero podría haber servido para hacer muchas cosas buenas para el estado, para la comunidad”, dice Jesús Ramírez, excongresista del Partido Acción Nacional de Piedras Negras. “Pero básicamente estaban perdidos”.

En 2017, los partidarios de reformas en México estaban observando con entusiasmo cada nuevo caso que surgía de Texas. En enero de ese año, dos meses después de que los agentes lo arrestaran, Castillo apareció en el juzgado federal de Corpus Christi. Se declaró culpable de un cargo de conspiración de lavado de dinero, admitiendo haberse beneficiado de la enorme deuda de Coahuila, además de haber sobornado a Villarreal Hernández y Reynoso Femat.

Aproximadamente tres meses después, los fiscales de Corpus Christi aseguraron lo que sería la acusación final de las investigaciones de la cleptocracia mexicana. Presentaron cargos de conspiración de lavado de dinero y conspiración de fraude bancario contra el exsecretario de finanzas del estado de Tabasco, su esposa y un socio comercial.

El primer revés

En septiembre de 2017, los fiscales enfrentaron su primer gran revés. Un jurado absolvió a la esposa del exsecretario de Finanzas de Tabasco del cargo de conspiración para lavado de dinero. Si bien fue condenada por el cargo de fraude, una corte federal de apelaciones luego desestimó la condena. En 2019, los fiscales desestimaron la acusación contra su esposo, así como las demandas civiles que habían presentado un año antes de tener como objetivo los condominios que su familia poseía en Los Ángeles, la ciudad de Nueva York y Miami y una casa en Sugar Land, Texas, un suburbio de Houston. .

Ese mismo año, los fiscales federales en San Antonio resolvieron bajo sello una demanda contra bienes raíces vinculados al ex gobernador de Aguascalientes. Mientras tanto, casi una década después de que agentes estadounidenses incautaron por primera vez las cuentas bancarias de Villarreal Hernández, no ha habido ningún movimiento público en la investigación de su jefe. Humberto Moreira Valdés, el exgobernador de Coahuila, quien también se desempeñó brevemente como líder del Partido Revolucionario Institucional y asistió al evento de campaña de Rick Perry que organizó Castillo, nunca fue acusado en Estados Unidos, ni siquiera después de que su nombre fuera repetidamente invocado en la corte. Un testigo en un juicio por drogas alegó que Moreira tomó dinero del cártel de los Zetas, mientras que los fiscales dijeron que recibió sobornos de El Dragón y se refirieron a él como un conspirador en un plan transfronterizo para vender estaciones de radio en México mientras se embolsaba dinero robado del gobierno de Coahuila, todas las acusaciones que ha negado con vehemencia a lo largo de los años.

La justificación de por qué los fiscales confiscaron esta casa de 3,300 pies cuadrados en los suburbios del centro de Texas permanece bajo sello. Era propiedad de una ex profesora de la Universidad Estatal de Texas vinculada sentimentalmente a Yarrington Ruvalcaba. La profesora nunca impugnó el decomiso y el gobierno de los Estados Unidos lo vendió en 2014 por 212,500 dólares.

Luego estaba el tema de la casa.

En 2009, El Dragón había pagado casi 600 mil por una casa en una subdivisión cerrada de San Antonio, pero luego les dijo a los funcionarios estadounidenses que no sabía de quién era la casa. Dijo que simplemente había enviado dinero a una compañía de títulos de propiedad para saldar una deuda que tenía con Luis Rayet, el dueño de una compañía mexicana de taxis aéreos. Después de que Castillo pagó por la casa, el título fue transferido a la suegra de Moreira Valdés.

En 2013, los agentes del FBI grabaron a Castillo llamando a Rayet para preguntar para qué era el dinero. Rayet dijo que lo estaba usando para otorgar otro préstamo a un amigo. “No se ha pagado, pero espero que me pague algún día”, dijo Rayet. En 2017, el gobierno de EE. UU. confiscó la casa y luego la vendió por $ 515,000 dólares. Pero a pesar de tomar la casa, los fiscales nunca acusaron a Moreira Valdés. Varios meses después de la venta de la casa, los fiscales federales en San Antonio presentaron una demanda para decomisar uno de los aviones de Rayet. Al año siguiente, llegaron a un acuerdo, aunque los detalles están sellados.

Los enjuiciamientos han tenido un impacto duradero: en 2018, el director de la Red de Ejecución de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro reconoció al equipo de Sánchez por su trabajo, FinCEN ahora requiere informes de transacciones de bienes raíces en efectivo en el condado de Bexar, y el año pasado, el Congreso deslizó una enmienda de ley en el texto del presupuesto de Defensa que requeriría divulgaciones de propiedad para las compañías de responsabilidad limitada. Pero muchos de los funcionarios que enfrentaron decomisos de activos civiles aún no han sido condenados, y mucho menos han visto un tiempo de cárcel significativo.

Reynoso Femat, exgobernador del estado de Aguascalientes, fue condenado por cargos de malversación de fondos en México, pero logró evitar la cárcel y actualmente se postula para alcalde de la capital del estado. Moreira Valdés ha evitado cargos criminales en México y Estados Unidos, mientras que Torres López, el exgobernador interino de Coahuila, se declaró culpable de un cargo de conspiración para lavado de dinero y espera sentencia en una cárcel cerca de Corpus Christi. Admitió haber lavado 350 mil dólares, una fracción del valor de los activos que el gobierno de Estados Unidos le incautó.

En marzo, los fiscales abandonaron sus acusaciones de que Tomás Yarrington Ruvalcaba, el exgobernador de Tamaulipas, tomó dinero de los cárteles de la droga y le permitió declararse culpable de un cargo de conspiración para lavar sobornos pagados a cambio de contratos gubernamentales.

Los fiscales dijeron que pedirán una sentencia en el extremo inferior de la sentencia entre nueve y 11 años que probablemente enfrentará en prisión. Eugenio Hernández Flores, sucesor de Yarrington Ruvalcaba en Tamaulipas, está preso en México luchando contra la extradición a Estados Unidos.

Y continúan surgiendo acusaciones de que políticos mexicanos están invirtiendo dinero sucio en bienes raíces de Texas. En 2018, un abogado privado del estado mexicano de Veracruz presentó una serie de demandas contra compañías de responsabilidad limitada de Texas alegando que lavaron dinero robado por el exgobernador Javier Duarte de Ochoa. Las empresas poseen más de 30 casas, lotes baldíos y edificios comerciales en el área de Houston, según las demandas. En 2020, el estado de Chihuahua, que limita con gran parte del oeste de Texas, anunció que había encontrado alrededor de 50 propiedades inmobiliarias en Texas, Florida y Nuevo México pertenecientes al exgobernador César Duarte Jáquez.

“Sigo pensando que hay una cantidad sustancial de dinero en algún lugar, probablemente canalizada a través de Estados Unidos y estacionada en algún lugar en el mar, y está esperando a estas personas”, dice Tony Buzbee, un abogado de lesiones personales de Houston que representa a Veracruz y Chihuahua en juicios en Texas. . “Cuando los atrapen, llegarán a un acuerdo con el gobierno. Habrá mucha gente pagada. Se escaparán de la prisión y todo seguirá como de costumbre “.

Guillermo Flores Cordero, el empresario de Coahuila, está libre bajo fianza a la espera de sentencia. También lo es Héctor Javier Villarreal Hernández, el segundo tesorero de Coahuila investigado por Sánchez y su equipo que se declaró culpable de conspiración de lavado de dinero y conspiración para transportar dinero robado en 2014. Aún se encuentra en San Antonio, donde inició un negocio de restaurante.

“Creo que hicimos algo asombroso”, dice Sánchez. “¿Detuvimos la corrupción en México? Diablos no. Pero creo que cambiamos algunos cursos. Estoy orgulloso de lo que logramos “.

******

Cuando comenzaron a trabajar juntos en 2008, Flores Cordero y Luis Carlos “El Dragón” Castillo Cervantes capitalizaron un sistema de corrupción de larga data en México, así como un Departamento de Justicia de Estados Unidos que ignoró en gran medida cómo el dinero sucio ingresaba al sistema financiero del país. Ninguno de los dos sería entrevistado para esta historia, pero el abogado de Castillo, Ricardo Salinas, dijo que lo que hizo su cliente, pagar sobornos por contratos, era una práctica comercial estándar en México. Cuando los políticos le pidieron que los ayudara a mover dinero a Estados Unidos, según Salinas, Castillo no tuvo más remedio que aceptar si quería mantener su opulento estilo de vida.

Y si bien Estados Unidos históricamente ha hecho poco para combatir la cleptocracia extranjera, el gran volumen de dinero sucio que se movía a través del Inter National Bank hizo que fuera imposible ignorarlo.

“Estos muchachos se salían con la suya porque estaban haciendo muy poco”, dice Salinas. “Es como [decir]: vamos, chicos, nos haremos de la vista gorda ante esta mierda, pero están gastando miles de millones de millones de dólares. A nadie le importó durante años porque no era algo flagrante “.

A pesar del éxito de los fiscales en la incautación de activos de 2012 a 2017, una revisión de los registros judiciales en línea para los distritos judiciales del sur y oeste de Texas no arrojó nuevos casos de cleptocracia después de 2018. Los funcionarios federales se negaron o no respondieron a las solicitudes de entrevistas para esta historia o responder preguntas sobre por qué las investigaciones y los enjuiciamientos se detuvieron tan abruptamente. Sin embargo, los datos recopilados por Transactional Records Access Clearinghouse, una organización de investigación de datos de la Universidad de Syracuse que analiza las estadísticas del Departamento de Justicia, revelan que los enjuiciamientos por delitos de cuello blanco, en general, cayeron durante la administración Trump. Casi todos los enjuiciamientos en el sur de Texas pasaron a un segundo plano en los casos de inmigración a principios de la presidencia de Trump, según TRAC.

También era una cuestión de personalidades: en 2015, Sánchez pasó a un puesto en Tailandia que rastreaba los activos de los traficantes que operaban en la web oscura. Los miembros restantes de su equipo también se trasladaron a diferentes asignaciones o se jubilaron. Cuando un juez preguntó durante una audiencia de 2019 por qué estaban abandonando los casos, Julie Hampton, una fiscal federal en Corpus Christi que había estado persiguiendo agresivamente los casos de cleptocracia, explicó: “Estamos teniendo importantes problemas de recursos”. Al año siguiente, Hampton dejó el Departamento de Justicia para convertirse en juez de primera instancia de EE. UU.

Mientras tanto, en Mission, Castillo Cervantes todavía vive en su casa palaciega. El título está en manos de una de las empresas de su familia, y después de declararse culpable de conspiración de lavado de dinero en 2017, espera su último día en la corte.

Las empresas que controla todavía están activas en la compra y venta de bienes raíces en Texas, y sigue siendo generoso con su dinero. En septiembre de 2020, después de una pausa de 10 años de las contribuciones de campaña, Castillo donó $ 1,000 a la exitosa campaña de reelección del senador estatal Chuy Hinojosa. Hinojosa dijo que no conocía a Castillo: “Si lo viera en la calle, no sabría quién era”, dice el demócrata de McAllen, y no verifica los antecedentes de sus donantes. Dice que donará el dinero.

“Hay muchas transacciones comerciales de ida y vuelta entre México y Estados Unidos”, dice Hinojosa. “Ciertamente no me sorprende que haya lavado de dinero”.

*****

* Jason Buch es un reportero independiente con más de una década de experiencia cubriendo la frontera entre Texas y México.

Esta historia es parte de Reporting the Border, un proyecto del International Center for Journalists en asociación con el Border Center for Journalists and Bloggers. Fue producido en asociación con Type Investigations.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »