Juárez

Son lotes baldíos 950 áreas consideradas como parques

De los 2 mil 942 espacios catalogados por las autoridades de Ciudad Juárez como áreas verdes, un 32 por ciento son espacios sin vegetación o en el abandono

Texto y Fotografías: Blanca Carmona / La Verdad

Ciudad Juárez– Dos veces por semana, Ana María va al Parque Hundido, de la colonia Pradera de los Oasis, para regar unos 13 árboles del lugar. Utiliza el agua con la que limpió su casa y también la que desecha un aparato de aire.

Ella se ha dado a la tarea de deshierbar, colocar anuncios con la leyenda de ‘prohibido tirar basura’ en ese espacio público y hacer cercos alrededor de los árboles con desechos de material de construcción, que desconocidos arrojaron en el parque donde también es común ver muebles viejos, llantas y animales muertos.

“A mí si me preocupa mucho porque los árboles se estaban secando, y bueno los malos olores, por ejemplo, de los perros muertos. Aquí la gente no sé de qué está hecha”, afirma Ana María Caballero mientras intenta cortar la hierba que crece alrededor de unos de los árboles que adoptó desde hace unos dos meses.

Ana María realiza labores de restauración y limpieza en el área que llaman Parque Hundido en Pradera de los Oasis.

Aunque en el parque de este fraccionamiento del surponiente de la ciudad hay varios árboles, se carece de un sistema de riego, la mayoría de los árboles sobreviven con el agua de lluvia y por el esfuerzo de algunos vecinos que los ciuda, como Ana María. Algunos de árboles se han secado.

Ese espacio hundido es uno de los 2 mil 942 catalogados por las autoridades de Ciudad Juárez como parque o área verde, pero también es uno donde no hay infraestructura hídraulica para su riego.

Sin embargo, en realidad, 952 de esos casi 3 mil espacios – un 32 por ciento– son terrenos baldíos que la gente usa para jugar futbol, de acuerdo información proporcionada por Edmundo Urrutia director de Parques y Jardines del Gobierno Municipal.

Al cierre del 2020, el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP) contabilizó que ese universo de parques equivale a un aproximado de 9 millones 700 mil metros cuadrados de áreas verdes disponibles para una población de un millón 512 mil 450 habitantes, que se estima residen en Juárez.

Además, hay unos 538 kilómetros de camellones con áreas verdes que representan un millón 607 mil metros cuadrados, indica Urrutia.

Mientras que El Chamizal –considerado el mayor ‘pulmón’ de la ciudad– cuenta con 333 hectáreas, de las cuales solo 110 hectáreas son áreas verdes que proporcionan a la ciudad un millón 100 mil metros cuadrados de espacios verdes.

“Estamos hablando de casi 12 millones de metros cuadrados de áreas verdes en Ciudad Juárez”, menciona Urrutía. “En el entendido que no todos los parques tienes árboles y están reforestados”.

El déficit de áreas verdes

En el Plan de Desarrollo Urbano 2016 del Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP) se estableció que debe haber un mínimo de 10 metros cuadrados de áreas verdes pública por habitante y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda nueve metros cuadrados.

Sin embargo, en Ciudad Juárez hay 5.6 metros cuadrados de áreas verdes por persona documenta el Plan de Desarrollo Urbano 2016.

El director de la asociación civil Juárez Limpio, Néstor Ricardo Acosta Caro, explica que además de la carencia de áreas verdes, los espacios que existen tienen una calidad mala.

Asegura que cuando se acude a cualquier espacio considerado por el Gobierno como área verde o parque, muchas veces se encuentra un intento de parque, “hay tres, cuatro árboles ahí y es puro terreno o tiene una cancha de fútbol de tierra y no se puede considerar área verde”.

Incluso, agrega Acosta, algunos de esos espacios tampoco se pueden considerar “un parque, porque estos deben tener otro tipo de equipamiento como bancas, sillas, sombras, canchas en buen estado, jardines, etc.”. Y no lo tienen.

***

De acuerdo con datos cartográficos del IMIP, hasta el 2017 en Ciudad Juárez había 3 mil 744 áreas verdes públicas, entre parques y otras áreas verdes en general.

Las áreas verdes públicas existentes en Ciudad Juárez están distribuidas de manera inequitativa pues la mayoría se concentra en donde viven las personas con un mayor nivel socioeconómico, básicamente al oriente de Ciudad Juárez, así se documenta en el informe denominado ‘La distribución de las áreas verdes públicas en relación con las características socioeconómicas de la población en Ciudad Juárez’, elaborada por los investigadores Víctor Manuel Herrera Correal y María de Lourdes Romo.

Cada persona que vive en zonas socioeconómicas más altas tienen a su disposición 16.74 de metros cuadrados de áreas verdes públicas y los que habitan en las zonas más bajas sólo con 2.08 metros cuadrados, es decir, ocho veces menos que las personas de las zonas más privilegiadas, indica el informe.

“Las personas que tienen más dinero son los que pueden acceder a mejores áreas verdes y las personas más vulnerables son los que menos tienen acceso a áreas verdes”, reclama Néstor Acosta. “Es algo que no debería ser, es un tema de justicia ambiental. Cualquier persona debería tener acceso a la misma calidad de áreas verdes”.

Si se toma en cuenta la recomendación de la OMS de nueve metros de áreas públicas por habitante, el 76 por ciento de la población de Juárez no alcanza ese mínimo, solo el 24 por ciento, de acuerdo con el informe de los investigadores. 

Las áreas verdes públicas se concentran hacía el oriente de Ciudad Juárez, de la avenida Tecnológico hacía ese sector y se debe a que a los fraccionamientos edificados en esa zona se les exigió que asignaran espacios para área verde, explica Acosta.

Los beneficios que brindan las áreas verdes son mejorar de calidad del aíre, mitigan a los efectos del cambio climático sobre todo al bajar las altas temperaturas, se convierten en espacios de descanso, capturan el carbono, así como de las partículas de polvo, mejoran la salud mental al ayuda a reducir el estrés y propiciar la relajación, y brindan recreación.

Ante la contingencia causada por la pandemia del COVID-19, las áreas verdes cobran una mayor relevancia porque son lugares que pueden ser visitados para múltiples actividades y hay un riesgo menor de ser contagiados, a diferencia de los lugares cerrados.

Siembran arbustos inadecuados a la zona

La mayoría de los árboles sembrados en Ciudad Juárez no son los correctos para la región desértica y tampoco hay infraestructura para la “cosecha” de agua, señala Edmundo Urrutia, director de Parques y Jardines del Gobierno Municipal.

Los árboles que más predominan en la ciudad son las lilas, olmos, álamos, eucaliptos, moros, sauce llorón y las palmeras. Todos son altos consumidores de agua, generadores de raíces que afectan las tuberías de drenaje, agua y de gas natural entubado; además crecen alto, afectando las líneas de alta tensión de energía eléctrica, telefonía y del servicio de cable.

Desde hace cinco años, el Gobierno Municipal ha empezado a retirar este tipo de árboles y busca reemplazarlos por una paleta vegetal idónea a la zona desértica en la que se encuentra Ciudad Juárez, como son el huizache, el mezquite dulce, el palo verde, el palo blanco, el pino afgano, el fresno y el pino de piñas.

El desierto chihuahuense es el más grande en Norteamérica y el segundo con mayor diversidad a nivel mundial. “Nosotros vivimos en el tercio superior de ese desierto, estamos en los mismos paralelos donde están los grandes desiertos del mundo como el desierto del Sáhara, que es el más grande, el de Gobi, el de Kalahari”, explica el funcionario.

“Entonces si lo vemos en un mapamundi vamos a ver que estamos ubicados en los mismos paralelos de los grandes desiertos, entonces deberíamos preguntarnos de dónde nos llega el oxígeno, del desierto no llega, llega de las corrientes eólicas que hay en el mundo”, agrega.

Por ello, el Gobierno Municipal considera que se debe privilegiar el uso correcto del agua en lugar de atender la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que asegura que se necesita, al menos, un árbol por cada tres habitantes, dice.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), el año pasado en la entidad la precipitación pluvial acumuló 260.8 milímetros de agua. Lo que es considerado insuficiente para el riego.

“No es suficiente el agua para regar y se dejan las mangueras ahí prendidas día y noche impactando de forma muy negativa la sustentabilidad hídrica de nuestra ciudad”, dice Urrutia, quien considera que el riego con agua tratada no es posible para todo Juárez debido a la falta de infraestructura.

En Juárez solo hay 258 kilómetros de tendido de línea de agua tratada; actualmente se riega con agua tratada El Chamizal, las áreas verdes de algunas maquiladoras, los espacios de Campos Elíseos, las plantas sembradas en la calle Laguna de Tamiahua y el parque de la Familia; además algunos parques y fraccionamientos tienen ramificaciones de agua tratada, de acuerdo con datos oficiales.

El porcentaje de los espacios verdes regados con agua tratada oscilan entre un 5 y un 10 por ciento del total, asegura Urrutia.

A diferencia de la política del Gobierno Municipal de retirar la paleta vegetal que no es acorde a la zona desértica, el representante de “Juárez Limpio”, considera que lo ideal es esperar a que los árboles cumplan con su ciclo de vida y luego reponerlos con vegetación nativa que resista el clima extremo de este desierto, el frío, el calor y la sequía porque ya hubo una inversión.

“Yo le llamaría una inversión socioambiental, apostarles a las áreas verdes”, agregó Néstor Acosta al señalar que históricamente en Ciudad Juárez a los gobiernos no les ha interesado invertir en las áreas verdes, tan es así que no existe ni un inventario para conocer cuántos árboles hay.

[email protected]

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »