Justicia

23 militares a juicio civil por ejecución de Damián Tercero

Damián Genovés Tercero murió a manos de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional tras un “error”, según reconocieron autoridades militares a la familia de la víctima. Esta apunta a ser la primera ejecución extrajudicial en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Los padres aún buscan a otro de los jóvenes desaparecido

Texto: José Ignacio De Alba / Fotografías: Isabel Briseño / Pie de Página

CIUDAD DE MÉXICO.- Después de cuatro meses en plantón frente al Palacio Nacional la familia Tercero logró que el gobierno de México reconociera que Damián Genovés (18 años) murió a manos de las Fuerzas Armadas, de acuerdo con lo señalado por mandos militares en una reunión privada con la familia.

El acuerdo significa en los hechos el reconocimiento de la primera ejecución extrajudicial en la actual administración.

Los padres de Damián lograron que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) sentara en el banquillo de los acusados a 23 militares que participaron en un operativo en Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde 12 personas murieron —entre ellos Damián— el 3 de julio de 2020. El caso será llevado a juicio por la Fiscalía General de la República (FGR). 

Desde hace 20 días don Raúl Tercero no ha permitido que se retire la bandera del asta como forma de presión para que se dé cumplimiento a las exigencias de justicia. El campamento que fue su hogar durante 4 meses ya fue removido pero el lábaro patrio no se bajará hasta que se firme el acuerdo pactado con SEDENA el día jueves 17 de junio a las 5:00 p.m.

La familia consiguió que la Sedena colabore en las investigaciones que realiza la FGR; cada mes se reunirán con autoridades para darle seguimiento al caso. También consiguieron que los restos de Damián sean exhumados y transportados a Tapachula, Chiapas, de donde son originarios. Además la Sedena se comprometió a completar con una compensación económica una vez que un juez emita un fallo sobre el caso.

Pero para la familia ésta es solo la mitad de la historia. Reclaman que su otro hijo, Alejandro Genovés (16 años), fue desaparecido por las fuerzas castrenses en el mismo evento.

“Yo no estoy encontra de Andrés Manuel, estoy encontra de lso funcionarios que están al lado de él, que le dan mala información”, dice Raúl.

También puedes leer: ¿Cuándo nos dejó de conmover un crimen de Estado?

El director de derechos humanos de la Sedena, José Carlos Beltrán, admitió a la familia: “algunos de nuestros elementos cometieron un error”. 

Esta semana la familia levantó el plantón que tenían frente a Palacio Nacional. Se espera que este jueves la Sedena, la FGR y la familia firmen el acuerdo de cooperación. Pero Raúl Tercero reitera: “el Ejército mató a Damián y desapareció a Alejandro”.

El acuerdo entre la familia y las autoridades ocurrió el mismo día en que el presidente López Obrador anunciara que buscará que la Guardia Nacional pase a formar parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en su totalidad, a través de una reforma que propondrá ante el Congreso.

 «Hay que analizar, reflexionar y actuar», dice la señora Blanquita quien se trasladó en varias ocasiones, y por última vez el día de ayer desde el sur de la ciudad hasta la plancha del Zócalo, para llevar comida a la familia Tercero y aportar con su granito de arena.

Damián y Alejandro

El 24 de junio Damián y Alejandro acudieron a pedir trabajo a un sitio especializado en el lavado de tráileres. Damián, de 18 años, consiguió el empleo, mientras que Alejandro, por ser menor de edad, fue rechazado. Después de un día agridulce los chicos se comunicaron con su padre para avisarle que ya iban de regreso a su casa. Pero en el camino ambos fueron secuestrados por un grupo de la delincuencia organizada. 

La familia Genovés Tercero no volvió a saber de los muchachos. Días después, el 3 de julio de 2020, la Sedena hizo un operativo donde se enfrentó con armas contra un grupo de delincuentes que viajaban en varias camionetas pickup, en la batea de uno de los vehículos se encontraba Damián, amarrado de pies y manos con cinta industrial. 

Después del enfrentamiento y persecución donde murieron una decena de personas, que fue videograbado y filtrado a la prensa, los militares revisaron la camioneta ocupada por los delincuentes. Para su sorpresa había aún una persona viva —Damián — que pidió auxilio, pero en la grabación se oye que un militar ordena “Mátalo, mátalo, a la verga”. Raúl Genovés, padre de la víctima explica que en la autopsia quedó documentado que su hijo murió de un tiro en la cabeza, efectuado a 2 o 3 metros. 

En el lugar fueron encontradas otras dos personas secuestradas que murieron durante el enfrentamiento. Según Raúl Tercero las familias de estas víctimas aceptaron una compensación económica para que el caso no se investigara. La hipótesis de la familia es que en el mismo vehículo era transportado Alejandro, pero los militares se deshicieron del cuerpo: “como era menor de edad, buscaron deshacerse del cuerpo”. 

Cuatro meses después de que la familia se plantó afuera de Palacio Nacional, la Sedena admitió colaborar en las investigaciones. Nueve de los militares implicados se dieron a la fuga, según relatan los familiares. Raúl recuerda su petición: “yo lo que quiero es que metan a la cárcel a los mataron a mi hijo y que me entreguen a Alejandro con vida”. 

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Pie de Página que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »