Juárez

‘Arriesgamos la vida, nos regatean monto de pensión’: policías pensionados reclaman a Municipio

Policías pensionados se manifiestan en la explanada del edificio de la Presidencia Municipal de Ciudad Juárez, la noche del 1 de julio. Fotografía: Cortesía

Agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal con incapacidad permanente por accidentes registrados durante sus jornadas de trabajo acusan que fueron pensionados por el Gobierno Municipal con montos de entre 500 y 700 pesos por decena; demandan un pago justo

Blanca Elizabeth Carmona / La Verdad

Una tarde de noviembre del 2016, la agente María Guadalupe Flores de la Rosa bajó a toda velocidad de una unidad de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) para corretear a un hombre que huía después de haber cometido un robo.

En la persecución el hombre brincó unos escalones, pero ella piso la plataforma para seguirlo y en el último peldaño resbaló con un líquido que estaba derramado. Esa caída, dice, cambió su vida, terminó su carrera como policía, le provocó lesiones que le dejaron un daño permanente y la incapacitaron para volver a trabajar. Ahora debe tomar medicamento controlado para soportar el dolor en una pierna y en la columna.

Debido a su condición, el año pasado, personal de Recursos Humanos del Gobierno Municipal presionó a María Guadalupe para que aceptara una pensión equivalente al 35 por ciento de su sueldo, que actualmente equivale a unos 700 pesos cada decena.

Ella ha sido de las más afortunadas, asegura. Otros 10 agentes de la SSPM que también sufrieron accidentes de trabajo han sido pensionados con el 20 por ciento de su sueldo. Cantidad que no les alcanza ni para comer.

Debido a esta situación, desde la última semana de junio los 11 agentes iniciaron una serie de manifestaciones públicas en demanda de una pensión justa. Durante dos días y una noche se mantuvieron en la explanada de la Presidencia Municipal de Ciudad Juárez, donde se apostaron bajo carpas para exigir atención a su demanda de una pensión digna.

“Estamos en un problema lamentable, triste. No nada más nosotros estamos batallando, nos llevamos entre los pies a nuestra familia, con el hecho de estar lesionadas los dolores son insoportables, no dormimos ni dejamos dormir” expone María Guadalupe. “Lastima, más que nada, que no se pongan a pensar en los años que servimos, que estuvimos arriesgando la vida a consta de nuestra propia familia”.

Algunas de las personas que han manifestado su inconformidad con el Municipio, nos comparten su historia:

María Guadalupe Flores de la Rosa, de 45 años

Ella ingresó a las filas de Seguridad Pública el 29 de agosto del 2009, siete años después – el 25 de noviembre de 2016– durante una persecución se cayó y se lastimé el tobillo del pie izquierdo, sufrió una fractura, así como rompimiento de ligamentos y tendones; también se lastimó la tibia izquierda y el brazo izquierdo, justo el huesito rotador, y la columna.

María Guadalupe, en servicio como agente de la policía municipal

“A mí el médico me diagnostico lesión de manguito rotador izquierdo con secuela de amitrofia (atrofia muscular) de hombro izquierdo y amitrofia de brazo izquierdo. Anquilosis (reducción parcial o total de la capacidad de movimiento de una articulación) del tobillo izquierdo. Amitrofia pierna izquierda, tengo perdida de movilidad de los dedos del pie izquierdo y neuropatía sensitiva motora del nervio tibial y una limitante del nervio tibial del peroneo del lado izquierdo. La columna desviada al lado derecho”, explicó María Guadalupe al referir que ese es el dictamen elaborado por un perito privado en la ciudad de Chihuahua y no ha sido aceptado por el Gobierno Municipal.

María Guadalupe estuvo incapacitada durante cuatro años, en espera del dictamen final que llegó el 23 de febrero del 2020, cuando le notificaron que había sido pensionada, pero solo con el 20 por ciento de su sueldo, cantidad que se negó a aceptar y por ello el Gobierno Municipal aumentó la cifra a un 35 por ciento.

De los 516 pesos diarios que María Guadalupe ganaba al momento que sufrió el accidente, las autoridades municipales solo le pagan una pensión de 158 pesos por día, y de finiquito le entregaron tres mil 318 pesos, de acuerdo con el testimonio de la afectada.

“Me hicieron una cirugía de pie, hasta ahorita a la fecha no he quedado bien tengo el pie bloqueado hacía el lado derecho y me pusieron clavos y algo para sustituir los tendones, pero creo que no fue el material adecuado, también. Y desde el año pasado vengo batallando en presidencia sobre mi pensión”, dijo y agregó que todavía esta pendiente de que la operen del hombro.

Erika Liliana Guevara Soto, de 39 años

El 12 de diciembre del 2014 Erika viajaba en la unidad 549 de la SSPM sobre la calle Rivera Montercarlo del fraccionamiento Riveras del Bravo, pero su compañero omitió el señalamiento de alto y el vehículo oficial fue impactado por un auto Toyota Camry.

Por el golpe, Erika, entonces de 32 años, se golpeó de frente contra el parabrisas, rebotó y se golpeó contra el volante y quedó nuevamente en el asiento del copiloto. Lo que provocó una fractura en la nariz y lesiones cervicales.

Erika Liliana Guevara Soto, en servicio

“Cuando me golpeo contra cristal se me doblo el cuello y la cintura me tronó muy feo, ahí se me lastimo la cervical y toda la columna, que fue lo que más sentí y lo que más resentí. Sobre resonancias médicas que me han hecho se determinó que tengo lesiones desde las cervicales hasta lumbares, son lesiones de por vida no se pueden operar, lo único que me operaron fue la nariz”, expune.

Erika conta que tiene hernias a lo largo de la espalda y debe tomar medicamento controlado para soportar el dolor.

“Me dicen que debo aprender a vivir con dolor”, dice con resignación Erika, quien tenía casi cinco años de servicio interrumpido en Seguridad Pública Municipal al momento del accidente. Ella ingresó por primera ocasión en el 2009 y laboró hasta el 2013, luego reingreso en el 2014, después de haber permanecido un año y medio fuera.

Después del accidente, Erika Liliana estuvo incapacitada durante seis años, aunque en algunos periodos volvió a trabajar en funciones administrativas. Pero el dolor provocó que en unas diez ocasiones fuera sacada de sus labores en sillas de ruedas a recibir asistencia médica.

Al igual que María Guadalupe, a la hoy agente en retiro Erika con su pensión se le disminuyó su sueldo de 516 pesos diarios a 101 pesos y el 21 de febrero del 2020 personal de Recursos Humanos municipal la obligaron aceptar la pensión advirtiéndole que de lo contrario iba a perder todo.

“Francamente me afecta en todo porque yo no sobrevivo con esa cantidad, tengo tres hijos uno está en la universidad, otro en la preparatoria y el más chiquito en la primaria y con ese dinero no sobrevivo, ni siquiera para la gasolina es suficiente ese dinero”, comenta. “Me dijeron que yo estoy capacitada para trabajar en otra cosa, entonces les dije que reinstalaran en lo administrativo y me respondieron que ya no estoy apta para trabajar en ningún área”.

Olivia Corral Jurado, de 37 años de edad

Olivia sufrió dos accidentes de trabajo. Un choque en 2011 y una caída en 2015. Después de cinco años de estar incapacitada fue pensionada.

“Mis lesiones son cervicales, en las cervicales tengo una hernia, tengo el hombro también lastimado, el cual se me operó, tengo el túnel de carpo y se me quiere pensionar con el 20 por ciento únicamente”, comenta.

Olivia Corral, en servicio como agente de la policía municipal

Olivia dice que ese porcentaje equivale a tener un ingreso de 500 pesos y en una decena le estarían pagando un poco más de mil pesos y en otra de 500. Además, recordó que el primer accidente sucedió cuando patrullaba de noche el Distrito Universidad y al ir a atender una queja ella chocó el vehículo oficial contra un automóvil.

En esa ocasión Olivia se golpeó la cabeza, sufrió una herida en el cráneo y una lesión en el cuello. Convaleció durante tres meses y se reincorporó a laborar.

Cuatro años más tarde, mientras vigilaba un punto en las oficinas del Distrito Babicora –junto a la oficina del titular de la SSPM– Olivia se resbaló con agua y cayó hacía atrás. Volvió a pegarse en la cabeza, se lastimó un hombro, la muñeca del brazo derecho y las cervicales desde la C4 a T1, que son cervicales y tórax.

Ella también debe tomar medicamentos controlados para soportar el dolor constante que sufre en la espalda además del adormecimiento de las manos.  

Olivia Corral lleva 12 años de servicio, cinco de estos incapacitada. El pasado 29 de junio el Gobierno Municipal le notificó que ya fue pensionada con el 20 por ciento del sueldo.  

“Me afecta en lo económico principalmente, tengo una hija de universidad, un niño en primaria, una niña de kínder, entonces con eso para nada me va a alcanzar y yo me lesione en 2015 y se nos atiende, se nos hacen estudios, pero nunca nos explica, nunca nos dicen ya estas bien, ya te voy a dar de alta entonces no es mi culpa haber estado tanto tiempo incapacitada, cinco años, ellos fueron dándole largas y ahorita nos salen con el 20 por ciento. Con eso no me alcanza para nada, vivo en casa de renta”, reclama.

Norma Sariñana Quiñónez, de 42 años

El pasado 30 de junio le avisaron a Norma que debía firmar la pensión después de casi cinco años de haber sufrido un accidente de trabajo y de permanecer incapacitada dos años y seis meses.

El 8 de diciembre de 2016 Norma y varios de sus compañeros respondían a una emergencia pues se había reportado la detonación de armas de fuego y al ir en circulación, la patrulla en la que viajaba fue impactada y se determinó que ellos fueron los afectados.

Norma Sariñana, en servicio como policía municipal

Ella sufrió lesiones en el cuello, hombros y en un brazo. Más de dos años después del choque, el 9 de febrero del 2019, Norma fue sometida a una operación.

“El accidente fue en el 2016, tarde dos años para que me pudieran hacer caso. Después de dos años se me operó, pero no quede bien y sigo insistiendo para que se me atienda medicamente” expone Norma. “Ahora de buenas a primeras me mandaron a dictaminar porque ya no estoy apta como policía y me quieren pensionar”.

Lleva más de año y medio incapacitada y el día martes 30 de junio se le citó en Presidencia para informarle que ya quedó como pensionada. “Me dicen que es con un 20 por ciento (de mi salario). Yo me negué a firmar por ese monto y hasta el momento estamos peleando”.

Debido a las lesiones sufridas a la hoy ex agente municipal le quedaron secuelas permanentes y también dependen de varios medicamentos para soportar el dolor.

Al momento del accidente Norma tenía cinco años de servicio interrumpido, ingresó a la SSPM en el 2009 dejo la corporación en 2012 y regreso en julio del 2014. Después del accidente, por algunos periodos estuvo laborando en el área administrativa de la Secretaría de Seguridad Pública.

“¿Qué es un 20 por ciento? No sobrevivimos, vienen siendo 500 pesos a la decena. Ahora yo soy madre soltera, y aparte los años que tenemos trabajando para el Municipio. Se nos han hace algo injusto”, afirma la mujer, quien está perdiendo movilidad en el brazo derecho así como la fuerza de la mano.

“Entra uno en una frustración y estrés de pensar qué voy a hacer” expone. “Ahorita puse gasolina y ya descompleté el mandado y me faltan los recibos de luz, agua, todo lo que son servicios. Igual tengo a mi hijo que es estudiante, soy madre soltera y entra la frustración de que sin dinero qué voy a hacer, incluso si tengo que pelear legalmente no voy a tener el dinero para meter un abogado”.

Policías pensionados se manifiestan en la explanada del edificio de la Presidencia Municipal de Ciudad Juárez, la noche del 1 de julio. Fotografía: Cortesía

El monto de la pensión se fijó en función de la Ley : Municipal

El administrador de la Ciudad, Víctor Ortega, informó que la Ley Federal del Trabajo establece un tabulador para definir el porcentaje que debe entregarse a quienes se pensionen por haber sufrido un accidente de trabajo.

En el caso de los 11 agentes inconformes –siete mujeres y cuatro hombres –, Ortega dijo que todos fueron pensionados debido a que sufrieron accidentes de trabajo que los incapacitan para volver a laborar y ante la inconformidad por el porcentaje que se les otorgó que van a revisar los expedientes, para ver si hubo algún error u omisión en los dictámenes que se realizaron y “poder recular” si es necesario.

Ortega explicó que si los dictámenes son correctos no se cambiará el porcentaje de la jubilación otorgada y no habrá un mayor monto para los policías pensionados inconformes.

“Manejamos recursos públicos y aunque yo quisiera darles el cien por ciento, por el tema humanitario. Nosotros al final del día manejamos recursos públicos y los recursos públicos tenemos que hacerlo con mucha responsabilidad porque no son nuestros, entonces la respuesta es que si en algunos de los casos el dictamen es el correcto ellos van a tener que entender que ese es el dictamen correcto, la intención nuestra es garantizar que no hubo una omisión”, afirma.

Las revisiones a los dictámenes que se tomó como base para el trámite de su incapacidad inició este 5 de julio, los policías amagan con retomar su manifestación de protesta.

Actualmente el Gobierno Municipal tiene tres mil 414 jubilados y pensionados, se informó.

[email protected]

Notas Relacionadas:

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Policías pensionados reinstalan plantón frente al Municipio, reclaman pensión justa - La Verdad Juárez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »