En El País

¿Dónde, y cómo participar en la Consulta Popular?

Fotografía: Cortesía

Este domingo primero de agosto se realizará la primera Consulta Popular en la historia del país. Sin embargo, solo se instalará un tercio de casillas para este ejercicio. A continuación, todo lo que debes de saber al respecto.

Arturo Contreras Camero / Pie de Página

Ciudad de México- La consulta de este domingo marca un precedente muy importante en la vida democrática del país hacia la democracia participativa. Si estás decidido formar parte de este ejercicio inédito, aquí te contamos lo más importante que debes saber para esta jornada.

Dónde ir a opinar

Las mesas de recepción de opinión, no casillas, abrirán de 8:00 de la mañana a 6:00 de la tarde para que puedas ir a emitir tu opinión, no voto. Puedes consultar esta página para ubicar la mesa más cercana a su domicilio. Necesitarás ubicar en tu credencial para votar cuál es la sección electoral que te corresponde.

Si no se encuentra en el lugar donde está registrado para votar, no podrá participar en la Consulta Popular, pues no se establecerán mesas especiales. También es probable que el lugar donde usted suele acudir a votar no esté habilitado como mesa, pues el Instituto Nacional Electoral (INE) solo habilitó un tercio de los espacios disponibles para realizar este tipo de ejercicios. 

Según el INE, en los 300 distritos electorales se instalarán más de 57 mil mesas receptoras con una capacidad de atención de hasta 2 mil personas. Por eso, asegura, si así lo desean podrían participar los 93 millones de personas inscritas en el Padrón Electoral.

Las Juntas Distritales del INE en el estado de Chihuahua aprobaron mil 748 mesas receptoras en los nueve Distritos Electorales Federales, las cuales se distribuirán en los 67 municipios de la entidad. 

En estas mesas deberán estar presentes un presidente de mesa, un secretario, un escrutador y dos suplentes, además de que podrá haber personas que asistan como observadores independientes, como sucede durante las elecciones. 

Para acudir a las mesas solo necesitas tu credencial para votar (además de un cubreboca, por la pandemia). Si tu credencial perdió vigencia en 2019 o 2020 puede sacudir con ella a emitir tu opinión.

¿Por qué ir a opinar?

Este podría ser el primer ejercicio de este tipo que podría tener repercusiones en la vida política, y además la Consulta logró poner en la arena pública el tema de justicia transicional aunado a un ejercicio de memoria histórica  crítico sobre el ejercicio de poder y la imperante impunidad en el país.

Por estos motivos el ejercicio reunió la voluntad de participación de sectores diversos e incluso antagónicos de la población. Por ejemplo a los legisladores de Morena, que proponen crear comisiones de verdad para que se investiguen los delitos cometidos por expresidentes independientemente del resultado de la consulta; pero el ejercicio también movilizó al Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que hizo un llamado a toda la población a participar. 

De ser exitosa, podría abrir la oportunidad a que ejercicios como este se repitan continuamente en la vida política nacional.

¿Quién promueve la consulta?

El 28 de agosto de 2020 Ariadna Bahena, activista de Tierra Caliente, y Omar García, estudiante de Ayotzinapa que fue vocero de su escuela a raíz de la Noche de Iguala, fueron quienes empezaron con la idea de una consulta para que se enjuiciara a los expresidentes por los delitos y actos de corrupción que pudieran haber cometido. 

Ambos, conocidos ahora como los promoventes de la consulta, reunieron 2 millones de firmas para presentar su demanda de Consulta Popular ante el INE. A su iniciativa, se sumó el presidente López Obrador, quien por su parte mandó una solicitud al Congreso de la Unión para realizar la consulta. 

Según una reforma política realizada en el país en 2014, para promover una Consulta Popular el INE establece tres caminos:

  1. Que lo solicite el presidente de la República,
  2. que una tercera parte de los legisladores del Congreso,
  3. o que el 2 por ciento de los electores lo pidan (como sucedió con los 2 millones de firmas que recabaron Ariadna y Omar). 

Ante el beneplácito del Congreso, la Suprema Corte de Justicia tomó la pregunta y la transformó un poco para terminar redactada como estará en las boletas de la consulta: 

“¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

Después de ello, la responsabilidad de llevar a buen puerto la iniciativa de Ariadna y Omar recae en el INE. Este organismo es el encargado de operar y computar el resultado, que solo será válido si participa más del 40 por ciento de los electores en el país; es decir: 37 millones, 470 mil 412 personas. 

Es importante recordar que al momento de emitir su opinión en las boletas de consulta solo debe marcar claramente la casilla de Sí o No. De otro modo, la participación se anulará, así también si se escriben leyendas o se queda en blanco. 

Después de ir a opinar, ¿qué?

Los resultados de la consulta se conocerán, a más tardar, al día lunes siguiente. Sin embargo, el mismo domingo, se realizará un conteo rápido para poder determinar la magnitud de la participación y las tendencias de la misma. 

De ser un resultado mayoritario por el Sí, esto no significa que de inmediato se inicien juicios contra “los actores políticos del pasado”, o contra los expresidentes Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña. Para ello la Fiscalía General de la República debería iniciar un caso judicial, recabar pruebas sobre delitos en específico y realizar las investigaciones necesarias. Para muchos de los delitos que se les atribuyen a esos personajes, realizar eso podría ser una tarea muy difícil, o en algunos casos por la distancia histórica, hasta imposible de realizar. No por ello, la Consulta deja de ser un ejercicio importante de memoria y justicia. 

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Pie de Página que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »